Ayala: “Si vamos con la idea de depender de Messi, estamos liquidados”


Jugó 116 partidos con la selección argentina, el cuarto jugador con más presencias. Elegido mejor central de la UEFA en 2001, fue capitán del Valencia, el Zaragoza y el Racing de Avellaneda. Lideró el vestuario de la Albiceleste en tres Mundiales. Tras colgar las botas y después de una breve etapa como director deportivo, Roberto Ayala (Paraná, Argentina; 46 años) se había alejado del fútbol. Y algo no estaba bien. Ahora es segundo entrenador de Lionel Scaloni en la selección, que este sábado (noche del sábado al domingo a las 0.00) debuta ante Colombia en la Copa América.

P. Hace tiempo que Argentina busca una identidad, ¿qué equipo se verá?

R. Un equipo que buscará tener el balón, pero que sabrá que en algún momento va a tener que haber un cambio de ritmo para lastimar. Si no, no sorprendes. Tenemos que ser un equipo sólido. A partir de ahí que se pueda crecer y se pueda cuajar nuevos futbolistas. Y hay que ser protagonistas. Argentina no puede dejar eso de lado.

P. ¿Se puede ser protagonista con estos jugadores?

R. Claro, se puede ser protagonista siempre y con cualquier futbolista. Depende de la actitud del entrenador. Va a ver momentos en los que se puede ceder ese protagonismo, pero sabiendo que se entrega para sacar un beneficio.

P. ¿Los equipos que buscan mucha posesión son más previsibles?

R. Creo que sí. Tampoco es que tengamos a los mejores intérpretes para hacer ese juego. Si los tuviésemos, bárbaro porque se podría hacer. Argentina tiene una característica de jugadores con buen pie, que pueden dominar la posesión en ciertos momentos, pero que el cambio de ritmo tiene que ser rápido. El ataque tiene que ser más veloz que la tenencia.

P. ¿Era un error cuando en Argentina se trataba de copiar el ecosistema del Barcelona?

R. A Xavi le tiraras lo que le tiraras sabías que no iba a perder la pelota. Lo mismo Iniesta. Eran jugadores con la capacidad de darte mucha seguridad en la tenencia. Veían el pase con claridad y tenían la cancha dibujada en la cabeza. Sabían dónde estaban sus compañeros en cada momento. Argentina no saca esa clase de futbolistas. Tiene otros, diferentes. Hay interiores mixtos, con llegada y que también tienen gol.

P. ¿No hay que crear un equipo para Messi?

R. No. Ya se ha hecho y no ha funcionado. Cuando Leo está lejos de la portería hay que darle líneas de pase: dos o tres alternativas. Si sus compañeros se muestran, Leo los va a encontrar. De alguna manera, Messi les va a hacer llegar la pelota. No hay que agobiarlo ni estar muy cerca de él para hacer paredes a tres metros, cuando, además, el equipo está bien parado. Y, cuando Leo está cerca del área, hay que devolverle la pelota. Es diferente y finalizador.

P. Es una selección nueva para Messi, ¿puede perjudicarlo?

R. El recambio se tuvo que hacer ahora, cuando se debería haber hecho paulatinamente para ir probando a chicos nuevos.

P. ¿Hay algún responsable?

R. Argentina parece que tiene que ganar sí o sí, pero no se dan cuenta de que ganar es consecuencia de hacer muchas cosas bien. ¿Cuántos técnicos de selección hemos tenido en los últimos años? Ningún proyecto duró el periodo de cuatro años. Yo empecé con Basile, pero debuté con Passarella. Después llegó Bielsa y terminé con Pékerman. En 14 años, tuve cuatroentrenadores. ¿Cuántos tuvo Messi? ¿Siete? ¿Ocho? En los últimos años, no sé cuántos.

P. ¿Bielsa es el mejor entrenador que tuvo?

R. Si quisiera tener algo de él, es la capacidad que tiene para mejorar al futbolista. Te decía: “Yo aprendo de ustedes. Los miro, los miro y los vuelvo a mirar y pienso en las soluciones en una determinada situación”. Se imaginaba un ejercicio para hacerlo o simplemente para mostrártelo. Y te convence. También es muy exigente.

P. ¿A está generación le faltó un líder?

R. Los líderes se van haciendo y poco a poco van aflorando. Hay líderes futbolísticos, otros desde la palabra; y están los que ejercen su influencia dentro del campo, como los que lo hacen fuera. Yo crecí con Cáceres, Ruggeri… gente que trasmitía. Al Cholo, a Bati y a Sensini había que escucharlos. La selección del 94 me inculcó mucho el sentimiento y lo que significa estar en la selección. Era un equipo de nombres, pero también de hombres, de jugadores ya formados.

P. ¿Entiende que a Messi se le cuestione su capacidad de liderazgo?

R. En Argentina se cuestiona todo. Nadie se salva, si no se consigue un éxito total.

P. ¿Más éxito que Messi?

R. Le cuestionan que no gana en Argentina. Cuando deje de jugar y no tengamos otro… Será muy difícil que haya otro así. Muy difícil. Cuando se repase su carrera vamos a pensar: ‘¿Quién va a superar algo igual?’.

P. ¿Qué Messi se encontró respecto del que jugó con usted?

R. Más allá del crecimiento futbolístico, me he encontrado con un hombre que habla más, que es más cercano. Se ha integrado muy bien al grupo. Hay chicos a su alrededor que están pendientes de todo lo que dice y hace. A nosotros nos pasaba lo mismo con Diego en el Mundial 94. Estábamos embobados. Pero no podemos depender de Leo. Si vamos con esa idea, estamos liquidados. Messi tiene que estar cómodo y hacer mejor al resto.

P. ¿Usted jugó con Messi y con Maradona?

R. Sí. No son comparables. Dos personalidades completamente diferentes. Futbolísticamente, pueden parecerse en la velocidad con que controlan la pelota. Diego parecía que la perdía y siempre llegaba, y Lionel la lleva más pegada al pie. Diego tenía mucho arte, Lionel va a un ritmo tan alto que hay que verlo en cámara lenta.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Alexia Putellas: “Antes era mala hostia pura”


“Soy consciente de que tengo mala hostia…”, confesaba sin tapujos Alexia Putellas en un programa —“un desayuno con”— grabado por la tele del Barcelona. Era diciembre de 2018. Era otra Alexia; diferente a la que estos días, en la concentración de la selección española en el Mundial de Francia, cuenta cómo y por qué ha cambiado. “La Alexia de antes era mala hostia pura, de enfadarse con todo el mundo y conmigo misma. La de ahora es una Alexia totalmente diferente, me cabreo conmigo misma, pero no hasta el punto de frustrarme. Y en cuanto a las compañeras, si una no da un pase lo primero que pienso ahora es que yo no estaba bien colocada. Intento no entrar en el círculo de frustración, ni hacer reproches”, confiesa la centrocampista del Barça y de la selección sentada en la sala de prensa después del entrenamiento.

Titular contra Sudáfrica y Alemania, aguarda ahora el duelo del lunes contra China. Putellas, que nació en Mollet del Vallès (Barcelona) hace 25 años, tiene más de 200.000 seguidores en Instagram, pero no se pasa el día colgando fotos ni grabando stories. Es bastante discreta, madura y centrada en lo suyo. Imagen de Nike desde que tiene 19 años —todo un éxito para una futbolista española—, reflexiona sobre lo que conlleva eso. “Te voy a ser sincera, ser imagen de una marca grande de puertas afuera te exige más. Tienes el foco encima, estás obligada siempre a hacer de más porque si haces lo mismo no es suficiente; al ser imagen de tienes que justificarlo. Lo he sabido llevar desde el principio y he conseguido aislarme de todo eso. Por suerte no necesito que lo de fuera me suba o baje la autoestima”, analiza.

“He conseguido el equilibrio perfecto. No puedo estar pensando: ‘tengo que hacer un partidazo porque soy imagen de y tengo que estar demostrándolo constantemente’. Si pensara así, estaría muerta. Tienes que encontrar el equilibrio, hacer las cosas por ti y por el equipo, estar comprometida con el grupo y con nada más porque, en el fondo, siempre van a esperar más de ti…”, analiza.

Encontrar ese equilibrio no fue fácil, ni inmediato, le llevó tiempo y un cambio de mentalidad. Una vez conseguido, dice, ha logrado disfrutar del balón y del juego. Lo explica cuando se le pregunta cómo se ve el fútbol con 25 años. “Muy diferente a cuando tenía 18-20. Allí no era consciente de prácticamente nada, ni del fútbol ni de la vida. Con 18 años no te paras a pensar, ni a disfrutar de las cosas pequeñas, no eres consciente de donde estás. Ahora sí que lo soy. No tiene nada que ver la Alexia de 18 años que la Alexia de ahora. Ahora disfruto; tengo más responsabilidad, claro, pero es bonito. Son cosas a las que te tienes que ir haciendo para llevarlas de la mejor manera posible”, confiesa.

