Gómez Noya aparca el Ironman y vuelve a la distancia olímpica para Tokio


Javier Gómez Noya ha anunciado esta mañana que volverá a la distancia olímpica del triatlón para competir en los Juegos de Tokio 2020. Cuarto en Pekín 2008, segundo en Londres 2012, no pudo competir en Río 2016 porque, un mes antes de la cita olímpica, se rompió la cabeza del radio en un entrenamiento en bicicleta. Tuvo que decir adiós al sueño de la medalla de oro. Cinco veces campeón del mundo (2008, 2010, 2013, 2014, 2015), en 2018 decidió afrontar nuevos retos. Abandonó la distancia olímpica para preparar el Ironman. En el de Hawái, en octubre, fue undécimo en la prueba cumbre.

“He decidido volver a las distancias cortas y a las series mundiales para tratar de clasificarme para Tokio.Soy realista también, después de un año alejado del circuito mundial de distancia corta, quiero ver cómo respondo en distancia olímpica. Si me veo competitivo, que espero que sí y para ello trabajo, trataré de buscar la clasificación para los Juegos, no quiero ir sólo para participar”, comentó el español, de 35 años, en un desayuno organizado por el Banco Santander y después de entrenarse por la mañana en la Blume.

¿Aparcas el Ironman?, le preguntaron. “A Kona volveré, antes o después, dependerá del rendimiento en corta distancia. Fue una experiencia diferente y fue un año muy bueno en el que me marqué nuevos objetivos y en el que conseguí buenos resultados, sobre todo en el debut en el Ironman de Cairns [Australia, donde fue plata]. En Kona no fue como me hubiera gustado, aprendí que es una carrera muy complicada que hay que conocer; a todos los grandes campeones que han triunfado allí les ha costado varias ediciones llegar al éxito. Cometi un error y lo pagué caro, quizás arriesgué demasiado en la bici. Pero jugaba a ganar… no salió. Cuando vuelva a prepararme para ello, tendré más conocimientos”, contestó Gómez Noya. 

A Kona, eso sí, volverá después del año olímpico. “Compaginar las dos cosas es complicado, las competiciones me pondrán em mi sitio. Ahora me voy a centrar en corta distancia, haré medios Ironman, eso sí, porque es buen entrenamiento para la corta”, matizó.

Dice Gómez Noya que el año que le dedicó al Ironman le sirvió para cargar pilas. “Después de 15 años en las distancias cortas necesitaba refrescar la mente. El cuerpo me pidió un cambio, el aprendizaje fue muy bueno. Me ayudó a conocerme mucho mejor, a salir de mi zona de confort. He aprendido de mí mismo. El Ironman es más complicado de lo que parece, hay factores que en corta distancia no tienen relevancia y en larga sí. Además, competir con rivales diferentes siempre motiva”, cuenta.

“Ahora he decidido probarme otra vez con la idea de Tokio”, asegura. En agosto, en Tokio hay una prueba-test que da plaza directa. Allí competirá el triatleta.

El Real Madrid-Barcelona se jugará el 2 de marzo
Asics Gel Kayano 5 OG ‘Stone Grey’ Release Date