Aquiles en bicicleta


La Ilíada cuenta 51 días del tramo final de la guerra de Troya. Homero narró aquellos sucesos -no vamos a entrar aquí en el debate de cuánto hay de historia real y cuánto de leyenda- de una manera que, vista con perspectiva, es la primera gran crónica deportiva de la historia. La guerra entre aqueos y troyanos como competición. Incluso tiene sus propios juegos -fúnebres, en recuerdo de Patroclo- que incorporaban ya modalidades como el lanzamiento de jabalina, el tiro con arco o las carreras.

Los grandes cronistas deportivos, igual que Homero, no disponen siempre de una visión completa de lo que está sucediendo. Sobre todo en deportes como el ciclismo, en los que los diferentes hechos pueden tener lugar en puntos muy alejados. Ahí surge el arte, el talento y el olfato del buen relator, que sabe escoger en cada batalla -o etapa- al héroe y a su contraparte. Que es capaz de identificar un gesto -una pedalada con una pizca más de potencia, una mirada al rival de turno, una leve expresión de desesperación en el rostro- a partir del cual trazar un relato épico que destile todo lo que ha sucedido. Que conocen la historia que precede a la batalla que van a narrar. Que perciben las señales trágicas que envía un paisaje. Y que conocen bien el material que tienen entre las manos, hasta el punto de convertir a deportistas en personajes mitológicos contemporáneos.

Carlos Arribas es un maestro de la crónica deportiva. La Ilíada del maillot (La Caja Books) recoge 21 de sus crónicas del Tour de Francia publicadas en este diario. Arribas hace de cada texto una gesta. Habla de conceptos tan humanos como el valor, la cobardía, el honor, la furia, el destino o la duda, que prevalecen sobre el resultado final. Arribas tiene influencias que van desde Homero a Dino Buzzati, pasando por muchos otros. Los cronistas del futuro pasarán por Arribas, para leer en sus crónicas los recuerdos de cuando descubrieron la épica.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Nike Air Max Tailwind 4 GS in Regency Purple and Spirit Teal