La Premier llena las arcas de la Liga


Una ola de calor inusual ha generado un verano extraño en Inglaterra. Con las temperaturas ahora algo más cerca de lo habitual en tierras británicas, el mercado de fichajes de la Premier ha sufrido también una novedosa modificación, acorde a lo acontecido en lo climatológico, en un país que suele respetar mucho sus tradiciones. Solo para contrataciones, el mercado de fichajes de la Premier quedó cerrado ayer a las seis de la tarde hora española, justo un día antes del comienzo de la competición. Así lo decidieron los clubes ingleses en septiembre de 2017 para evitar las modificaciones en las plantillas con el curso ya iniciado. La propia FIFA dio el visto bueno a la novedosa variación. Lo que no ha cambiado, hasta el punto de convertirse en una constante, es el negocio que los clubes españoles han encontrado en la Premier League y su poderosa fuerza económica. Un verano más, la Liga española es la que más operaciones ha efectuado con la Premier de las grandes ligas europeas (19 entre compras y préstamos).

Con la operación del portero Kepa en la cúspide, tras abonar el Chelsea al Athletic la cláusula de rescisión de 80 millones de euros, la competición española ha vuelto ser la gran protagonista del mercado inglés. En un día de cierre frenético, el Barcelona vendió a Yerri Mina al Everton por 30 millones de euros y cedió a André Gomes también al equipo de Liverpool. En una escala menor, el bético Camarasa se iba cedido al Cardiff; Sergio Rico, portero del Sevilla, hacía lo propio con el Fulham y Montoya, del Valencia, fichaba por el Brighton. En días anteriores, el Bournemouth había regado de millones al Levante pagando la cláusula de rescisión del centrocampista colombiano Lerma (28 millones de euros). Incluso Godín pudo formar parte de este éxodo al estar decidido el Manchester United a pagar los 20 millones que valía su libertad y ofrecerle nueve millones de euros por tres temporadas.

El trasvase de dinero de la Premier a las arcas de los clubes españoles ronda los 208 millones de euros. El más beneficiado, sin duda, el Athletic, que recibe 80 por un portero de indudable futuro, pero con más partidos en la élite en Segunda División que en Primera.

Los datos dicen que Liga se ha convertido en el gran vivero de la Premier en la última década. Desde 2008, en siete de 10 mercados de verano, el fútbol español ha copado el mayor número de operaciones de traspaso de futbolistas. Robinho, Yaya Touré, David Silva, Agüero, Mata, De Gea, Cazorla, Özil, Soldado, Negredo, Jesús Navas, Di Maria, Alexis Sánchez, Diego Costa, Otamendi, Pedro, Mustafi, Morata y Laporte fueron los movimientos más importantes de esta gran pasarela que ha permitido a los clubes españoles ingresar en torno a 1.546 millones de euros, según datos de la web especializada transfermarkt.es.

El efecto del Mundial 2010

Curiosamente, el refuerzo de la Premier con jugadores de la Liga no ha alterado el dominio de los clubes españoles en Europa. Solo el Chelsea, en la última década (2012), ha sido capaz de ganar la Liga de Campeones, con cuatro triunfos del Madrid, tres del Barcelona, uno del Bayern y otro del Inter. “El triunfo de España en el Mundial de 2010 y la consolidación de un estilo de juego de toque muy atractivo llamaron la atención de los clubes ingleses”, afirma Kenneth Asquez, intermediario y agente de Gibraltar que lleva 20 años trabajando en ambos mercados y también el de Portugal. “España ofrece juventud, buenos jugadores y talento. Además, presenta unas buenas condiciones de comunicaciones, clima y cercanía para realizar tareas de seguimiento. Los ojeadores de los clubes ingleses prefieren viajar antes a España que a Croacia, por ejemplo, un país con un enorme talento en cuanto a jugadores pero que no llama la atención como España”, prosigue Asquez, que ha cerrado la operación de Lucas Pérez al West Ham.

“España ve en la Premier una especie de cash cow [producto muy rentable]”. Una especie de negocio continuado según palabras de Gary Neville, exfutbolista internacional inglés y entrenador del Valencia entre diciembre de 2015 y marzo de 2016. Una gallina de los huevos de oro muy rentable tanto para la aristocracia de la Liga como para equipos como el Sevilla, el Athletic Club o el Valencia, que han recibido una millonada de la Premier en los últimos años. Una tónica, por cierto, rota este verano por el Tottenham. El único club que no ha comprado ni vendido un jugador en Inglaterra desde 2003.

PODER JUDICIAL REALIZA CONGRESO NACIONAL A FAVOR DE LAS PERSONAS ADULTAS MAYORES
GP de Austria 2018: horario y dónde ver la carrera de MotoGP en el Red Bull Ring