Intermitente Coutinho


Cuando en el último mercado de invierno, en la secretaria técnica del Barcelona se enteraron de que Iniesta había puesto punto y final a su etapa en el club, volvieron a la carga por Coutinho. Ya lo habían intentado en vano en la ventana de verano para, junto al fichaje de Dembélé, tapar el vacío de Neymar. Pero entonces el Liverpool jugó con la ansiedad del Barça y pidió 200 millones. “El Barcelona es de los socios, no de un consejo de administración, no íbamos a entrar en la irresponsabilidad de ponerlo en riesgo”, reconoció Albert Soler, por entonces director de deportes profesionales del club. Cuatro meses más tarde, el Barcelona pescó a Coutinho por 120, más 40 en variables. “Se tendrá que adaptar al juego del Barcelona, pero es el futbolista ideal para reemplazar a Andrés. Empezará de extremo, como también lo hizo muchas veces Iniesta”, apuntaban desde el club.

A Ernesto Valverde, sin embargo, no le convencía mucho esa teoría de que Coutinho podía ejercer las funciones de Iniesta. “Son jugadores diferentes y se pueden complementar. Es posible que uno pueda jugar en la misma posición que el otro, pero ya lo veremos”, señalaba, la temporada pasada, el preparador azulgrana. En el inicio de esta campaña, el Txingurri, con la intención de mezclar a sus cuatro ases —Messi, Luis Suárez, Coutinho y Dembélé—, colocó a al brasileño de interior izquierdo, en la posición que había dejado vacante Iniesta, para darle vuelo al francés como extremo. La fórmula no le terminó de convencer. “La forma de jugar de Coutinho es vertical, muy de jugársela en el uno contra uno y también lo hace en zonas más retrasadas donde el riesgo es superior”, analizó el técnico del Barcelona.

A Coutinho no le incomoda pasar al ataque. Lo hacía, también en la selección de Brasil, en la Canarinha se coloca en el ala derecha, la izquierda le pertenece al capitán Neymar. De hecho, sus números en el Barcelona son más similares a los de su compatriota que a los de Iniesta. Mientras que el volante manchego, en su última temporada, tenía una media de 0,82 pases por minuto, la estadística de Neymar con la camiseta azulgrana se cifraba en 0,55 por la 0,60 de Coutinho. Además, el trabajo defensivo de los brasileños es prácticamente calcado: 3,73 el exLiverpool por los 3,59 del actual delantero del PSG. Iniesta, en cambio, birlaba cerca de cinco pelotas por duelo.

Abre el camino

El equilibrio que buscaba Valverde en la medular estaba en la bota derecha de Arthur. Ahora sí, con números hasta superiores a lo de Iniesta. Desde que aterrizó en el Camp Nou, el brasileño reparte 1,03 pases por minuto. Con Arthur firme en el interior izquierdo, Coutinho se liberó como extremo. Y, como la temporada pasada, el 7 enseña todo su poder goleador. Clave, sobre todo, cuando más lo necesita el Barcelona. Coutinho lleva 15 goles como azulgrana (10 los firmó la temporada pasada), siete de ellos le sirvieron a los muchachos de Valverde para abrir el marcador. Además, aparece en los partidos señalados: Valencia, Tottenham y el pasado domingo en el clásico ante el Madrid.

Regateador (4,36 por partido) y rematador (4,8 tiros por duelo), Coutinho se apaga y se enciende, tan activo cuando el Barcelona necesita despertar los encuentros como pasivo para asociarse cuando el equipo necesita descansar con la pelota. “Estamos contentos con lo que está haciendo Coutinho, no se esconde y da la cara cuando el equipo lo necesita”, asegura el entrenador del Barcelona. Está contento Valverde con el intermitente Coutinho. Eso sí, lo está más si el brasileño juega de extremo.

size? Releasing Exclusive Reebok Daytona DMX
Netflix: "House of Cards" y otros estrenos de la semana | FOTOS