Alberto Puig: “Hacerse daño forma parte del juego”


El regreso de Jorge Lorenzo a las carreras está siendo complicado, casi tan espinoso como la temporada que lleva el balear en Honda. Lorenzo se accidentó a finales de junio en Assen y se perdió cuatro carreras por una lesión en las vértebras. Llega a la cita de Misano de este fin de semana aún con dolores pero con el objetivo de mejorar la discreta actuación de Silverstone, donde terminó el catorce, a casi un minuto del ganador, Alex Rins.

Alberto Puig, director deportivo de la escudería HRC, ha dado un toque de aviso al piloto: “Lo que hace falta aclarar es cómo está Lorenzo, si se siente motivado y puede volver a recuperar la forma”. Honda insiste en qué es importante tener paciencia con el balear y ha tratado de arroparle aun cuando Lorenzo, con contrato hasta finales de 2020, flirteó con irse a Ducati. Pero Alberto Puig es poco dado a la diplomacia y ha tratado de azuzar la recuperación del tres veces campeón del mundo de MotoGP. “Para Jorge es un volver a empezar, pero siempre que él quiera, que tenga las ganas y motivación”, ha señalado el manager. De la misma manera, le ha recordado al balear que pilotar una MotoGP es un ejercicio de alto voltaje. “Es como saltar al ring”, ilustra, y pone de relieve que conducir a más de 300 kilómetros por hora entraña una serie de riesgos: “Hacerse daño forma parte del juego”.

Lorenzo, que en otros tiempos mostró una capacidad heroica para reponerse de terribles caídas, ha negado padecer un problema de falta de ganas ni de motivación y achaca sus malos resultados con la Honda a la negra racha de caídas que arrastra. “Las lesiones que he sufrido tienen el 60% o el 70% de la culpa de esta situación”, ha señalado en Misano. Asegura que el resto de cuota de responsabilidad de su gris temporada es achacable a su “falta de confianza” con la Honda. Lorenzo niega haberse molestado por las manifestaciones de Puig pero no se ha quedado sin replicarle, manifestando ante la prensa que, en 17 años de profesional, “he corrido muchas veces lesionado y he empujado”.

La escudería Honda-Repsol se balancea entre los achaques de Lorenzo y la buena sintonía que hay en el box de Marc Márquez. El líder del mundial llega a Misano con una ventaja de 78 puntos sobre Andrea Dovizioso y, pese a que se niega a echar cuentas sobre cuándo podría campeonar, ya admite: “Es un Mundial que solo lo puedo perder yo”. Dovizioso parece tenerlo claro: “78 puntos son muchos, y todavía peor si se los tienes que recuperar a Márquez”.

El líder del mundial apunta, además, que la principal amenaza no es Dovizioso, su perseguidor en el mundial, sino que ve más fino al francés Fabio Quartararo. El de Yamaha Petronas se cayó en Silverstone pero, pocos días después, fue el más rápido en los tests disputados en el circuito de Misano. Este fin de semana va a tratar de reafirmar en carrera las buenas impresiones que dejó en los ensayos. El rookie francés incluso impresiona a una leyenda como Valentino Rossi, que ha declarado: “Quartararo hace cosas increíbles”.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Estatal mexicana Pemex coloca bonos por USD 7.500 millones
Peru