¿En qué ha cambiado más? “En ser consciente en cada momento de lo que toca. En cuidarme a mí misma, a las compañeras y al equipo. Cuando tienes 18 años tienes la cabeza pacá y pallá y estas un poco más en el aire, con 25 tienes esa estabilidad necesaria en el fútbol”, responde.

No le gusta definirse a sí misma, pero lo resume así: “Intento en cada balón tomar la mejor decisión en beneficio del equipo. Se trata de darle facilidades a las compañeras”. Exigente, siempre vuelve a ver sus partidos, sobre todo aquellos en los que se ha ido con mala sensación. También es honesta cuando dice que tuvo que aparcar los estudios de ADE porque no fue “capaz” de compaginarlos con el fútbol. “Todas las compañeras que consiguen sacarse una carrera en la selección jugando Champions y LIga, para mí tienen un mérito impresionante. Lo intenté y se me hacía imposible, el estrés me afectaba negativamente. Me dije: tienes la selectividad, en cualquier momento puedes empezar otra vez una carrera. Cuando tenga tiempo y ganas lo haré bien y no como lo estaba haciendo”, explica.

¿Hay que ser muy autocrítica o vale con un poco? “Yo lo soy mucho; pero he aprendido cada vez más a aceptar que cometemos errores. Al principio no me permitía ninguno, y eso lo que hacía era frustrarme. Hace un par de años hice un cambio de chip y se nota. Al final madurar es aceptar que en un partido siempre cometerás algún error… se trata de minimizar el peligro”, cuenta. ¿Ese cambio salió de usted? “Sí, era demasiada exigencia y demasiada autocrítica. Está claro que todos queremos mejorar y ser mejores, pero lo estaba encaminando mal. Ahora sé que no soy tan buena cuando hago un partidazo ni tan mala cuando no aparezco. Encontrar ese equilibrio y esa estabilidad es lo que me hace disfrutar”, concluye.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Fornals se marcha al West Ham


El músculo financiero de la Premier ha vuelto a captar talento en LaLiga. El West Ham de Manuel Pellegrini ha convencido a Pablo Fornals, de 23 años, para dejar al Villarreal, que recibirá por el traspaso 27 millones de euros más variables. El club de Roig ha disfrutado del centrocampista dos temporadas y generado una plusvalía de 16 millones, ya que fue fichado del Málaga en el verano del 2017 a cambio de los 11 millones de su cláusula de rescisión.

La gris e irregular temporada del jugador, concentrado para el Europeo sub-21, no ha menguado el interés del West Ham, petición expresa de su técnico, Manuel Pellegrini, entrenador en su día del Villarreal. Las características técnicas de Fornals, futbolista diferencial, maridan con la propuesta de juego del preparador chileno, que apuesta por el toque y control. En el pasado mercado invernal, el club londinense ya pretendió hacerse con los servicios del castellonense, seducido a su vez por el Nápoles. Pero el Villarreal y Fornals acordaron aplazar el traspaso debido la delicada situación del conjunto castellonense en un convulso curso en el que salvó la categoría en la penúltima jornada.

La trayectoria de Fornals en el Villarreal ha ido de más a menos en consonancia con la marcha del equipo y el cambio de sistema de un curso a otro. En su primera temporada de amarillo, ubicado en la media punta en un sistema 4-4-2 en rombo, el castellonense disputó 35 partidos de Liga anotando tres goles y siendo, junto a Messi, el máximo asistente del campeonato con 12 pases de gol. Además, completó sus estadísticas con un gol y otra asistencia en 11 partidos más entre la Copa y Liga Europa.

En la temporada concluida el mes pasado, la aportación de Fornals se vio mermada por la marcha de Rodrigo al Atlético y la ausencia de Bruno, que obligó tanto a Calleja en sus dos etapas en el banquillo de La Cerámica, como a Luis García en su corta estancia, a prescindir de la figura del mediapunta desplazando a Fornals a una de las dos bandas. El jugador disputó pese a todo 50 partidos, con cinco goles y seis asistencias.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Hazard: “Todavía no soy un ‘galáctico”


“Si al final fichamos a Mbappé, esta cola va a dar ocho vueltas al estadio”, le decía un nieto a su abuelo. Ambos habían renunciado a correr alrededor de un Santiago Bernabéu que ayer por la tarde registró por momentos olas de aficionados. Las carreras alrededor del estadio del Real Madrid evocaban una estampida en medio de la sabana africana, solo que no había miedo en quienes se encontraban dentro de ella. Era una hinchada que descorchaba una ilusión desconocida en los últimos tiempos.

La excitación previa a la presentación de Eden Hazard, el fichaje más caro del Real Madrid —100 millones de euros más 20 en variables—, y su salida al césped de un Bernabéu que mostró una entrada superior a los 50.000 espectadores, rememoró tiempos galácticos. A medida que el Bernabéu iba engordando su figura, el público soñaba en voz alta. “¡Queremos a Mbappé, queremos a Mbappé!”, gritaban pidiendo a Florentino Pérez el fichaje de la estrella francesa, de nuevo espiritualmente presente en el acto. A diferencia de la jornada anterior con Luka Jovic, Hazard pronunció esas dos palabras mágicas que encienden al Bernabéu instantáneamente: “¡Hala Madrid!”, lanzó el belga que, encantado con la estampa, recorrió todos los rincones del campo enviando balones al público. “Tengo muchas ganas de empezar a jugar con esta camiseta y de conseguir muchos títulos. El Real Madrid era mi sueño desde pequeño y ahora quiero disfrutarlo”, dijo el belga, en francés, después de lamentar su flojo castellano.

“Es un día de enorme felicidad para el Real Madrid. Todos sentimos una emoción especial. La emoción de saber que llega al Real Madrid un futbolista fantástico, un futbolista diferente”, le alabó Florentino Pérez. “Hace tiempo que deseaba pronunciar estas palabras. […]Sabemos que el Real Madrid era tu sueño, y ese sueño empieza a cumplirse en estos momentos. Bienvenido al Real Madrid, bienvenido a tu casa”, remachó el mandatario.

Vestido de nuevo de traje, Hazard atendió a los medios con el mismo gesto de tranquilidad que le acompañó en todo momento. “Desde que empecé a jugar con mis hermanos en el jardín de casa empecé a apoyar al Madrid, luego me marché a Francia, al Lille, después al Chelsea a Inglaterra, pero llegar aquí y ponerme esta camiseta es un honor”, concedió el belga, que reconoció que la presencia de Zinedine Zidane en el banquillo fue un aliciente extra para su incorporación. “Todo el mundo sabe que Zidane era mi ídolo desde pequeño. El hecho de que sea el entrenador del Madrid ha sido un factor importante”.

La grada del Bernabéu, durante la presentación de Hazard.
La grada del Bernabéu, durante la presentación de Hazard. Getty

Sin querer adelantarle el trabajo a su nuevo técnico, Hazard aseguró que, aunque su posición ideal sería “a la izquierda o de 10”, no le importaría adaptarse a cualquier otra. También se quitó galones en cuanto a su condición de galáctico. “No soy un galáctico, todavía no, aunque espero serlo algún día. Soy Eden Hazard, y todo lo que he hecho en el pasado será borrón y cuenta nueva. No soy un galáctico, solo un buen jugador”, explicó con un tono que sonó sincero. A pesar de esa modestia, tanto el jugador como el Madrid asumen que su incorporación al equipo supone no solo un plus deportivo, sino también una designación como estrella mediática. “En el Madrid hay muchos líderes, y por eso para mí el grupo es lo más importante. Vengo para intentar mejorar el grupo con mi experiencia, mis regates, y mis goles, tal vez. He sido el líder con el Chelsea, con la selección de Bélgica, y aquí voy a hacerlo todo para ganar”, aseguró.

Algunos de esos líderes a los que aludió, como Sergio Ramos, son los que lanzan, por ejemplo, los penaltis, una de las especialidades del belga. “Creo que los seguirá tirando y marcando muchos goles”, dijo sonriendo. De la misma forma que reconoció que el número 10 seguirá siendo propiedad de Luka Modric. “Le pregunté si me prestaba el número, pero me dijo que no. Así que tendré que buscarme otro”, reconoció bromista.

