Serena acaricia (otra vez) el récord de Margaret Court


El curso pasado, Serena Williams se marchó del All England Tennis & Croquet Club muy dolida, porque después de retornar a las pistas un par de meses antes después de su maternidad, se le escapó de entre los dedos su primera oportunidad de atrapar los 24 grandes de la australiana Margaret Court. La estadounidense cedió en la final frente a Angelique Kerber y solo dos meses después también perdió en la polémica final de Nueva York, ante Naomi Osaka. Dos tiros al aire que, a estas alturas, pueden ser determinantes en la carrera por ser la tenista más laureada de todos los tiempos.

El presente, sin embargo, le brinda una nueva oportunidad. Ayer batió a Barbora Strycova en un santiamén (6-1 y 6-2, en 59 minutos) y mañana afrontará su undécima final en Londres, donde se ha coronado en siete ocasiones. Se medirá a la rumana Simona Halep —superior Elina Svitolina, por 6-1 y 6-3— habiéndole ganado a esta en nueve de los 10 precedentes y siendo la jugadora más veterana en una final de un major, con 37 años y 291 días.

“¿El récord? No es algo en lo que piense porque esto no va sobre tener 23, 24 o 25 grand slams”, atenuó, pese a su obsesión por alcanzar un número que se le resiste sobremanera, puesto que su última gran conquista data de 2017, en Melbourne; “lo que importa es que salga ahí y dé lo mejor de mí misma, sin importar lo que ocurra después. No importa lo que haga porque siempre tendré una gran carrera y eso es algo que nadie me va a quitar”.

En dirección a la final, Williams tan solo se ha dejado dos sets (contra Juvan y Riske), y dice afrontar la cita (sábado, 15.00) con garantías, pronunciando un mensaje que esconde su tremenda ambición. “Llego con sensaciones muy distintas a las de la temporada pasada. Estoy mucho más tranquila y en mi mente pienso en que no tengo nada que perder”, expuso ayer; “mi nivel en estos últimos partidos ha sido muy bueno”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Banco Mundial otorga USD 500 millones a Argentina para desarrollo social
Nadal ya viste de verde