Tres magistrados juzgarán a Neymar al tener que afrontar una petición de cárcel de seis años


Un tribunal compuesto por tres jueces será el que finalmente juzgue al futbolista Neymar da Silva Junior por el delito de estafa en el fichaje del delantero al fondo brasileño DIS, que tenía un 40% de sus derechos federativos, según han informado fuentes de la Audiencia Nacional. El titular del juzgado central de instrucción del tribunal, José María Vázquez Honrubia, ya ha remitido el caso a la Sala de lo Penal de la Audiencia para que lo reparta entre una de sus secciones. Así, en lugar de ser juzgados por el propio Vázquez Honrubia a Neymar y a otros cinco acusados, lo hará un tribunal formado por tres magistrados, que se decidirá según las normas de reparto.

El Juzgado Central de lo Penal que preside el juez Vázquez Honrubia solo se encarga de procedimientos en los que para los acusados se pida una pena no superior a los cinco años de prisión, según han indicado fuentes jurídicas. A pesar de que Neymar lleva procesado dos años en la Audiencia Nacional, la fecha de la vista oral aún no ha sido fijada y ahora es cuando el magistrado ha reparado en que el caso debe ser juzgado por la Sala de lo Penal. 

Además del jugador, están procesados sus padres y los que fueran presidentes del Barça y el Santos, Sandro Rosell y Odilio Rodriguez, respectivamente; el Santos, club de origen de Neymar, el Barça y la empresa familiar del delantero —N&N Consultoria Esportiva y Empresarial— por participar presuntamente en las irregularidades para inflar el coste del fichaje hasta los 83 millones de euros.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional pide dos años de prisión y una multa de 10 millones de euros para Neymar. El pasado enero, el ente judicial libró al ex jugador del Barcelona del delito de corrupción entre particulares al entender que se cometió en Brasil “y entre ciudadanos de ese país, por lo que escapa a las competencias de la justicia española”.

La fiscalía reclama para Rosell la pena más alta, cinco años de cárcel, al que acusa de estafa y corrupción. Solicita dos años para el padre del delantero azulgrana y uno para su madre, Nadine Gonçalves, mientras que el primer directivo del Santos, su presidente Odilio Rodriguez, se enfrenta a una petición de tres años.

Multa para los clubes

El Ministerio Público reclama que el club azulgrana abone una multa de 8,4 millones de euros a la que debe añadirse su parte de una indemnización de 3,2 millones en concepto de responsabilidad civil a pagar de forma solidaria junto a Rosell, el presidente del Santos y el propio club brasileño como persona jurídica. El equipo de Brasil tendría que abonar, a su vez, una sanción de 7 millones y N&N, de 1,4 millones.

El fiscal del caso, José Perals, no ve, sin embargo, que existan indicios delictivos que apunten a la participación del actual presidente del Barça, Josep María Bartomeu, en las irregularidades del fichaje, por lo que le deja fuera de su acusación. Sin embargo, la acusación particular que ejerce el Grupo DIS sí solicita para él cinco años de prisión.

Restaurante libanes: platos típicos
Un Giro como le gustaban a Fausto Coppi