A sus 28 años, Hazard asume un desafío que reconoció enfrentar en el momento idóneo. “No creo que sea muy tarde, tengo 28 años, estoy en el mejor momento, que para un jugador es entre los 27 y los 32. El sueño de jugar en el Madrid ha estado ahí mucho tiempo, pero ahora era el momento de marcar un antes y un después”. Las expectativas sobre él son las que establece su trayectoria, la cuantía de su traspaso y lo que espera el club de su talento. No se reconoce como galáctico, pero lo que todos desean es que lo asuma lo antes posible

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Pizzi: “En Sudamérica ha bajado mucho el nivel del fútbol”


Por momentos parece que se va a quedar callado, pero no. Tiene ese tono pausado propio de los que piensan bien antes de hablar. Juan Antonio Pizzi (Santa Fe, Argentina, 51 años) es el último entrenador campeón de América, con Chile en 2016. La final se la ganó justamente a Argentina. Le costó celebrarlo. Ya lo había sufrido como jugador, cuando se quedó mudo después de firmarle un gol a la Albiceleste con la camiseta de España. Pichichi con el Tenerife en 1996, como técnico se consagró en Chile y en Argentina. También dejó un buen recuerdo en el Valencia, tras alcanzar las semifinales de la Liga Europa en 2014. Hoy técnico de San Lorenzo, ayer goleador. Y hace tres años, victorioso en una Copa América que arranca este viernes una nueva edición en Brasil (Dazn Televisión).

Pregunta. Se quedó con las ganas de ser médico. ¿Qué clase de médico que hubiese sido?

Respuesta. Hice el primer año de medicina hasta que debuté en Rosario Central y lo tuve que dejar. Creo que me hubiese dedicado a la medicina deportiva. Y, con humildad, me parece que hubiese sido un buen médico.

P. ¿Por qué?

R. Primero, por lo más importante: sanar las dolencias físicas. Pero también porque hubiese acompañado al paciente con optimismo y hubiese puesto mucha dedicación a la recuperación. El convencimiento para que las cosas salgan bien es muy importante para tener resultados. En la medicina, el que transmite las soluciones tiene que estar convencido de que te puede ayudar.

P. ¿Como un entrenador?

R. Más o menos lo mismo. Tu personalidad se manifiesta en tu manera de trabajar. Hagas el trabajo que hagas. Los entrenadores utilizamos nuestros conocimientos para que el jugador esté contento, para que se pueda expresar en la cancha lo mejor posible. Y, sobre todo, que para obtengan buenos resultados.

P. ¿A usted lo marcó más su padre o algún entrenador?

R. En mi casa siempre me enseñaron que había que trabajar para conseguir las cosas. Aunque tuviese facilidades económicas, siempre se me exigió un esfuerzo para lograr lo que quería. Por eso de pequeño vendía rifas y helados para pagar mis gastos. Y, en el caso de los entrenadores, todos te van aportando algo diferente. Valdano, por ejemplo, fue muy importante. Jorge Solari lo mismo. Y Van Gaal probablemente haya sido el que más enseñanzas tácticas me dejó. Su filosofía de juego se basaba mucho en los sistemas tácticos, como es habitual en la escuela holandesa que hace mucho hincapié en la técnica del futbolista pero también en los movimientos predeterminados.

P. ¿Van Gaal no era de conversar mucho con los jugadores?

R. Cada médico o cada entrenador elige el camino en la comunicación con sus pacientes o con sus jugadores. En ese aspecto, la forma de ser de Van Gaal es diferente de la que elijo yo.

P. ¿En el deporte de élite la comunicación es clave?

R. Es básico. Muchas veces de una conversación con un jugador puede surgir algo mejor para el equipo. Ellos te pueden dar una visión distinta o enriquecer la que ya tienes.

P. ¿No pierde autoridad?

R. No, eso sería subestimarse. No me molesta para nada consultar con los jugadores. Es fundamental la relación del futbolista con el entrenador. Por supuesto, la última decisión es del técnico.

P. ¿Qué le motivó para volver a Argentina?

R. Ya había vuelto en mi etapa como jugador, después de casi 10 años en el extranjero, donde la mayor parte de mi carrera la había realizado en España, y en ese momento surgió el problema del corralito en 2001. Después, el trabajo me llevó del país en los últimos siete años. Pero mi vida está en Argentina. Es la esencia de lo que soy. Entonces, no necesito demasiadas excusas para volver.

P. ¿Eso que ha jugado para España?

R. Tuve la posibilidad de representar a España. No fue una decisión impulsiva. Le pregunté a mucha gente.

P. ¿Cómo ve el fútbol sudamericano?

R. Ha bajado mucho el nivel como consecuencia de la rapidez con la que se van los chicos a jugar en el exterior. Eso se nota en Brasil, en Argentina…

P. ¿Cómo llegan las favoritas a Brasil?

R. Ninguna llega como favorita. No hay un equipo que haya destacado por encima de los otros. Probablemente, Brasil, por ser local, cuente con alguna ventaja, pero me parece que el inconveniente de Neymar con su lesión y toda la situación que ha vivido puede mermar sus posibilidades por el estado de ánimo que puede vivirse dentro del grupo.

P. ¿En qué momento está Chile?

R. Está en un proceso de recambio y busca, fundamentalmente, levantar el nivel de Alexis Sánchez. Si bien no llega como favorita, el hecho de haber ganado las últimas dos ediciones lo convierten en un equipo a respetar. Y debe ser así.

P. ¿Y Argentina?

R. Siempre es candidata, más teniendo a Messi en el equipo. A priori, las dos con más opciones son Argentina y Brasil.

P. ¿Todo depende de Messi?

R. Por más que uno quiera cuidarlo, protegerlo y tratar de quitarle el mote del salvador siempre termina siendo decisivo. Es muy difícil que se pueda aislar de ese papel protagonista. Argentina dependerá de cómo esté Leo. Si él está bien, tiene muchas chances de ganar la Copa América.

P. ¿Lo que hizo Messi hasta ahora en la selección parece poco?

R. No sé si nos parece poco. Queremos demostrar que podemos ser campeones y por eso la exigencia de los jugadores, de la gente y del periodismo. A veces, eso se vuelve en contra por tanta presión. A los argentinos nos gustaría que Leo repitiera los títulos que consiguió con el Barcelona en Argentina. Entonces, siempre le exigimos más. Incluso, cuando lo que ofrece es de por sí mucho. Creo, sin embargo, que la gente lo respeta y lo valora como al mejor jugador de la historia junto a Maradona y eso no va a cambiar.

P. En el fútbol actual, ¿ya no existen los delanteros como usted?

R. Sí, se ha modificado el biotipo. El fútbol buscaba otras soluciones y hoy los caminos van por otro lado. Distintos tipos de jugadores se han adaptado a jugar en la posición de nueve, con características muy diferentes.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Neymar le deja su casa a Messi


El fútbol cada tanto se da un paseo por su tierra preferida. No lo inventaron, pero lo juegan como nadie. No lo propagan, pero no existe un mejor embajador. El fútbol vuelve a Brasil, pentacampeón del mundo, octacampeón del América, ganador del Oro Olímpico. No hay trofeo que se le resista a la Canarinha. La resistencia, sin embargo, nace en una parte de la sociedad, de nuevo en llamas en la víspera de un gran evento deportivo. Si en la previa del Mundial 2014 las protestas por mejoras salariales llevaron a enfrentamientos de manifestantes con la policía, antes de Río en 2016 los duros reproches contra el gobierno se amparaban en los problemas en el transporte, la seguridad y en las obras atrasadas pusieron en jaque la paz en los Juegos. Algo no cambia en Brasil, gobierne Dilma Rousseff o Jair Bolsonaro, no hay balón que eclipse las heridas sociales ni copa que funcione de placebo. Los principales sindicatos convocaron un paro general para este viernes, justo el día que la Canarinha abre la Copa América ante Bolivia.

A Brasil lo ridiculizan los Mundiales como lo agradan las Copas América. Si en 1950 lo tumbó Uruguay; en 2014 lo vapuleó Alemania. De Maracaná al Mineirão, de humillación a humillación. Todo cambia, sin embargo, en los torneos continentales. Cada vez que Brasil ejerció de anfitrión de América, la Canarinha abrió las vitrinas. De hecho, hasta 1989 Brasil solo había levantado la copa en su casa, las tres anteriores en 1919, 1922 y 1949. Después conquistó cuatro títulos más: 1997, 1999, 2004 y 2007. Esta vez, llega tocada. Frustrada otra vez al ver como su hijo predilecto se revuelca en el barro tras otra lesión. No hay manera de que Neymar se siente en el trono de Senna. Si el piloto anestesió a una sociedad que intentaba olvidar la dictadura en los años 80, el futbolista del PSG salta de chasco en chasco sin poder conquistar de lleno a la torcida deseosa de un nuevo héroe.

Una corona que persigue Messi en Argentina, empecinado en darle un título a la Albiceleste, seca desde 1993, cuando Batistuta, Simeone, Redondo y compañía le dieron la última copa en Ecuador. Hace tiempo que anda perdida Argentina, sin más brújula que la inspiración de La Pulga, a veces cuestionado, otras venerado, siempre a la sombra de Maradona. América se le atraganta a Argentina, finalista en tres de las últimas cuatro ediciones (2007, 2015 y 2016), en Chile 2015 y en Estados Unidos 2016 derrotado en la timba de los penaltis ante La Roja.

