Lenglet supera el reto


Siempre ha tenido las ideas muy claras y por eso, cuando cumplió los 17 años, Clément Lenglet (Beauvais, Francia; 23 años) decidió rechazar la oferta de la Juventus porque pensó que su fútbol necesitaba mejorar antes de dar el salto, antes de defender a un grande de Europa. Así, tras formarse en el Nancy y explotar durante el curso anterior en el Sevilla, asumió que le había tocado la hora. “Tenía ofertas de Inglaterra y de Italia, también interés de algún equipo de Alemania”, cuentan desde el entorno del futbolista; “pero cuando salió la opción del Barça, decidió que no quería saber nada más de otros clubes”. Y eso que el área deportiva azulgrana le dejó claro que venía en un inicio de complemento porque difícilmente le sacaría el puesto a Piqué y Umtiti. “Sabía que en el primer año no iba a jugar mucho, incluso pensaba que menos. Estaba preparado para ello porque se exigió aprender de los mejores”, desliza quien bien le conoce. Ahora, después de unos cuantos partidos en los que ha cogido el relevo de su compatriota, su condición de suplente no está tan clara.

Lenglet supo de primera mano que su amigo Umtiti no estaba bien de la rodilla y que el tratamiento conservador de los médicos para recuperar la articulación podía ir para largo. “Se dio cuenta de que tenía que jugar contra el Sevilla, su exequipo, el Inter y el Real Madrid en una semana, y comprendió que era su momento”, señalan desde el círculo de amistades del futbolista; “y ahora que ha tenido la oportunidad de demostrar su fútbol, se ha quedado tranquilo porque la gente, el mister y los compañeros saben que puede jugar bien”.

Sin errores de bulto en ningún encuentro –más allá de la expulsión en su estreno ante el Girona que ni siquiera el VAR aclara-, Lenglet ha enseñado sus virtudes y frente a la Cultural Leonesa descifró el duelo sobre la bocina con un testarazo a centro de Dembélé. “Estaba contento, pero es consciente de que era un gol y nada más, que por batir a un rival de Segunda B no le cambia la vida”, explican desde el entorno del futbolista; “pero sí que tiene muchas ganas de celebrar títulos como LaLiga, la Copa o la Champions”.

Resulta curiosa la evolución de Lenglet, que no fue la primera opción de fichaje porque el club pretendió sin éxito fichar a De Ligt –también una cesión pero el Ajax se enrocó en las mismas- y tanteó a Koulibaly (Nápoles), pero era demasiado caro [Lenglet costó 35 millones]. “La secretaría técnica nos expresó que Clement tenía mucho margen de evolución y mejora porque tiene los pies en el suelo y sabe lo que quiere”, cuentan desde la ciudad deportiva. Se suman desde el área deportiva: “Tiene unas condiciones técnicas y tácticas brutales, un físico importante, es veloz para su altura y posee una gran salida del balón”. Aunque añaden: “Y, a nivel intelectual y de personalidad está muy por encima de la media porque no es fácil venir a un equipo para competir contra un campeón del mundo (Umtiti) y el mejor del mundo (Piqué)”. Desde los despachos del Camp Nou agregan: “Es absolutamente responsable y maduro para la edad que tiene”. Un fichaje de futuro pero también de presente que ha solucionado un problema endémico en el Barça, porque desde hacía muchos años que el club no tenía a tantos centrales y tan buenos, porque Vermaelen también da la talla cuando juega, por más que se lesione con frecuencia.

Lenglet, que ya se ha instalado en una casa cerca de la playa junto a su pareja y que suele recibir la visita de sus padres y ahora menos de su hermano pequeño, que probó con el Europa pero acabó firmando con el Beauvais para estar cerca de la familia, aguardará con paciencia a su turno cuando regrese Umtiti. Pero nadie le quitará que mientras tanto, ha superado el reto.

Keiko Fujimori fue internada en el penal Anexo de Mujeres en Chorrillos [FOTOS]
Las sorpresas animan la Copa