Sergio Rodríguez: “El deporte va más rápido que la vida”


El nacimiento en agosto de su segunda hija, Greta, la retirada reciente de ilustres compañeros de profesión y la incorporación a una selección donde ejerce de veterano, encauzan a Sergio Rodríguez (Tenerife, 32 años) hacia un discurso reflexivo. Recapitular le sirve para afilar su carpe diem y para poner en valor los mejores momentos de un álbum que ya cumple 15 temporadas.

Pregunta. Dicen que ser padre cambia la vida, ¿serlo por segunda vez la cambia el doble?

Respuesta. Sí. Cada vez se hace más cuesta arriba pasar tiempo fuera de casa y estar sin ellas. Te das cuenta de que te estás perdiendo muchas cosas únicas y, aunque profesionalmente te compensa, también te jode. Verlas crecer, jugar con ellas, el primer día de colegio… son cosas que pasan muy rápido y que no las vives.

P. Después de Filadelfia y Moscú le quedará tiempo para otro viaje largo o el próximo viaje será volver a España.

R. No lo sé. Voy a comenzar mi 15ª temporada como profesional. Si hace 15 años me hubieran preguntado cómo iba a ser mi carrera no hubiese atinado en nada. Y si me lo hubiesen preguntado hace tres, habría atinado aún menos. Yo soy un emigrante. Salí de mi casa con 14 años para pelear por mi sueño y me encuentro cómodo saliendo de la zona de confort. He estado en clubes históricos y he vivido experiencias únicas en la NBA y en Europa; lo valoro mucho y en el futuro lo valoraré más. En ninguno he pensado ‘me quiero ir de aquí’. Siempre hay que disfrutar el momento.

P. ¿Haber estado en tantos entornos le hace quemar etapas más rápido que otros?

R. En nuestra carrera tenemos objetivos a muy corto plazo y vivimos en una vorágine en la que es complicado planificar o ver cuándo se acaban las cosas. Quemas etapas diariamente y, cuando finalizan las temporadas y haces balance, ves lo rápido que está pasando todo.

El camino hacia el Mundial de China 2019

Después de culminar la primera fase de clasificación con pleno de victorias (6), España inicia este viernes el tramo definitivo en Kiev ante Ucrania (18.00, Cuatro). El lunes, los de Scariolo se enfrentarán a Letonia en Madrid.

En la siguiente ventana, España jugará ante Turquía en Estambul (29 de noviembre) y Ucrania en Tenerife (2 de diciembre). El recorrido se completará en febrero de 2019 viajando a Letonia y recibiendo a Turquía.

P. Pasa tan rápido el tiempo que hace unos días se cumplió el 12º aniversario del oro en el Mundial de Japón.

R. Es una pasada. El deporte va aún más rápido que la vida. Es un recuerdo maravilloso. Para mí era todo nuevo y ganar un mundial no era algo normal, pero si entraba dentro de lo que podía pasar. Después, con los años, ves lo difícil que es como nos decían los veteranos de entonces.

P. ¿Es su mejor recuerdo?

R. Sí, junto a las dos medallas olímpicas (2012 y 2016) y al oro en el Europeo de 2015. Después, a nivel de clubes, la Euroliga. A todos los que estuvimos en esa pelea nos quitó muchas horas de sueño, con esas dos finales perdidas después de haber disfrutado tanto. A playoff habríamos ganado tres seguidas sin duda. Terminar ganándola en Madrid fue muy especial.

P. ¿Le gustaría volver al Madrid?

R. La época en el Madrid ha sido maravillosa, lo considero mi casa y nunca se sabe. Pero quiero concentrarme en el presente y aprovecharlo.

P. ¿Cómo vivió la retirada de Juan Carlos Navarro?

R. Ha sido un jugador único y desequilibrante. Mezcló como nadie el carácter ganador, el talento y la capacidad para disfrutar y competir en la pista. Fue el referente para todas las generaciones que llegamos después. Nos dio el orgullo y la confianza para alcanzar imposibles. Tengo la suerte de haber coincidido en su época.