Chile está preso de éxito. Se quedó fuera de Rusia y llega a Brasil sin más ilusión que una generación de futbolistas espléndidos, más pendientes de los egos que del fútbol. Nadie se anima a descartar a Uruguay. La Celeste tiene un idilio en el torneo más longevo a nivel de selecciones. Nadie tiene consiguió más copas que Uruguay (15), perseguido por Argentina, que busca de una vez por todas la gloria de Messi. La acarició en 2014, cuando Götze le negó la inmortalidad en Maracaná. La Pulga quiere su revancha en Brasil. Su amigo Neymar no estará para negársela.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Hazard: “Todavía no soy un galáctico. Espero serlo algún día”


Daniel Gómez

Tras finalizar la primera rueda de prensa de Hazard como jugador del Madrid nos despedimos. ¡Hasta la próxima!

Daniel Gómez

Finaliza la primera rueda de Hazard como jugador del Madrid. 

Daniel Gómez

“El estilo de la Premier y la Liga es diferente, pero no creo que haya una más difícil que la otra. Aquí voy a poder evolucionar”.

Daniel Gómez

“En la última temporada hubo algunos malos momentos para el Madrid, pero todos los clubes tienen altibajos. Tendremos incluso más ganas para el año que viene”.

Daniel Gómez

“No estoy aquí para hablar de fichajes. No soy el que decide ni el que ficha”, responde Hazard a las preguntas sobre el supuesto interés del Madrid en Mbappé.

Daniel Gómez

“Benzema es el mejor delantero centro del mundo. Creo que me va a hacer mejor futbolista el jugar con él”.

Daniel Gómez

“No sé si será más fácil ganar el balón de oro aquí. Dependerá de cómo juguemos, pero no pienso en ello, solo en ayudar al equipo a ganar. Y si luego llega pues genial. Está en mi cabeza pero no pienso en ello todos los días”.

Daniel Gómez

“No soy un galáctico, todavía no. Espero serlo un día. Me considero un jugador muy bueno pero todavía no un galáctico”.

Daniel Gómez

“Me vi con Florentino una vez en una gala en Londres y me dijo que era el momento de que viniera al Madrid. Eso me puso muy contento”.

Daniel Gómez

“Voy a intentar ser el mejor jugador del mundo. Para ello, lo primero era venir al mejor equipo del mundo. Esto es un nuevo reto”.

Daniel Gómez

“Siempre he soñado con el Real Madrid, desde muy pequeño. No he dudado nunca de que fuera a jugar en el Madrid. Era el momento perfecto para venir a jugar aquí. Ahora simplemente tengo que demostrar mi calidad en el campo.

Daniel Gómez

“He hablado mucho con Courtois del Real Madrid. Es un gran amigo y me gusta jugar con mis amigos, así que estoy muy contento de que pueda estar aquí con él y espero ganar muchos títulos juntos”.

Daniel Gómez

“Estoy en un club muy exigente, que quiere ganarlo todo. Espero que todos los fans estén orgullosos desde el primer día de lo que pueda hacer en el campo”.

Daniel Gómez

“He tenido la suerte de hablar con Modric a través de Kovacic. De broma le pregunté si me podía dejar el número 10 pero me dijo que no”, reconoce entre risas Hazard. “Pero el número no es algo importante ahora”, concluye.

Daniel Gómez

“Todo empezó el año pasado después del Mundial, pero he seguido un año más en el Chelsea. Hicimos un gran año y creo que este verano era el momento perfecto para fichar por el Madrid”.

Daniel Gómez

“Tengo 28 años y estoy en el mejor momento de mi carrera. En mi carrera he tenido varias etapas y ahora era el momento de marcar un antes y un después en mi carrera y llegar al club más grande del mundo”.

Daniel Gómez

“Creo que Sergio Ramos los tira muy bien. Pero si me pide que los tire… No creo que me lo pida, porque los tira muy bien”, responde Hazard sobre si le gustaría lanzar los penaltis en el Madrid.

Daniel Gómez

“Siempre me ha gustado jugar por la izquierda o como número diez. Son las posiciones que siempre me han gustado”

Daniel Gómez

“Todo el mundo sabe que Zidane era mi ídolo desde pequeño. Es alguien muy importante para el club y el hecho de que sea el entrenador es un factor importante, pero no el único, por supuesto”

Daniel Gómez

“He soñado con esto desde muy pequeño. Empecé a apoyar al Madrid desde que era muy muy pequeño. Tengo muchas ganas de que empieza ya la temporada”

Daniel Gómez

Empieza a responder a las preguntas de prensa.

Daniel Gómez

Vuelve a salir Hazard acompañado de Emilio Butragueño.

Daniel Gómez

50.000 aficionados del Real Madrid se han reunido este jueves en el Santiago Bernabéu para asistir a la presentación de Hazard.

Daniel Gómez

Se retira Hazard a vestuarios. En unos minutos se dirigirá a la sala de prensa del Bernabéu para afrontar su primera rueda de prensa como jugador del Madrid.

Daniel Gómez

Tira Hazard un penalti simbólico. Su primer tanto con el Madrid.

Daniel Gómez

Besa el escudo del Real Madrid Hazard y enloquece el público del Bernabéu.

Daniel Gómez

Empieza a lanzar Hazard alguno de los 500 balones que va a repartir entre los aficionados.

Daniel Gómez

Posa para los fotógrafos el belga, que da sus primeros toques al balón vestido de blanco. 

Daniel Gómez

Salta Hazard al césped del Bernabéu.

Daniel Gómez

“Hace cinco meses me dijo: mi sueño es jugar en el Madrid. Es una persona y un jugador fantástico. Va a jugar con los mejores jugadores del mundo. Ahora lo importante es que consiga ganar títulos”, cuenta Roberto Carlos

Daniel Gómez

Se anuncia ahora por megafonía que en breves momentos Hazard pisará el césped del Bernabéu vestido de corto. Ya se retira el belga hacia vestuarios para cambiarse.

Daniel Gómez

Vuelve a posar Hazard con la camiseta del Madrid. Sube toda su familia a fotografiarse con el propio Hazard y con Florentino Pérez. Entre ellos está Thorgan Hazard, jugador del Borussia Dortmund y hermano del nuevo fichaje del Real Madrid.

Daniel Gómez

“Tengo muchas ganas de empezar a jugar con esta camiseta, conseguir muchos títulos. Era mi sueño desde pequeño jugar en el Real Madrid, y ahora quiero disfrutar”. Estas son las primeras palabras de Hazard como futbolista del Real Madrid.

Daniel Gómez

Toma la palabra Hazard, que saluda en castellano, pero hablará en francés.

Daniel Gómez

“Sabemos que el Real Madrid era tu sueño, y ese sueño empieza a cumplirse en estos momentos. Bienvenido al Real Madrid, bienvenido a tu casa”, concluye Florentino Pérez.

Daniel Gómez

“Hace tiempo que deseaba pronunciar estas palabras. Hoy damos la bienvenida a uno de los mejores jugadores del mundo: Eden Hazard”, dice Florentino.

Daniel Gómez

Toma la palabra Florentino Pérez: “Es un día de enorme felicidad para el Real Madrid. Hoy todos sentimos una emoción especial. La emoción de saber que llega al Real Madrid un futbolista fantástico, un futbolista diferente”.

Daniel Gómez

Se emite ahora mismo un vídeo con algunos de los mejores goles de Hazard durante su carrera. Como profesional, el belga ha pasado por dos equipos antes de llegar al Real Madrid: el Lille y el Chelsea.

Daniel Gómez

Ya llega Hazard al palco de honor del Santiago Bernabéu. Comienza la presentación del belga con el Real Madrid.

Daniel Gómez

Y se desvela uno de los misteriosde la tarde. La camiseta de Hazard todavía no tiene número. Habrá que esperar para saber que dorsal lucirá el belga.

Daniel Gómez

Posa Hazard con la camiseta del Real Madrid por primera vez. De fondo, las 13 Copas de Europa conquistadas por el Real Madrid. 

Daniel Gómez

En estos momentos, Florentino Pérez y Eden Hazard están firmando el contrato que unirá a Hazard con el Real Madrid las próximas cinco temporadas.

Daniel Gómez

Se abraza Hazard con Florentino Pérez. Ya está todo preparado en el palco de honor del Santiago Bernabéu para que Hazard pose por primera vez con la camiseta del Real Madrid.Mientras, en la grada, la gente hace la ola para matar el rato.

Daniel Gómez

Se abre el tercer anfiteatro del Bernabéu. Sigue entrando gente al coliseo blanco, que va a presentar una gran imagen para recibir a su nuevo ídolo.

Daniel Gómez

Ya está Hazard en el que será su vestuario durante las cinco próximas campañas. Apenas quedan unos minutos para que comience su presentación.

