El Baskonia arrolla al Gran Canaria


El Baskonia sigue peleando por meterse en el play off. Queda mucha liguilla y se le acumulan las bajas, pero mejora jornada a jornada. Frente al Gran Canaria, que sigue sin cogerle el gusto a la competición, consiguió una victoria inapelable que le acerca al Top 8 que concede los pasaportes para la siguiente fase.

Baskonia, 83 – Gran Canaria, 66

Baskonia (16+23+16+28): Huertas (24), Janning (3), Hilliard (9), Shields (7) y Poirier (20) -cinco inicial-, Penava (2), Vildoza (5) y Diop (13).

Gran Canaria (23+19+9+15): Oliver (2), Eriksson (11), Rabaseda (-), Báez (12) y Balvin (16) -cinco inicial-, Magette (-), Vene (-), Paulí (2), Pasecniks (4), Strawberry (5), Fischer (5) y Tillie (9).

Árbitros: Christos Christodoulou (Grecia), Fernando Rocha (Portugal) y Milan Nedovic (Eslovenia). Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimoctava jornada de la Euroliga disputado en el Fernando Buesa Arena ante 9.812 espectadores.

Como sucedió en su cancha, el Gran Canaria salió arrollador y acabó agotado frente a un Baskonia mucho más regular, que supo atemperar sus impulsos y aguardar al momento oportuno para despegar en el marcador. Con tantas ausencias en el equipo, la última la de Jayson Granger, Perasovic desde el banquillo, y sus pupilos sobre el parqué, se dosificaron, tuvieron paciencia y aguantaron el arreón inicial del Gran Canaria, que pareció fiarlo todo a un arranque furioso.

Contribuyó a ello un ligero despiste inicial de los vitorianos. Que se dejaron hacer. Perasovic convocó a cónclave a los suyos cuando el marcador del Buesa Arena lanzó una señal de alarma con el 9-21. El sermón desde el banquillo consiguió que mejorara un tanto la situación hasta el 16-23 con el que acabó el primer cuarto.

En el segundo, El Baskonia apretó más en defensa, pero se empeñó demasiado en apretar el marcador por la vía rápida. Sin posiciones claras de tiro, su porcentaje de errores en los lanzamientos triples se multiplicó (2 de 12). En varios lances, el equipo vasco se acercó a un punto del canario, pero las posesiones para ponerse por delante no se concretaban.

El descanso, con 39-42 favorable al Gran Canaria, fue, sin embargo, el punto de inflexión del partido. Al equipo de Víctor García le empezó a faltar el resuello. Aceleró el Baskonia con su motor diésel, pero ya no dejó de hacerlo hasta el final del partido. En un instante se puso por delante en el marcador y y no abandonaría el liderazgo del partido, con la aportación estelar de Poirier, poderoso en la anotación, y Marcelinho Huertas redivivo en las últimas jornadas, que dio seis asistencias de lujo y consiguió la máxima valoración de su equipo.

A los jugadores del Baskonia se les calentó la mano en el tiro exterior en el último cuarto, mientras que a los del Gran Canaria se les acabó la inspiración. Curiosamente, los canarios cogieron más rebotes, pero sus errores en ataque, propiciados por la defensa local, les abocaron a la derrota. El Baskonia consiguió llegar a los 20 puntos de diferencia a menos de un minuto para el final, aunque un triple de Eriksson a falta de seis segundos, ajustó mínimamente el resultado final (83-66), exiguo consuelo para los canarios, que con seis victorias y doce derrotas, se quedan muy lejos de los puestos de play off. El Baskonia, por su parte, está en la frontera.

Florentino y el negocio de los héroes
Salt pans