P. ¿Cómo se vive la retirada de iconos así?

R. Da mucho vértigo ver cómo se van marchando los referentes. Este septiembre ha sido complicado porque ha habido muchas retiradas relevantes. Te vas dando cuenta que todo se acaba. Por eso quieres disfrutar el momento más aún. La que más me ha tocado es la de Juan Carlos porque era alguien que siempre he visto ahí, desde pequeño. Pero también se van Ginóbili, Boris Diaw… son gente que ha marcado una época.

P. ¿Y cuánto queda de Pau Gasol?

R. Ojalá podamos disfrutar mucho más de él. No sé lo que él considerará, pero está muy bien físicamente y, con sus condiciones, puede estar jugando hasta que él quiera.

P. Y El Chacho, ¿jugará hasta que el cuerpo aguante como Felipe y Pau?

R. Yo creo que no. A partir de los 34 o 35 dependerá de donde esté y de las circunstancias. Es difícil predecir el futuro. Pero me gustaría devolver a mi familia todo el tiempo que he estado fuera.

P. Su idea de vivir el momento incluye estar en esta ventana con la selección como gran refuerzo.

R. Estoy bien físicamente, el entrenador quiere que esté, mi equipo no tiene competición, la selección tiene dos partidos importantes: había que estar. Se podía haber organizado todo mejor, sin estar pendientes de situaciones de último minuto, porque todos tenemos una responsabilidad muy grande con nuestros clubes y muchas ganas de estar con la selección. Cuantas más facilidades pongan para que todo se pueda hacer dentro de un calendario lógico, mejor. Pero estar aquí siempre es un aliciente grande y disfruto mucho. Valoro mucho la selección.

P. Y en este grupo, sin jugadores nba, es el veterano y el nuevo a la vez.

R. Soy el que más internacionalidades tiene en este grupo pero he faltado a las últimas tres concentraciones. Eso se compensa con muchas ganas de integrarte y de aportar lo que puedas, sabiendo que el grupo ya está hecho. Tienen unos mecanismos muy automatizados y les ha ido muy bien.

P. ¿Las ventanas FIBA han servido para ampliar la familia de la selección o para complicar los ciclos y el relevo generacional?

R. La selección es un grupo amplísimo por la cantidad de talento que hay en España. Las ventanas han dado la oportunidad de integrar a más gente y eso es bueno para todos. Yo empecé en 2005, con 19 años, estuve tres años aquí, fui campeón del mundo y plata en el europeo, luego no fui a Pekín y estuve cuatro años fuera. Esto rota mucho y los jóvenes vienen apretando. Han ganado muchas medallas en categorías inferiores y estaría bien que se les ayudara a entrar en los equipos de ACB.

P. ¿Qué consejo agradeció más cuando era joven?

R. La paciencia para hacer las cosas, la organización, las rutinas, el tener una estructura en tu vida que te ayude a estar bien y concentrado en tu profesión, en lo que tienes que hacer. Esto es un juego pero con mucha responsabilidad. Hay mucha gente que vive de esto y que está pendiente de lo que hacemos.

P. ¿Y qué valores de los que aprendió en la selección son los que hay que conservar?

R. El primer objetivo cuando vienes aquí es ganar y eso pasa por comprometerse con el trabajo y la responsabilidad que conlleva la selección. Pero también hay que disfrutar y divertirse, fomentar la parte más amateur de nuestro trabajo, compartir vivencias al máximo nivel con gente que comparte tu pasión. El Mundial de 2006 fue especial por la química que nació allí. Rompimos moldes y descubrimos que se podía ganar y que había que ir a ganar. Eso la gente lo tiene claro. Los jóvenes que vienen lo han vivido desde la cantera. Es bueno que el listón esté tan alto porque eso te hace ver que no hay límites y que se puede conseguir todo.

P. En poco más de una semana se celebra el Mundial femenino en su tierra.

R. Algo histórico para la isla, para canarias, y para el baloncesto femenino. En Tenerife siempre ha habido una gran afición al baloncesto, masculino y femenino. Siempre han estado las gradas llenas y hay una gran cantera. Va a ser un espectáculo. Esta el cruce con Estados Unidos en el horizonte, pero que las quiten lo bailao. Llevan un recorrido increíble.

DJ Khaled Set To Reveal Another Air Jordan Retro
Observadores internacionales vigilarán juicio por asesinato de ambientalista hondureña