Zidane: “Las cosas cambian y ahora voy a contar con Bale, como con los demás ”


Asoma el primer partido oficial en tres meses, el primer encuentro perteneciente a un título que todavía no está perdido, y eso alegra a Zinedine Zidane: “El optimismo es que empieza la Liga”, dijo este viernes en Valdebebas, después del último entrenamiento antes del estreno el sábado (17.00, Movistar LaLiga) en Vigo contra el Celta. Terminan cinco meses de preliminares lastimosos: el regreso, una decena de partidos ligueros sin nada que ganar y ajustes de plantilla inconclusos. La competición espanta distracciones y hasta con Gareth Bale le asoma otra cara, más sonriente: “Parecía que se iba y ahora está aquí con nosotros. Ya está. La dinámica y las cosas cambian y ahora voy a contar con él, como con los demás. Tiene ficha y es un jugador importante, y espero [y subrayó la palabra] que lo que todos los jugadores quieren es meterme a mí en dificultades para hacer el equipo”, explicó el técnico del Real Madrid.

En esas dificultades parece volver a entrar también de nuevo James, después de un exilio de dos cursos en Múnich y semanas en las que también rondó la marcha definitiva. El mercado sigue abierto hasta el 2 de septiembre, pero Zidane también lo ha sumado al saco: “Está en forma y estoy contento de tenerlo en la plantilla. Todos los que estamos aquí voy a contar con ellos. Y ellos también están contentos de estar aquí”, dijo, y explicó el momento en que se encuentra la configuración del plantel: “Yo me conformo con lo que tengo. Lo hemos hablado con la persona adecuada, y es lo que tenemos, los jugadores que están aquí. Es lo que nos interesa. Del resto no podemos hablar ni opinar”.

Esa línea la mantuvo a lo largo de toda su comparecencia ante los medios. Cuando apareció el nombre de Neymar: “Neymar no es jugador del Real Madrid. Los importantes son los jugadores que están aquí. Y también cuando apareció Pogba: “Paul es del Manchester, y hay que respetar eso, y nosotros estamos aquí pensando en el partido de mañana [el sábado, contra el Celta]”, zanjó.

Eso también fue un estribillo del francés, alejado de los grandes objetivos para el curso: “Las cosas se van a hacer poco a poco, empezando por el partido de mañana”. Es casi otra era desde su regreso al banquillo en marzo, cinco meses sobre los que no quiere entrar en detalle: “No sé si es positivo o negativo. No pienso en el pasado, tampoco en lo que hemos ganado aquí. El fútbol es así, es lo que hay, hoy en día, lo que vamos a hacer mañana y en adelante, lo que pasó pasó. Sabemos que entramos en lo concreto hoy y a nosotros nos importa la competición. Todos los partidos a partir de ahora sabemos que son importantes para la liga para todas las competiciones que vamos a jugar”, explicó.

Asoma la Liga y Zidane sonríe: “Nosotros jugamos al fútbol, y tenemos suerte de hacer este deporte. Hay gente que vive las cosas peor en la vida. Nosotros aprovechamos la suerte que tenemos de estar aquí”, dijo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Neighborhood and Converse Unveil New Collaborations
La producción de petróleo vuelve a caer en julio