Daniel Gómez

Es posible que el inicio de la presentación se retrase unos minutos ya que todavía hay mucha gente fuera del estadio haciendo fila para entrar.

Daniel Gómez

Esta mañana, Hazard ha pasado el reconocimiento médico sin problemas, y en estos mometos se encuentro en el Santiago Bernabéu firmando el contrato que le unirá con el Real Madrid para las próximas cinco temporadas.

Daniel Gómez

Sigue entrando gente en el Santiago Bernabéu a un cuarto de hora del comienzo de la presentación. Parece que el coliseo blanco va a presentar una buena imagen para recibir a su nueva estrella. Foto: EFE.

Daniel Gómez

El belga es un viejo anhelo del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. Tras intentar sin éxito su contratación en varias ocasiones en el pasado, este año ha conseguido que Hazard cumpla su sueño de vestir de blanco, con un traspaso cuyo montante total puede superar los 100 millones, lo que convertiría al belga en la operación más cara del Madrid, superando a la de Bale  (101 millones). 

Daniel Gómez

¡Muy buenas tardes a todos! Bienvenidos a la retransmisión en directo de la presentación de Eden Hazard con el Real Madrid. El belga llega al Bernabéu procedente del Chelsea como el gran fichaje de lo que va de mercado.

Cobo, desposeído de la Vuelta a España de 2011 por dopaje


La Unión Ciclista Internacional (UCI) ha anunciado que desposee a Juan José Cobo de su victoria en la Vuelta de 2011. La razón, contenida en un escueto comunicado, es que reanalizando las muestras tomadas al ciclista cántabro en controles antidopaje entre 2009 y 2011 se han encontrado anomalías en su pasaporte biológico. Asimismo sanciona a Cobo, de 38 años y jubilado del ciclismo en 2014, a tres años de sanción. El corredor tiene derecho a recurrir la decisión ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS). Si la sanción se mantiene, la UCI podría asignar la victoria de aquella Vuelta al segundo clasificado, el inglés Chris Froome. En el nuevo podio le acompañarían su compatriota Bradley Wiggins y el holandés Bauke Mollema.

Decisiones similares, aunque no tan dilatadas en el tiempo, se tomaron en 2005, cuando Roberto Heras dio positivo por EPO y su victoria en la Vuelta la heredó el ruso Denis Menchov; en 2006, el Tour pasó de Floyd Landis a Óscar Pereiro; en 2010, Alberto Contador lo perdió en favor de Andy Schleck, y, en 2011, el Giro se le quitó a Contador para dárselo a Michele Scarponi. Sin embargo, la UCI no consideró apropiado conceder a ningún otro corredor la victoria de los siete Tours que le retiró a Lance Armstrong: en el libro oficial del Tour, las ediciones de 1999 a 2005 no tienen ganador.

 

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Rubi aterriza en el Betis en medio del huracán


En un mes, el Betis ha perdido a su entrenador con contrato en vigor, Quique Setién, y al director deportivo que apostó por su destitución en una decisión de alto riesgo, Lorenzo Serra Ferrer. Lo curioso del asunto es que justo después de que el propio Serra avalara la contratación de Joan Francesc Ferrer, Rubi, el nuevo técnico, los dirigentes del Betis decidieron desprenderse del propio Serra. El presidente del club, Ángel Haro, y el consejero delegado, José Miguel López Catalán, le plantearon la pasada semana a Serra, un ídolo de la afición, una rebaja considerable de su salario y una merma trascendente de sus funciones ejecutivas. El balear no aceptó y presentó su dimisión el lunes. El anterior director deportivo tomó la decisión de contratar al técnico tras reunirse con el catalán, con el que ha mantenido varias conversaciones telefónicas para planificar la próxima temporada. Ahora, se negocia el despido de Serra mientras se ponía de largo a Rubi.

Con la afición muy enfadada con la salida de Serra, un mito para los béticos por su trabajo en el banquillo y la dirección deportiva en los dos últimos años, el presidente Haro dio un discurso previo a la presentación de Rubi donde dejó claras algunas cuestiones. “Los hombres y los nombres pasan. Lo importante es el Betis y no deben existir los personalismos”, aclaró el máximo dirigente verdiblanco ante el senado bético. En él, jugadores históricos de la entidad como Javier López, Julio Cardeñosa, Rafael Gordillo o Francisco Bizcocho. Quizás a Serra no se le perdonó que apostara por la destitución de Setién cuando los dirigentes estaban con el cántabro, en el que mantenían la fe a pesar de tener a la grada en contra. Serra quiso destituir a Setién incluso antes del final de la Liga. El cisma llegó a la hora de tratar el futuro del anterior entrenador. Parecía, entonces, que había ganado Serra. Nada más lejos de la realidad. Al final, el vicepresidente deportivo ha sido despedido. “Es una lástima porque Serra es historia del Betis, pero no ha aceptado los cambios que teníamos que hacer en la dirección deportiva”, aclaró López Catalán justo después del adiós de Serra. Las relaciones entre López Catalán y el vicepresidente deportivo no fueron las mejores desde el pasado mercado invernal.

En medio de este huracán, con la figura de Serra idolatrada por la afición y la necesidad de dar un nuevo impulso a un club que se reinventa de forma continua, Rubi se mostró muy conciliador con todo lo que está ocurriendo en el Betis. “Quiero manifestar mi máximo respeto a Don Lorenzo Serra Ferrer, historia de la buena del Betis. Ya no está, pero que hubiera apostado por mí supone un plus de responsabilidad para devolverle la confianza que ha depositado en este cuerpo técnico”, aclaró Rubi, quien se trabajó un discurso muy halagador a la que será su nueva casa, donde ha firmado un contrato por las tres próximas temporadas con un salario anual muy cercano a los tres millones de euros brutos.

Sin Serra, el otro gran nombre que asomó por la sala de prensa de la ciudad deportiva del Betis fue el de Quique Setién. Otra sombra también muy alargada para Rubi. “Es evidente que tanto Setién como yo estamos en el mismo saco de los entrenadores que quieren ganar siendo protagonistas con el balón y teniendo la iniciativa, aunque tenemos también miles de diferencias”, aclaró el nuevo preparador del conjunto verdiblanco. “Prefiero ganar por 4-3 que por 1-0. Qué le voy a hacer, soy un entrenador de clara vocación ofensiva, aunque también me gusta cuidar los aspectos defensivos”, añadió Rubi, que tiene como objetivo devolver al Betis a una competición europea. El conjunto andaluz ha sido el décimo clasificado en la pasada temporada.

Rubi apareció escoltado por Alexis Trujillo, nuevo hombre fuerte de la secretaría técnica bética. La parcela está sujeta también a varias incorporaciones después de la salida de Serra. Rubi trabajará en el Betis con su habitual equipo: Jaume Torras será el segundo entrenador; Xabi Gil será el preparador físico; y Manel González, el analista. Además, Diego Tuero será el preparador de porteros y Marcos Álvarez, quien ya trabajara con Setién, se mantendrá en el grupo de trabajo como preparador físico al lado de Gil. Por último, el entrenador tuvo palabras de mucho cariñño para el Espanyol: “No me gustó que mi salida haya sido algo conflictiva. Al Espanyol lo quiero y le deseo lo mejor. Simplemente escogí otro camino. También hay veces que los clubes despiden a los entrenadores”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Con estrella y estrellado


Este jueves se cumple un año del terremoto que sacudió el fútbol español en vísperas del Mundial de Rusia. En un escueto comunicado oficial, el Real Madrid anunciaba la contratación del seleccionador Julen Lopetegui y la RFEF reaccionaba despidiendo al técnico vasco a dos días del arranque mundialista. “Guerra civil española”, titulaba el Daily Mail una noticia que acaparó portadas en todo el mundo y partió en dos a la opinión pública de este país, una España tan acostumbrada a las posturas irreconciliables que, tres meses después del anuncio, votaba en el Congreso un decreto ley para exhumar a Franco. Ni que decir tiene que solo el dictador terminó la temporada y hasta se podría afirmar que levantó un gran título en primavera: el de jefe del Estado desde el 1 de octubre de 1936 hasta su muerte, concedido hace pocas semanas por la sección cuarta de la sala tercera del Tribunal Supremo.

A Julen Lopetegui, en cambio, lo habían despedido el 29 de octubre tras encajar cinco goles en su visita liguera al Camp Nou. Si meteórico fue su ascenso a la Cima Coppi de los banquillos, a esa banqueta electrificada que todavía conservaba el perfume chamuscado de Zinedine Zidane, meteórico sería también su descenso a las colas del paro, de donde acaba de rescatarlo el Sevilla para ahondar en su leyenda de eterno seductor. Nunca le han faltado novias a Lopetegui, ni siquiera cuando una tras otra lo iban abandonando señalándole los defectos. De corte en corte –primero el Rayo Vallecano, luego el Real Madrid Castilla- llegó al banquillo de su primer grande europeo: el Oporto. Aquella fue una hazaña confusa, previo paso por los platós de televisión, como un soldado de infantería que tratando de desertar termina conquistando el norte Portugal. Luego llegaría su paso por la rojita, su ascenso a la Roja mayúscula, y esos 20 partidos que le entregaron las riendas del mayor club del mundo en la antesala del mundial.

