LaLiga no se reconoce


Cuando todavía no se han cumplido dos meses de competición, el boceto que se dibuja a partir de los ocho primeros capítulos de Liga evidencia nuevas tendencias. Para algunos, la fotografía de esta Liga luce menos iluminada de lo habitual por las rebajas de las dos superpotencias, Madrid y Barça. Para otros, que el campeonato se estruje le da un plus de emoción. También habrá quien sostenga que la posesión ha perdido valor. En la última jornada, solo Espanyol y Sevilla ganaron sus partidos con el balón de su parte.

Hace 31 años que la clasificación general no señalaba un apelotonamiento similar entre los seis primeros equipos de la tabla, separados por tan solo dos puntos, los que van desde los 16 del Sevilla, líder, y los 14 del Alavés.

Una estadística que empeora al recordar que en la temporada 1986-1987 las victorias solo repartían dos puntos al ganador.

El precedente más parecido a la inusitada igualdad actual se recogió hace 12 años, en la campaña 2006-2007, cuando entre el Barça y el Getafe solo existían tres puntos de distancia, 19 a 16. Y basta echar la mirada atrás cinco cursos para encontrar el apartado opuesto, la mayor diferencia reciente, con 11 entre el Barcelona y el Athletic (24-13). “También es bonito que haya equipos más modestos que puedan estar en la parte alta y que crezca la competitividad”, apunta Oscar Perarnau, director general deportivo del Espanyol, quinto clasificado con 14 puntos. “Para nosotros, que luchamos por la permanencia, es bueno que Madrid y Barça lo ganen todo, porque por abajo vamos a estar más apretados y la permanencia va a ponerse más cara”, contrapone, por su parte, Miguel Ángel Gómez, director deportivo del Valladolid, séptimo con 12.

Abundan los 1-0

En la última jornada, cuatro partidos concluyeron 1-0 (Alavés-Real Madrid, Leganés-Rayo, Valladolid-Huesca y Atlético-Betis) y uno 0-1 (Getafe-Levante). Sumados a los registrados desde el comienzo de temporada, ya van 21 resultados similares, la cifra más alta en 30 años, y la mayor del continente, por delante incluso de Italia (18), adalid histórico del fútbol control. “En España hay mucha calidad y mucha capacidad para contrarestar al equipo rival”, apunta Perarnau. “Los equipos de media tabla, e incluso los de abajo, tienen argumentos para hacerlo. Diría que es la relación ataque-defensa más equilibrada que existe respecto a otras ligas”, abunda. “Hay una mejora en el análisis del rival, en la tecnología que se emplea en los cuerpos técnicos, donde, además, se han incorporado especialistas muy preparados”, se suma Gómez, que también señala otro factor para entender el bajón inicial de los grandes: “Las Ligas después de los Mundiales son complicadas para ellos, porque existe menos margen de contrataciones en verano y además los jugadores internacionales tardan en incorporarse al equipo. A eso se une también la prudencia con la que se comienzan siempre los campeonatos”. “Hay jugadores que en estos momentos no están todo lo finos que podrían estar”, refrenda también Fran Garagarza, director deportivo del Eibar, que añade: “En los inicios siempre hay sorpresas de equipos que vienen en buenas dinámicas y suman más puntos de los esperados en un principio”.

La tercera pata que remarca la fragilidad del retrato actual del campeonato español, al margen de la devaluación economico-deportiva por la salida de estrellas como Neymar y Cristiano Ronaldo, tiene que ver con la posesión de la pelota. Solo dos de los cinco primeros clasificados (Barcelona y Real Madrid) la tienen más que su rival. “Tener más posesión de balón no quiere decir que juegues mejor, es otra manera más para tener posibilidades de ganar. Para subir a una montaña y hacer cima puede haber ocho caminos distintos”, advierte Perarnau. “Nosotros somos partidarios de valorar la posesión en el último cuarto del campo, no en tu terreno de juego, porque el rival se puede replegar y pillarte desprevenido”, indica Muñoz.

Esta tendencia se observó especialmente en el Mundial de Rusia, cuando Francia se impuso a Croacia en la final con un 39% de posesión, mientras que España y Alemania habían promediado un 70% y no llegaron a cuartos.

En España, Betis y Atlético son las dos caras de una misma moneda. El equipo de Quique Setién, octavo, es el segundo con mayor porcentaje (68%), pero tan solo ha logrado marcar cinco goles, el menos goleador de LaLiga. Los rojiblancos, con nueve tantos a favor y un 48,7% de posesión, son terceros. “Es pronto para sacar conclusiones, hay que esperar a que termine el campeonato para hacer una lectura más general”, indica Muñoz cuando se le comenta que solo la Bundesliga alemana, con 189 goles, suma menos tantos que LaLiga (196). “Al inicio de año es algo habitual, además a un partido, tal y como están ahora de preparados los equipos, no hay tanta diferencia entre un equipo top y otro inferior”, señala Garagarza. “En una Liga con el paso de los partidos sí que se nota, pero en 90 minutos es complicado. Los equipos grandes cogen velocidad de crucero a medida que van avanzando en las competiciones europeas, por eso yo prefiero meterles mano al principio”, agrega, recordando el empate ante el Atlético en el Wanda.

Lejos de los 100 puntos

En estos ocho primeros partidos el Barcelona ha cedido tres empates (Girona, Athletic y Valencia) y una derrota (Leganés), por las dos tablas (Athletic y Atlético) y dos pérdidas (Sevilla y Alavés) del Real Madrid. 17 puntos en total entre ambos. Una proyección que derivaría en un final de campeonato con 71 y 66, muy alejados de los 93 con los que los azulgrana conquistaron el campeonato la pasada temporada, o los 100 que alcanzaron algunas veces en la última década.

“Que el Leganés le gane al Barcelona es algo bueno para el fútbol”, remarca Garagarza. “El fútbol tiene que ser espectáculo y cuanta más igualdad y más emoción haya mejor para todos”, refrenda Muñoz. “Todos los aficionados tienen derecho a ilusionarse”, redunda Perarnau. De momento, muchos de ellos ya se han llevado algún alegrón en esta Liga que apunta nuevas tendencias.

Más ingresos para la clase media

“Está claro que con un mayor reparto de dinero a partir de los derechos de televisión los equipos pueden armarse mejor”, señala Miguel Ángel Gómez, director deportivo del Valladolid. “La igualdad entre todos los equipos ha crecido mucho y ahora se están haciendo mucho mejor las cosas”, comenta por su parte Fran Garagarza, su homónimo en el Eibar. “Nosotros llevamos a cabo un trabajo muy relevante en las categorías inferiores que está teniendo su reflejo esta temporada en el primer equipo”, sostiene Óscar Perarnau, director general deportivo del Espanyol. El conjunto perico, con cuatro victorias, dos empates y dos derrotas suma 14 puntos, su mejor arranque con relación a las dos últimas temporadas (nueve en la 2017-2018 y siete en la 2016-2017).

“De nosotros se había dicho que no teníamos jugadores de primer nivel y se está demostrando que no es así, que gracias al trabajo de nuestro entrenador, Sergio González, están respondiendo. Además, el ser el presupuesto más bajo no quiere decir que no podamos comprometer a nadie”, indica Muñoz.

Nobel de Economía a dos estadounidenses precursores del crecimiento 'verde'
“Parece que si no sales con el portero no juegas al fútbol”