Javi Gracia: “El jugador británico es muy de verdad, aquí no hay dos caras”


Javi Gracia (Pamplona, 1970) ha colocado al modesto Watford en el umbral de la gloria. Este sábado se medirá al Manchester City de Guardiola para dirimir la FA Cup. Por primera vez en siglo y medio el desenlace del torneo de fútbol más antiguo que existe estará presidido por dos entrenadores españoles en los banquillos. Les espera el duque de Cambridge en el palco real de Wembley.

Pregunta. Dos entrenadores españoles se citan en la final de Copa inglesa en el año del Brexit. ¿Esto es un alegato?

Respuesta. Bueno, yo la verdad es que no sé lo que realmente va a pasar con el Brexit. Yo creo que todo esto está en el aire. Lo que de verdad me ocupa y me preocupa es la final. Es una posibilidad que tenemos con la particularidad que los dos entrenadores somos de ahí: la pelearemos y la disfrutaremos. El Watford ha jugado una sola final de FA Cup, hace 35 años. Se perdió 2-0 con el Everton.

P. ¿Cómo se plantea una final así para el Watford? ¿Como una fiesta o con la presión de tener que ganar un trofeo ahora o nunca?

R. Lo afrontaremos con ese espíritu de hacer el esfuerzo máximo. La presión nos la autoimponemos nosotros. ¡Hay que ganarla! ¡Hay que ganarla!

P. ¿Recuerda la primera vez que se enfrentó a Guardiola?

R. ¡Claro! Jugamos varias veces desde que yo estaba en el Bilbao Athletic y él en el Barça B. Iñaki Sáez era mi entrenador y me encomendó marcarle. Yo era un centrocampista ofensivo y me pidió estar cerca del cuatro. Era fino, delgado, muy ligero. Basaba su juego en la calidad técnica y en el buen posicionamiento en el campo. Desde entonces ha llovido.

Para jugar bien contra el City lo que debes hace ante todo es defender bien. Porque la mayor parte del partido no vas a tener el balón. ¿Cómo quieres defender y dónde? Esa es la cuestión

P. ¿La lluvia condiciona el juego en Inglaterra?

R. No tanto. Además, este año no ha llovido mucho. Condicionaba más el clima de Rusia. Ahí los campos se hielan hasta con calefacción.

P. El Watford es un club de banquillo inestable. En los siete años que dura la propiedad de los Pozzo han pasado nueve entrenadores. ¿Cómo ha sido su experiencia?

R. Es un club muy familiar. En el día a día las condiciones de trabajo, del personal del equipo, del comedor, de las oficinas, son muy cercanas. Convives mucho con la gente y se generan relaciones. Pero el club atravesó un proceso de resultados adversos. Llegué en enero de 2018 y en mi primer día tenía 12 jugadores lesionados. Fue un momento difícil. Le ganamos al Chelsea y revertimos la situación porque nos ayudó a convencer a los jugadores. Esta temporada la hemos llevado mejor.

P. Los propietarios de los clubes de la Premier parecen cada vez más alejados de la gestión. ¿Cómo son los Pozzo?

R. He tenido presidentes rusos, árabes, griegos, que estaban en el día a día, que no estaban en todo el año… Te adaptas a todo. Tener al propietario a diario, a Gino Pozzo en la ciudad deportiva, presente y accesible para cualquier cosa, facilita la toma de decisiones. Todo es mucho más ágil. Son gente de fútbol. Puedes estar o no de acuerdo, pero todas las conversaciones las tienes sabiendo que hablas el mismo idioma. Yo empezaré mi tercera temporada: algo impensable para un técnico en la historia reciente del club.

P. ¿Como influye el fútbol español en la Premier?

R. En la Premier hay españoles, italianos, franceses, alemanes, austriacos… Y entre los españoles no es lo mismo Guardiola o Bentitez que yo. Cada uno tiene su historia. No se puede decir que el juego de España, del toque, se note aquí. Eso depende de los jugadores que tengas. ¡Depende de tantas cosas! ¿Por qué un entrenador español puede triunfar en la Premier? ¿Porque impone 100% su estilo? ¿Por qué se adapta totalmente al fútbol inglés? Entre esos máximos habrá que encontrar un equilibrio. El éxito está entre la impronta personal y la adaptación al medio en el que te encuentras. Cada caso será diferente. Está claro que la clave es la adaptación al medio y valorar rápidamente tus posibilidades, tus virtudes, tus defectos, el entorno, los gustos particulares del club y los aficionados. Para eso hay que tener una visión rápida. Tener experiencia y preparación te ayudará. Y en España el nivel de preparación de los técnicos es muy alto.