A Sevilla llega el vasco de la mano de Monchi y repitiendo estrategia: hacer amigos desde la primera rueda de prensa. Sea por su condición declarada de madridista, o por su abrupta salida de la Selección nacional, el nombramiento no parece haber despertado un gran entusiasmo en Nervión, por más que Lopetegui haya recurrido a todas los tópicos del discurso amable durante su acto de presentación: la grandeza del Sevilla frente al gran rival, el ambiente mágico del estadio, la especial naturaleza de su afición… Solo le faltó entonar unas coplillas del himno de El Arrebato y ponerle pegas al toreo de Curro Romero. La realidad, sin embargo, nos remite a un proyecto complicado, en plena reconstrucción, que necesitará de obras -y no de palabras- para cristalizar en algo más que una nueva aventura sobre el alambre.

Dice el viejo dicho castellano que “unos nacen con estrella y otras nacen estrellados”. Y por ahí, se me antoja, podría comenzar el verdadero reto de Julen Lopetegui en Sevilla: por demostrar, como ha hecho a lo largo de su extravagante carrera, que una cosa y la otra no siempre resultan del todo contradictorias.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


España se condena sola ante Alemania


Cuando se viene de las catacumbas, no siempre una derrota debiera ser un paso atrás. El fútbol femenino español, puro barbecho hace nada, furtivo ante la corrosiva masculinidad imperante, busca de forma encomiable dar un paso al frente contra viento y marea. Está en el Mundial en el que debe graduarse cerca de la élite. Y no renunció a ello ante una superpotencia como Alemania, todo un hueso. Perdió por un desliz propio, pero compitió con un cuajo extraordinario. No se concedió coartadas por estar frente a la segunda selección del ranking FIFA.

Alemania

GER

ESP

España

Alemania

Almuth Schult, Verena Schweers, Marina Hegering, Kathrin Hendrich (Klara Bühl, min. 45), Sara Doorsoun, Giulia Gwinn, Sara Däbritz, Lena Goeßling (Melanie Leupolz, min. 79), Lena Oberdorf (Lina Magull, min. 64), Svenja Huth y Alexandra Popp.

España

Sandra Paños, Marta Corredera, Irene Paredes, Mapi León, Marta Torrejón, Jenni Hermoso, Silvia Meseguer (Patri Guijarro, min. 65), Virginia Torrecilla, Mariona (Lucía García, min. 58), Nahikari García y Alexia Putellas (Aitana Bonmatí, min. 76).

1-0 min. 41: Sara Däbritz .

Verena Schweers (min. 62).

Arrancó España de maravilla. Sin complejos. Con el fútbol protesta que no se le vio de inicio en su estreno ante Sudáfrica. Sacudida la tiritona del estreno, la Roja madrugó decidida a sublevarse frente a la siempre turbadora Alemania. Su solo nombre ya intimida. Y sin reparar si quiera en su hercúleo físico y su deslumbrante historial (dos Mundiales, ocho Eurocopas, un oro olímpico, nueve Champions de clubes…). Tampoco castañetearon las españolas al recordar que para la Roja el reto suponía su quinto partido mundialista, por el número 40 de su jerárquico adversario.

Nada le pesó al equipo de Jorge Vilda. Tomó el mando, dio palique a la pelota y, de entrada, aturulló a las germanas. La central Irene Paredes, firme e inteligente al cruce, marcó territorio delante de la guardameta Paños. Meseguer —relevo de Losada respecto al debú— hizo de gregaria para la polivalente Torrecilla, capaces ambas de plantar un dique que evitara los contragolpes alemanes. En la ofensiva, la Roja balizaba con Jenni Hermoso, que disimula con su físico-pértiga. Tiene talla para el juego de espaldas y, sobre todo, pies finos. Hábil y chisposa, se revuelve como pocas en cualquier minifundio. La titularidad de Nahikari, despertador ante Sudáfrica, liberó a Hermoso como ariete, le propició mayor observatorio. Una España más telescópica. Tanto que antes del cuarto de hora, Nahikari, una delantera marine, fajadora y vertical, descorchó a las zagueras centrales de Alemania. Primero, se plantó cara a cara con Schult, portera germana, tras una pifia de Hegering. Se quedó sin metros y la retaguardia rival pudo abrocharla. Poco después, un pase geométrico de Hermoso citó de nuevo con el gol a la atacante de la Real Sociedad. Quiso estampar el disparo con el empeine exterior derecho: no ajustó el gesto técnico y obvió otras salidas más sencillas.

Un remate fuera de Meseguer selló el mejor momento español. Hasta que la selección de Martina Voss-Tecklenburg dio con la tecla para equilibrar el pulso. Sin Marozsan, la estrella lesionada, la preparadora alemana echó el lazo a Oberdorf, una chica que hasta diciembre no cumplirá los 18. También se alistó Gwinn, que llegará a los 20 el próximo día 2. Se asentó la cadete Oberdorf y despegó Gwinn, que buscó las cosquillas al lado débil de la Roja. Popp, la ariete, sacaba de zona a Mapi León, central por la izquierda, mientras la propia Gwinn y Huth cargaban con superioridad sobre Corredera, lateral diestra empotrada en su costado menos natural. Y ya con el duelo más igualado, Alemania hizo bingo. La jugada se trenzó por la vía de evacuación que había adivinado entre León y Corredera. Huth abrió gas y asistió a la cabeza de Popp. Paños rechazó el remate con muchos reflejos y Torrejón, la capitana, titubeó donde jamás se puede titubear: con la pelota a un palmo de la línea de gol. Torrejón, con Däbritz a su espalda, vaciló al despejar. Quizá pensó que llegaría su portera. Quizá, quizá… A España el partido ya se le hizo más alpino.

Vilda recurrió a Lucía García, una agitadora con mucho descaro que a punto estuvo de agrietar a las germanas con su empuje y determinación. También tuvieron carrete Guijarro y Bonmatí, pero en el segundo acto el encuentro ya fue pendular. Afanosa España rumbo al área de Schult. Velocista Alemania, ya con más puertas abiertas para contragolpear. Las dos selecciones estuvieron en la sala de espera del gol. No le llegó a la Roja para el empate. Y las teutonas resistieron con solo un tanto de ventaja.

Cayó España. Nada que reprocharse por su competitividad ante tan gigantesco rival. Es tiempo de dar otro paso adelante frente a China. Es tiempo de creer que hay octavos a la vista. Con su crecida, evidente ante Alemania, ha llegado el momento de que la Roja no se conforme con un papel de telonera. Está ante el Mundial de su merecidísima confirmación.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


El Deportivo incendia Riazor con un primer paso hacia Primera División


En un partido con todos los ingredientes que hacen grande el fútbol, que expuso dos estilos y los mostró en lo bueno y en lo mejorable, con goles, remontadas y polémicas, el Deportivo dio un paso más que el Málaga en una eliminatoria que exigirá al equipo andaluz una remontada en su estadio si quiere seguir en la pelea por ascender a Primera División. Ganaron los coruñeses (4-2) en una liza vibrante, con momentos mágicos en un estadio que llevaba tiempo desenganchado del equipo y que ahora cree que una temporada con momentos de pesadilla puede acabar en un dulce despertar.

Deportivo

DEP

MGA

Málaga

Deportivo

Dani Giménez, M. Somma, Saúl García, Domingos Duarte, David Simón, Bergantiños, Pedro (Nahuel, min. 68), Fede Cartabia (Caballo, min. 80), Edu Expósito, Borja Valle (Vicente Gómez, min. 85) y Carlos Fernández.

Málaga

Munir, Iván Rodríguez, Luis Hernández, Pau Francisco Torres (Diego González, min. 79), Federico Ricca, Keidi, Renato Santos, Javi Ontiveros, Badr Boulahroud (Morán, min. 65), Adrián (Pacheco, min. 65) y Gustavo Blanco.

0-1 min. 17: Luis Hernández . 1-1 min. 20: Carlos Fernández (p). 1-2 min. 36: Javi Ontiveros . 2-2 min. 55: Pedro . 3-2 min. 62: Carlos Fernández . 4-2 min. 77: Borja Valle .

César Soto Grado

Pedro (min. 12),
Iván Rodríguez (min. 24),
Keidi (min. 29) y
Javi Ontiveros (min. 90).

