El Espanyol regresa a sus raíces


Cuando le preguntan a Pau López sobre sus recuerdos en el fútbol base, no duda: “Un derbi”. Un Barça-Espanyol. “Es el partido más bonito que juegas”. El portero creció en el club blanquiazul y el partido del Camp Nou le devuelve a su infancia. “Te recuerda tu paso por las categorías del club”.La experiencia del portero no es excepcional. El Espanyol es el club de Primera División con más futbolistas de Cataluña, 12, en su plantilla, cuatro más que el Girona y el doble que el Barça, que suma seis. Las raíces catalanas del club se presentan más arraigadas que nunca. “Cuando hago alineaciones y veo jugadores de la casa pienso que fortalecemos la idea del año pasado. Tenemos gente con sentimiento”, reivindica Sánchez Flores.

La presencia masiva de jugadores de casa en el plantel blanquiazul responde a un objetivo de club. El primer equipo es la punta de un iceberg identitario, un camino a recorrer sin tener que cambiar de zapatos. “Queremos tener una manera de jugar común en todos los equipos”, explica Fran Navarro, coordinador del futbol formativo. El objetivo a corto plazo es ambicioso: conseguir en el curso 2019-2020 una plantilla formada únicamente por futbolistas de casa. “Es difícil, muy difícil, pero se puede”. De momento ya han recorrido la mitad del camino. 12 de los 25 jugadores del actual plantel del Espanyol pasaron por las categorías inferiores.

La pretensión del club encuentra respuesta en el campo. Los triunfos y los fracasos se convierten en una cuestión personal. “Cuando las cosas van mal, quieres solucionarlo, y cuando van bien, disfrutarlas”, asegura Dídac Vilà, que regresa a casa seis años después. “Lo principal es que la gente que viene de abajo luchará más por la camiseta que uno que viene de fuera. Lo llevas dentro, y lo darás todo, sea la situación que sea”. Coincide Sergi Darder, otro que vistió los colores blanquiazules en su juventud. “Es más fácil que las cosas vayan bien cuando hay canteranos. Dentro del vestuario se mira más por el equipo”.El derbi contra el Barcelona se presenta como una ocasión perfecta para reivindicar la política de cantera. Melendo, Marc Roca, Aarón y Marc Navarro debutaron y se mantienen en el plantel desde el año pasado, por ninguno del Barcelona. “Los futbolistas de casa conocen mejor y saben lo que significa el partido. Estos valores sirven para toda la temporada”, se felicita Sánchez Flores.

Última victoria

Desde el vestuario se pretende olvidar las últimas malas experiencias contra el Barça. El Espanyol no se lleva la victoria del Camp Nou desde que un doblete de De la Peña silenció el estadio azulgrana en febrero de 2009. “En un derbi quizás te preparas un poquito más, pero una vez en el campo, somos 11 contra 11”, analiza Darder. Se le suma Gerard Moreno: “El derbi es especial. Solo hay que ver a la afición. Tenemos ganas de que salga bien”. Y, como Pau, volver a vivir aquellos duelos de su infancia. El Espanyol regresa a sus raíces. 

La excéntrica normalidad de Valverde
Doncic desmonta a Ucrania y lleva a Eslovenia a cuartos