P. ¿Qué es lo primero que ve en este City?

R. La mano de Guardiola. Igual que en el Bayern.

P. ¿Cómo se afronta un partido así?

R. Debes saber que para intentar jugar bien ese partido y obtener un buen resultado lo que debes hace ante todo es defender bien. Porque la mayor parte del partido no vas a tener el balón. ¿Cómo quieres defender y dónde? Esa es la elección que debemos hacer. La otra es que tenemos que meter más goles que el rival y para eso debemos estudiar cómo serán nuestras opciones: lo más probable es que al contragolpe y a balón parado. A partir de ahí, pensar cómo vamos a ser capaces de robar, si en campo propio o en campo contrario. Cómo vamos a organizar nuestros ataques. Tratar de potenciar las virtudes que tenemos como equipo. Si tenemos jugadores lentos, llevarlos cerca de la portería contraria, si tenemos jugadores rápidos contragolpear. Nosotros cuando hemos llevado la iniciativa hemos demostrado que tenemos jugadores de calidad técnica como Hughes, Gray, Deulofeu, Pereyra, Femenía, Holebas…

P. ¿Cómo se administra mejor la energía cuando enfrenta al City? ¿Encerrándose atrás y basculando o presionando adelante para intentar disputar la posesión en algún momento?

R. El irte atrás te desgasta, pero presionar más alto te desgasta más. Es cierto que si estás más arriba, cuando recuperes tendrás la portería contraria más cerca y te cansarás menos en esa transición. Tenemos que buscar ese equilibrio sabiendo dónde quieres estar en ese porcentaje de tiempo alto que no tienes el balón y cómo le planteas dificultades al rival para que no te haga gol. Porque la calidad de sus jugadores es altísima y en cualquier descuido se te va el partido. El degaste físico y mental es muy grande. Cuando ganamos 0-1 con el Málaga en el Nou Camp se dieron muchas circunstancias: defender muy bien y salir a la contra y hacer tres o cuatro ocasiones muy buenas para marcar. Metimos una, defendimos muy bien y ganamos el partido. Contra el City es similar. Que coincidan esas circunstancias es la única manera de ganar.

P. ¿El City es un equipo sin estrellas pero con grandes jugadores?

R. ¡Es una constelación de estrellas! Incluso desde el banquillo, saliendo y marcando diferencias con su calidad. Pero yo destacaría un jugador un poco tapado que no hace ruido como Bernardo Silva: es excepcional. Es muy inteligente, saca provecho de cada situación, no hace nada sin sentido, puede jugar por dentro, abierto, trabajador. Pone muy claramente sus virtudes al servicio del equipo y además es desequilibrante. Tener todas esas virtudes no es fácil.

P. ¿Qué particularidad es la más definitoria del fútbol inglés?

R. El poderío físico. Eso realmente existe. El calendario es muy largo y luego ves que se necesita ese poderío porque se juegan distintos partidos dentro del mismo partido.

P. ¿A qué se refiere?

R. A las distancias recorridas a máxima intensidad y a las disputas. Hay momentos clave que se deciden por el físico. Puedes estar ganando un partido y cualquier equipo en los últimos diez minutos te pone dos delanteros de 1,95. En el balón parado esto es decisivo. Contra el Huddersfield, por ejemplo, ellos tienen cinco jugadores en torno a 1,90. Sabes que puedes hacer tu juego y tu fútbol pero en todas las acciones a balón parado vas a tener ese riesgo de defender a cinco de 1,90 o más. Ya tienes una fase del juego en la que el físico te puede condicionar el desarrollo del juego. Y luego hay momentos del partido en donde se ve ese potencial físico individual en el uno contra uno. El prototipo de jugador de Premier es más fuerte, más potente que el de LaLiga. Igual no combinan tanto pero aparece un delantero fuerte que te deja una segunda jugada y hay mucha gente dispuesta a atacar con mucha agresividad en el contacto. A mí en los primeros días me chocaba. Yo venía con una idea de la falta. Para mí lo que era normal aquí no lo es. Aquí no se pita.

P. ¿Troy Deeney representa ese aspecto del fútbol británico?

R. Para mí es un gran jugador. Con una gran personalidad, carácter y oficio. Maneja perfectamente el cuerpo a cuerpo y es un gran finalizador. Tenemos a Gray y a Success de ese estilo. Muy poderosos en el juego de contacto. Y también a Gerard Deulofeu y a Femenía que nos ofrecen otras cosas. Tratamos de alternar ese tipo de juego. No somos de juego directo, aunque lo utilizamos cuando el rival nos aprieta y nos presiona arriba para tener diferentes recursos. Somos un equipo bastante compensado en ese aspecto.

P. ¿Hay un perfil psicológico del jugador británico?

R. Es muy honesto. Muy transparente. Muy de verdad. Lo que es te lo da. Viniendo de un país diferente con un idioma diferente, son gente que te recibe muy bien. Son generosos en el trabajo. Disciplinados. Pero si no ven algo te lo dicen. Comparten su punto de vista. La gente me pregunta a veces por las declaraciones de Troy Deeney y yo les digo: “Es que Troy Deeaney es eso; aquí no hay dos caras”. No dice una cosa en los medios y luego en el campo hace otra. Los ingleses son así. Lo expresan. Y eso es de agradecer.

P. Son más disciplinados que los españoles?

R. Hay de todo. Sería injusto establecer un patrón. Hay obedientes y otros no tanto. Pero los que no son tan predecibles, en esa indisciplina son jugadores que a veces te marcan la diferencia en otros momentos. Lo bueno es tener ese equilibrio en tus equipos con gente de todo tipo. Hay que crear eso. Tener un espíritu libre puede ser muy bueno.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Air Jordan 5 ‘Alternate Grape’ Releasing During April 2020