Estadio:ABANCA-Riazor

Quien deba jugar una eliminatoria teñida con tanta tensión y exigencia debería tomar el molde con el que partió el Málaga en Riazor, con autocontrol y paciencia para mover la pelota y al rival, con jerarquía para imponer su idea con balón y un plan claro para convertir el partido en un calvario para el Deportivo cuando lo recuperaba. Partió incómodo el equipo local, sin recursos para salir de la presión y afianzarse con el esférico en los pies. Ahí, en esa puesta de largo, el Málaga se sintió más. Y lo fue.

Pero los partidos transitan y mudan y el dominador Málaga pasó por periodos delicados y acabó con un color muy diferente al del inicio. Estuvo al filo del desastre cuando a la media hora, en una contra tras una acción a balón parado, Fede Cartabia le quitó las pegatinas a Keide Bare y se disparó hacia la portería de Munir. El centrocampista albanés le agarró para frenar su escapada y el árbitro resolvió la situación con una tarjeta amarilla que, en realidad, pareció como poco anaranjada. Para entonces el partido estaba empatado, pero los dos equipos ya habían marcado. Lo hicieron en un partido con más sustancia en la pizarra que en las áreas. Costaba entrar en ese castillo, pero no siempre funcionó la vigilancia. La despistó Carlos Fernández, un delantero, en la marca de Luis Hernández, que remató a la red ante las barbas de Dani Giménez un centro combado de Ontiveros.

Ocurrió que no hubo tiempo a percibir virajes en el partido porque nada más ponerse el balón en juego Ricca cometió un penalti evitable sobre el laterak David Simón. Y Carlos Fernández se enmendó desde los once metros. Fue ahí, mediado el primer tiempo, cuando todo se igualó, y no sólo en el marcador. En la refriega se activó el Deportivo, que encontró el hilo del partido en el cuerpo a cuerpo. No le sobra manejo al equipo de José Luis Martí, más cómodo en las transiciones que en la generación. Y el planteamiento paciente del Málaga le dañaba. Por eso en cuanto prendió la mínima chispa semejó más voraz. Pero cuando se barruntaba el fuego, ese lume que desde el club se fomentó como santo, seña y contraseña para este final de temporada, el Deportivo se sintió a sus anchas.

Hasta que Ontiveros tomó el extintor y lo descargó sobre las brasas. Ya no es la primera vez que castiga al Deportivo. Cuando era un adolescente se puso de largo con un golazo desde fuera del área que le derrotó en el último minuto en un duelo en La Rosaleda. Tras vaivenes de juventud (tiene apenas 21 años) y algún parón ha vuelto a crecer desde la llegada de Víctor Sánches del Amo al Málaga. El técnico le pide abrirse y el chico es un extremo a la antigua usanza, de los que se acomodan a pierna cambiada. Tiene regate y disparo. Fue llamativo que nadie del Deportivo se lo tapase para negarle la opción que valió el segundo tanto del equipo andaluz. Estaba lejos, pero la pelota salió de su bota derecha con veneno, imparable para Dani Giménez, atónito ante la parábola que describió. En la segunda parte, con el partido ya empatado, otro intento de Ontiveros se estrelló en el palo.

Dos goles en contra como local cuando el empate final en la eliminatoria supone una derrota no es un buen camino. Pero el Deportivo se revolvió contra su fortuna. Tuvo casta para hacerlo, encontró la manera de imprimirle al partido dos marchas más y seguía con el mechero en la mano. Salió tras el descanso con esa convicción que había exhibido el Málaga una hora atrás. Y llegó Fede Cartabia, al que se esperaba desde hace meses. Otro Ontiveros, por velocidad, regate y capacidad para demoler zagas. El extremo argentino cocinó dos goles que le dieron la vuelta al partido, que lo pusieron patas arriba, también a Riazor. Se los dio a Pedro Sánchez y Carlos Fernández para convertir un duelo que nació visitante en una fiesta local.

El Málaga había perdido el control, pero no dejó de acechar entre esfuerzos y agonías. El Deportivo supo sufrir. Y golpear. Desatado como estaba encontró aliento para castigar al rival con su pegada, la de Borja Valle, que colocó un disparo ceñido al palo, lejos de Munir, para llevar la ventaja coruñesa dos goles arriba y con un cuarto de hora por cumplir. Ahí, con las piernas cargadas, empezaron a pesar los diez meses de competición. Pero nada se para. Todo sigue y el sábado habrá más.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


US Open: cuando un ‘extraterrestre’ Tiger Woods ganó por 15 golpes


Brooks Koepka ganó el US Open de 2017. Y el de 2018. Ganó el PGA del curso pasado. Y el de este. Brooks Koepka, que tiene 29 años, ha ganado cuatro de los ocho últimos torneos del Grand Slam que ha jugado, convertido en Míster major, el señor de los grandes. Koepka es el hombre al que todos miran en la 119ª edición del Open de Estados Unidos que arranca este jueves en Pebble Beach (California). Y en la que busca un registro único: nadie en el golf moderno ha enlazado tres victorias seguidas en este campeonato, y para encontrar algo similar hay que remontarse a la prehistoria del golf, cuando el escocés Willie Anderson venció en 1903, 1904 y 1905. Los antecedentes en otros grandes también hablan de una hazaña casi imposible en el juego hipercompetitivo de hoy.

Y sin embargo, Koepka no aparece en el vídeo promocional que del torneo ha hecho la cadena FOX, dueña de los derechos televisivos. Y claro, se ha mosqueado. “No daba crédito. Vi el vídeo para comprobarlo y me quedé en estado de shock. ¿De verdad que con un año para hacerlo se pueden olvidar del que ha ganado los dos últimos años? No lo entiendo. Esto debería acabar con el despido de alguien”, soltó el actual número uno mundial, trono que pone en juego con Dustin Johnson como único con opciones de quitárselo.

De quien no se olvidan ni por asomo en Pebble Beach es de Tiger Woods. Su exhibición en este campo en el año 2000 todavía retumba como una de las mayores demostraciones de superioridad jamás vistas. Tiger atrapó su tercer grande con 12 golpes bajo par, ¡15! de ventaja sobre Ernie Els y Miguel Ángel Jiménez (+3), la mayor renta de un ganador del Grand Slam en toda la historia, superando marcas del siglo pasado. “Aún me acuerdo de la mayoría de golpes que di esta semana”, recuerda ahora Tiger, renacido a los 43 años en el pasado Masters de Augusta, su 16º grande, a dos de Jack Nicklaus. Esa es la otra batalla por la historia que acoge estos días el US Open. Aunque Tiger mira a largo plazo. “Si mejoro físicamente como en los dos últimos años, digamos que puedo jugar 10 años más. Eso son 40 grandes. Muchos. Si estoy bien físicamente, y con la ayuda de entrenadores y fisios, y buenos entrenamientos, puedo hacer que pase”.

Jon Rahm tenía cinco años cuando Tiger se vistió de extraterrestre en 2000 en el que fue el primero de cuatro grandes seguidos. Hoy, con 24, el vasco ha pasado de ver como un admirador el vídeo resumen de la machada del Tigre a compartir cartel con él. En California, además, se siente como en casa porque el clima y los campos le recuerdan a aquellos en los que se forjó como jugador en el País Vasco. En este estado de la costa oeste de EEUU es donde ha conseguido sus dos victorias en el circuito americano (Farmers Insurance y Carreer Builder), y también se siente más cómodo en estos greens de poa, una hierba más rápida que la bermuda. El US Open, pese a todo, es terreno trampa: calles estrechas y rough que penaliza una mala salida desde el tee. Como en el pasado PGA. Terreno Koepka.

Rahm se entrenó el martes con Phil Mickelson, a quien persigue la maldición del US Open. Ha sido seis veces segundo en este grande, el único que le falta para completar el Grand Slam después de tres victorias en el Masters, un Open Británico y un PGA. Si lo lograse, haría doble bingo al convertirse en el vencedor de más edad de un grande (curiosamente este mismo domingo cumple 49 años).

Otra cuenta pendiente tiene Sergio García (Rafa Cabrera Bello y Adri Arnaus completan con Rahm el cuarteto español en Pebble Beach) después de no pasar el corte en los siete últimos grandes, desde el Open Británico de 2017.

Unos lucharán por la gloria en este US Open, otros por sobrevivir.

Emparejamientos de la primera jornada (nueve horas más en España).

Tv: Movistar Golf. Jueves 13 y viernes 14, de 21.00 a 04.00 (previa desde las 20.30h). Sábado 15 y domingo 16, de 20.30h a 04.00 (previa desde las 20.00h).

Las mejores rachas en los grandes

Willie Anderson ha sido el único golfista que ha ganado tres ediciones seguidas del US Open, en 1903, 1904 y 1905, hito al que ahora aspira Brooks Koepka.

En el Open Británico, el escocés Tom Morris sumó cuatro victorias consecutivas, entre 1867 y 1870, y sus compatriotras Jamie Anderson y Bob Ferguson lograron tres cada uno entre 1877 y 1879, y entre 1880 y 1882, respectivamente. El australiano Peter Thompson enlazó otras tres entre 1954 y 1956.

