Militao sufre un mareo en su presentación con el Madrid


Militao, sintiéndose indispuesto en la sala de prensa.

La presentación de Eder Militao como nuevo jugador del Real Madrid tuvo un final accidentado. El nuevo central blanco dio por terminada antes de lo previsto la rueda de prensa al sentirse mareado. Habían transcurrido unos diez minutos de comparecencia ante los medios cuando el futbolista brasileño procedente del Oporto se excusó ante los periodistas, se levantó de la silla y abandonó la sala. Instantes antes se había aflojado el nudo de la corbata y había bebido un vaso de agua tratando de coger un poco de aire, pero no pudo. 

Previamente se había celebrado sin problemas la presentación en el antepalco del Santiago Bernabéu junto a Florentino Pérez, los familiares del defensa y miembros de la junta directiva del club, y posteriormente había saltado al césped del estadio vestido de corto para saludar a los cientos de aficionados que había en las gradas.  

En el tiempo que duró su comparecencia, Militao, de 21 años y campeón el pasado domingo de la Copa América con Brasil, dijo que espera “hacer historia” en el Madrid. “Me siento muy feliz de vivir este momento, de jugar en el mejor club del mundo gracias a la ayuda de mi padre, de mi familia y agentes que me han ayudado a llegar hasta aquí. Desde niño quería jugar en el mejor club del mundo”, aseguró. El presidente blanco, por su parte, lo calificó como “uno de los grandes defensas del fútbol mundial”.

Su presentación, retrasada varias semanas por encontrarse disputando la Copa América, es la quinta hasta este momento en el Bernabéu. Antes tuvieron lugar las de Hazard (la más multitudinaria, con 50.000 personas en las gradas), Jovic, Rodrygo y Mendy. El resto de sus nuevos compañeros de vestuario iniciaron el pasado lunes la pretemporada, con los habituales reconocimientos médicos, y este martes volaron a Canadá para iniciar los entrenamientos. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Nadal contra Federer, la bendita saga interminable
El Tour del 89