Nacho: “Pido al Bernabéu que el sábado esté con Piqué”


Miles de personas se concentraron en el primer campo de la ciudad del fútbol de Las Rozas para asistir al entrenamiento de la selección, en la mañana de este miércoles. El ambiente vibraba con la presencia de una multitud de niños emocionados ante la presencia de un puñado de ídolos. Las madres aparcaban los carritos con los bebés en los pasillos de la gradería, los padres daban lecciones de táctica a los primogénitos (“Mira cómo se posiciona Busquets, mira cómo coloca al equipo…”) y los coros espontáneos entonaban cánticos a Isco, Asensio y Villa. Como si a la afición que se prepara para asistir al España-Italia del sábado le importara un bledo el asunto más escabroso de los últimos tiempos: los pitos a Gerard Piqué.

“Es verdad que en los últimos partidos que hemos jugado en España ha habido algunos pitos a Piqué”, admitió Nacho Fernández, “aunque tampoco tan significativos”.

El jugador del Madrid, hombre polifuncional en la selección (central, lateral y mediocentro), habló con como si la doble condición de madridista y madrileño le confiriese autoridad sentimental en una materia de carácter político. “Lo que yo tengo que pedir como compañero de Piqué es que el Bernabéu esté con Piqué”, dijo. “Toda España nos estamos jugando una clasificación para un Mundial, que es lo más importante. Piqué es un jugador de la selección y siempre nos ha demostrado que está con nosotros al cien por cien. Lo único que tengo que hacer es pedir el máximo apoyo para él como para todos los demás”.

Los hilos y el palco

Pique es objeto de escarnio público fuera de Cataluña. Convertido en estandarte del Barcelona en una coyuntura política de confrontación, el central no solo no ha procurado reservarse un perfil bajo, sino que ha redoblado su tono desafiante. La pasada primavera, con motivo de un amistoso de España en París, el hombre llegó a deslizar una denuncia como quien no quiere la cosa cuando dijo que la Liga española está bajo el control ilegítimo de las fuerzas que operan en el palco del Bernabéu, cuyo factor aglutinante es el presidente madridista Florentino Pérez.

La indignación popular madridista se hizo sentir en el último partido de España en territorio nacional, en Murcia, en donde hubo algunos pitos. Con ese precedente la selección llega a la encrucijada más importante de los últimos dos años. El duelo con Italia en el Grupo G de la fase de clasificación europea será decisivo en la medida en que solo el primero consigue el billete directo para Rusia 2018. El empate (1-1) en la ida permite a España especular con la idea del 0-0 como vía de acceso al primer puesto. Pero la entidad del rival, que llega a Chamartín con sus mejores elementos sanos, carga de precauciones al equipo español.

“Será un partido especial”, ponderó Nacho; “desde pequeñito he soñado con jugar en el Real Madrid y en la selección, y ahora tengo la oportunidad de jugar en casa en un estadio como el Bernabéu, que para mí es el mejor estadio del mundo, representando a mi país. No hay nada más bonito. Esperemos que el sábado sea un gran día”.

Ante la insistencia de los reporteros, que le preguntaron qué le ha dicho a Piqué, el jugador madridista se expresó con su habitual prudencia: “A Piqué no tengo que darle ningún consejo porque él con el tema de los pitos ya está curado de espanto. Ya lleva muchos años en la elite jugando en un club como el Barcelona, donde la exigencia también es máxima; y en la selección lleva jugando toda su vida donde ha conseguido todo lo que se podía conseguir a este novel. Los jugadores estamos acostumbrados a estas cosas y Piqué si cabe mucho más. Lo único que pido es que el sábado tanto Piqué como todos los jugadores de la selección y el público seamos uno para estar en ese Mundial”..

Accidente en Vía Expresa deja como saldo una persona muerta y 5 heridos
West Brom secure loan deal for PSG midfielder Grzegorz Krychowiak