Frappart: fueras de juego milimétricos y un penalti crítico


Uno de los centros de atención de la final de la Supercopa de Europa de este miércoles fue la árbitra Stéphanie Frappart, la primera mujer en dirigir una final masculina europea del máximo nivel. La francesa y sus asistentes, su compatriota Manuela Nicosi y la irlandesa Michelle O’Neal, tuvieron una final plagada de fueras de juego milimétricos, todos bien resueltos, y una prórroga apasionante con un penalti crítico. En el minuto 99, Frappart, con el Liverpool en ventaja en el marcador (2-1) señaló la infracción en la salida del guardameta Adrián a los pies de Abraham y el VAR ratificó su decisión sin demora. Jorginho transformó desde los 11 metros el lanzamiento del 2-2, que terminando llevando la final a los penaltis.

El primer equipo arbitral femenino en pitar una final masculina de esta altura resolvió el partido con personalidad, una marcada vocación por favorecer el dinamismo del juego y contadas protestas de los protagonistas. Frappart mostró tres tarjetas amarillas, indicó 22 faltas y repasó con detalle la normativa de los penaltis con Kepa y Adrián antes de la tanda definitiva.

El desarrollo del encuentro, con un gol anulado en el minuto 40 a Pulisic por fuera de juego ratificado por el VAR, no hizo más que confirmar lo que había dicho Frappart en la rueda de prensa previa al partido: “Cada equipo juega distinto, pero el fútbol es lo mismo para mujeres y hombres”.

Al término del partido, el entrenador del Liverpool, Jürgen Klopp, felicitó al trío arbitral: “Les dije que si hubiéramos jugado como ellas dirigieron el partido habríamos ganado 6-0. Estuvieron muy bien, cuando tenían mucha presión en un momento histórico y tuvieron calma e hicieron lo que tenían que hacer. No podría tener más respeto por Stéphanie Frappart”, dijo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Air Jordan 12 “University Gold” Releasing July 2020
Nike Drop Type LX Releasing in Black and Cream