Quartararo, el más rápido con la moto más lenta
Falta una Liga más fuerte