El Alavés busca la estabilidad


Diez altas, nueve bajas. Como de costumbre, el Alavés renueva su fondo de armario, aunque, apuntan en el club vitoriano, el objetivo es la estabilidad. “Hemos podido dejar salir a gente como Maripán, Laguardia o Pacheco, pero hemos dado prioridad al proyecto deportivo. La idea es reforzar la plantilla y no debilitarla”, afirma el director deportivo del club, Sergio Fernández. “Por Duarte, por ejemplo, nos han llegado a ofrecer seis millones de euros. En contra del sentimiento mayoritario, de lo que piensa la gente, hemos dicho que ¿para qué queremos hacer caja si luego ponemos en riesgo el proyecto deportivo? No olvidemos que somos el quinto presupuesto más humilde de la categoría”.

El Alavés aspira a seguir en Primera después de una gran temporada a las órdenes de Abelardo. Los desencuentros finales con Josean Querejeta propiciaron su salida, pero el asturiano dejó un equipo fiable. Con Asier Garitano, que la temporada pasada fue destituido en la Real Sociedad, la aspiración es seguir en la misma línea y buscar la estabilidad.

En el club quieren apuntalar al grupo que entrena el técnico guipuzcoano, y todavía ensamblan las piezas. Suspiran en Mendizorroza por Jonathan Calleri para la punta de ataque, pero el jugador argentino, que la temporada pasada tan buen rendimiento dio, pertenece al Deportivo Maldonado, que no quiere una nueva cesión, sino vender al jugador, algo que el límite salarial alavesista no le permite. Aún así, el equipo vitoriano ha fichado a un par de buenos delanteros. Lucas Pérez (West Ham) y Joselu (Newcastle). Del Almería llega Luis Rioja, también delantero, y para el centro del campo se incorporan Pere Pons (Girona) y el francés Fuchs (Sochaux). Además, también llega Aleix Vidal cedido por el Sevilla; Tachi, del Atlético B, y Oliver Verdson, también del Sochaux.

“Creo que no va a haber más salidas. La única novedad, esperemos, sea alguna última llegada”, dice Garitano, que ni se explica que el mercado de fichajes se extienda más allá del inicio. “No puedo entender que, tres semanas después del inicio de la competición, se puedan seguir haciendo cambios en las plantillas”. El entrenador del Alavés prefiere no pensar en la temporada pasada, en la que el equipo coqueteó con los puestos europeos: “Nuestro objetivo es la permanencia y no deberíamos pensar en comparaciones con otros años. Nosotros iremos trabajando día a día para competir bien”, afirma.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


España rescata una derrota optimista ante Estados Unidos
La Usaid reabrirá oficina en Ecuador, cerrada en 2014 entre tensas relaciones