“A mí me encanta tener el balón del minuto 1 al 90, y a ellos también”


La reacción contra el juego de posesión hace fortuna cada vez en más foros, especialmente dentro de algunos sectores en España. A esta marea se contrapone el empeño de Luis Enrique, decidido a buscar fórmulas para llevar la iniciativa, según el estilo que ha identificado a La Roja desde 2007. Incluso sin Busquets, reemplazado en Cardiff por Rodri, precisamente el mediocentro del Atlético contragolpeador de Simeone. Un volante que ante Gales se amoldó perfectamente al nuevo patrón. Porque España tuvo el balón durante el 70% del tiempo de juego. Fue una exhibición de ataque y defensa en campo contrario, facilitada esta vez por las limitaciones técnicas de futbolistas que sufrieron —Ethan Ampadu el primero— para controlar la pelota y pasarla a un compañero, acosados todos por unos españoles que actuaron más ordenados que furiosos. Sin especular nunca. Ni con el 0-1 ni con el 0-3.

“Nuestro objetivo es jugar igual del minuto uno al 95”, dijo Luis Enrique, en la conferencia, al cabo del amistoso. “Si hay algún rival que nos plantea el mismo partido y nos puede quitar el balón, nos tocará sufrir. Si no, el hecho de no regalar posesiones ni jugadas indica lo que estamos preparando. Los jugadores lo han asimilado con facilidad. Se encuentran cómodos con el balón”.

El seleccionador fue machacón: “Debemos intentar tener más el balón que el rival, intentar generar siempre situaciones de peligro les gusta a nuestros futbolistas y a mí me encanta. Espero que lo sigamos intentando independientemente del resultado. Porque si nos encontramos con un rival que es mejor que nosotros, y que nos supera, habrá que aceptarlo. Hasta que eso se demuestre tendremos que seguir jugando de la misma manera. En la segunda parte, con 0-3 salimos a jugar de la misma manera intentando no conceder nada”.

Ocho goles seguidos

Luis Enrique destacó el comportamiento de España cuando no tuvo la pelota porque impidió que Gales diera dos pases seguidos en casi todas las maniobras de ataque que realizó. En este aspecto se diferencian los equipos que procuran llevar siempre la iniciativa de los que no. Al frente de las operaciones se situó un trío inédito: Albiol, Ramos y Rodri. “Me ha gustado ver reflejado el trabajo defensivo que hemos entrenado”, dijo el técnico, “especialmente el posicionamiento de toda la línea defensiva, sobre todo en repliegue medio, y todas las situaciones de presión alta defensiva han estado muy bien. Arriesgando e impidiendo que el rival pudiera conectar. Solo hemos sufrido uno o dos contragolpes de Gales, que considerando que jugamos en su campo es prácticamente nada. Y a nivel ofensivo, el rival ha cambiado el sistema de cinco a cuatro defensas y hemos aprovechado muy bien todos los espacios, con una circulación fluida, mucha gente por dentro y por fuera”.

Luis Enrique desplegó una línea de tres atacantes completamente nueva. Suso, Morata y Alcacer no habían coincidido nunca en la selección. Se notó poco. “Somos muy buenos jugadores y nos hemos adaptado porque no hemos hecho nada que no estemos acostumbrados a hacer en nuestros clubes”, explicó Suso, que participó en dos de los goles.

España suma 12 tantos en tres encuentros desde el Mundial. Paco Alcácer, que mrcó dos veces en Cardiff, sumó su octavo tanto en los últimos cuatro encuentros que ha disputado, con el Dortmund y con España. “La confianza es básica para cualquier jugador en cualquier posición pero especialmente para los delanteros”, dijo Luis Enrique, sobre el muchacho que se pasó los últimos dos años sentado en el banquillo del Barcelona.

How the adidas Yeezy Boost 700 ‘Mauve’ Looks On Feet
Un vendaval de proezas