En el Campeonato de la PGA, Walter Hagen fue el dueño y señor en cuatro ediciones seguidas, entre 1924 y 1927.

Nadie ha conseguido más de dos victorias seguidas en el Masters de Augusta.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Los Warriors se conjuran por Kevin Durant


El Oracle Arena es la casa de los sueños, donde se diseñaron, crecieron y reinan los Warriors, uno de los mejores equipos de la historia. Allí, al amparo de su público, defenderán este jueves, madrugada del viernes en España (3.00, #Vamos y Movistar+), la posibilidad de forzar el séptimo partido y obtener su tercer título consecutivo en Toronto. El aspirante estuvo a una canasta de destronarles el lunes en un apasionante quinto duelo. No lo consiguió porque el tiro sobre la bocina de Kyle Lowry, bien defendido por Draymond Green, hizo agua. Pese a todo, los canadienses continúan al mando de la final por 3-2 y mantienen la esperanza de ganar el primer título para un equipo no estadounidense.

Los Warriors cosecharon argumentos en Toronto para apuntalar su juego y su confianza en preservar la hegemonía demostrada con tres anillos desde 2015, cinco finales seguidas y una colección de récords tan espectaculares como su estilo. Ese quinto partido fue muy emocional por su desarrollo y sobre todo por la grave lesión que sufrió Kevin Durant. El jugador, de 30 años, fue operado en Nueva York de la rotura del tendón de Aquiles. Según las primeras estimaciones podría estar de baja entre seis meses y un año. El efecto de una lesión tan grave en uno de los mejores jugadores de la Liga  acapara el relato de una final en la que apenas ha jugado 12 minutos. “Jugaremos por él”, afirma Stephen Curry. Los grandes protagonistas de la victoria que salvó a su equipo fueron los Splash Brothers, Curry y Klay Thompson, además de Draymond Green, en definitiva, el trío fundacional de la saga, sin olvidar que sumaron 20 triples y la contribución de Cousins y Andre Iguodala.

“A todos les gusta decir: ‘¿Campeones? Tienen un gran ataque’. Pero no ganas campeonatos sin el corazón que tiene este equipo”, afirma el temperamental Draymond Green. “Se demostró en ese partido y lo he dicho todo el tiempo: por eso somos campeones”. Los Warriors siguen adelante con el desafío de remontar un 3-1 en una final de la NBA. De las 35 ocasiones en que se registró un 3-1, solo en una se consumó la remontada. Fue en 2016, cuando los Cavaliers de LeBron James sorprendieron precisamente a los Warriors.

Los Raptors mantienen la confianza que les ha permitido salvar todos los obstáculos. Tras eliminar a Orlando (4-1), remontaron un 1-2 frente a los Sixers con una canasta sobre la bocina de Kawhi Leonard en el séptimo partido (4-3) y se superaron en la final de Conferencia ante Milwaukee (4-2) ya que los Bucks ganaron los dos primeros partidos.

Nick Nurse ha sido muy criticado por sus decisiones en los tres últimos minutos del quinto encuentro. Pidió un tiempo muerto cuando faltaban tres minutos y su equipo había remontado y se había situado con seis puntos de ventaja (103-97). Tras ese tiempo muerto del entrenador de los Raptors, el parcial fue de 9-0 para los Warriors. “Fue un mal tiempo muerto”, sentenció el exjugador y ahora analista Tracy McGrady. En cambio, cuando Cousins cometió falta en ataque faltando 15 segundos y con 105-106, Nurse no quiso detener el juego para preparar la última jugada. En este caso, es un modo habitual de proceder del entrenador de los Raptors que, en tales circunstancias, prefiere que sus jugadores prosigan sin interrupción.

Marc Gasol e Ibaka incidieron en que su equipo cometió errores defensivos que deben ser corregidos. Cualquier pequeño detalle puede decantar la balanza de una final que los Warriors pretenden alargar y despedir así el Oracle Arena con un triunfo, ya que el próximo año se trasladan al Chase Center, su nuevo pabellón en Mission Bay, San Francisco.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Vilda y las jugadoras ‘celebran’ la derrota contra Alemania


El fútbol femenino español, a nivel absoluto por lo menos, ha pasado años de tanto sufrimiento y de tanta diferencia de nivel con respecto a las potencias mundiales que este miércoles, en Valenciennes, la derrota por 1-0 contra Alemania le pareció casi una victoria. Por haberle plantado cara a la dos veces campeona del mundo y ocho veces de Europa, por haberla arrinconado y presionado en su área, por haberla llevado al límite. “Vamos a seguir así, en esta línea, no puedes quedarte con el resultado porque si no te hundes, tienes que quedarte con la sensación del equipo, que hemos peleado hasta el final, que hemos dado la cara hasta el 96”, resumió Mapi León.

Pero las buenas sensaciones y la competitividad no puntúan. España está satisfecha por haber peleado contra Alemania, pero los tres puntos se los llevaron las germanas —aprovechando un error defensivo de Marta Torrejón—, que lideran el grupo con dos victorias en dos partidos. Saben ser efectivas incluso en el momento de transición que vive su selección y su fútbol.

“Se juega para ganar los partidos, pero lo que España ha mostrado en el campo hoy nos refuerza. Salimos fortalecidos aunque haya sido una derrota. Los errores en estos partidos te penalizan”, explicó Jorge Vilda. ¿Están más cerca de la élite?, le preguntaron recordándole que antes del Mundial, precisamente, pedía calma y paciencia porque a España todavía le faltaba un poco para acercarse a las mejores. “Hoy hemos dado un paso más, ya estamos ahí, se ha demostrado que estamos ahí y que este es el camino… intentamos mejorar. Lo que tengo que pedir es calma, que esto llegará”, respondió. ¿No está enfadado por no haber podido ganar pese a haber competido?, le cuestionaron de nuevo, al celebrar como victoria una derrota. “Tengo cierto enfado, sí, nos merecíamos conseguir algo más. Por dentro estoy fastidiado, pero también tranquilo, porque lo han dado todo, porque el planteamiento se ha plasmado en el terreno de juego”, respondió.

“Lo hemos hecho todo hoy, hemos sido capaces de anular a la selección que es la número dos del ránking mundial. La hemos conseguido dominar e incluso someter a ratos. Me quedo con cómo ha acabado el equipo en la segunda parte”, prosiguió el seleccionador. Los fallos delante de la portería y un error atrás condenaron a España, que había buscado el planteamiento correcto para desdibujar a Alemania: presión alta y pases al hueco para buscar la velocidad de Nahikari.

Las dudas de Torrejón

“Pasaré unas horas o un día rallada…”, confesó la delantera de la Real Sociedad en las entrañas del Stade du Hainaut sin pasar todavía por la ducha y con el partido y las jugadas clave en caliente en su cabeza. Le preguntaron cuántas vueltas le dará vueltas a las dos ocasiones que tuvo delante de la portería —se plantó en el área sola dos veces tras un pase al hueco de Torrecilla y otro de Jenni Hermoso— en los primeros 13 minutos. “Da rabia fallar, verte delante de la portería y no poder enchufarlas. Me he visto en otras peores, esto no me va a impedir levantarme, pero me da rabia que no haya entrado el balón en un día en el que el equipo ha jugado de forma tan completa”, prosiguió Nahikari.

De errores defensivos hablaba Vilda en una entrevista con este periódico antes de poner rumbo al Mundial cuando se le preguntó por los defectos a corregir de esta selección. “Somos un equipo que juega en campo contrario y nuestra defensa está a 50 metros de nuestra portería y cualquier pérdida puede ocasionar una transición. Lo hemos vivido tantas veces eso de tener la posesión, de tener todas las ocasiones del mundo para ganar un partido y en una o dos que tiene el equipo contrario, te hacen gol. Tenemos que ser fuertes defendiendo y estar muy pendientes de las transiciones defensivas”, decía. El gol de Alemania llegó de un robo de las germanas en su área. Trenzó hasta superar el centro del campo; centró Huth desde la derecha, remató de cabeza Popp, despejó sin blocar Sandra Paños y Marta Torrejón, con ventaja sobre el balón y la rival, titubeó. Se lo birló Daebritz, pilla.

“Marta se esperaba que la sacara yo y yo me esperaba que la sacara ella. Y ha llegado Daebritz, la más lista, y la ha metido para dentro”, explicó Sandra Paños al final del partido. A Torrejón le preguntaron si estaba esperando a que alguien le gritara dónde tenía a Daebritz. “No, no, sabía dónde estaba. Ha sido una duda de si Paños conseguía levantarse y coger ese balón… y al final las dudas te llevan a equivocarte y a no reaccionar. Ha sido una pena, lo corregiremos”, resumió la capitana.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Luka Jovic: “Estoy seguro de haber tomado la mejor decisión”


Jovic posa junto a Florentino Pérez con la camiseta del Madrid durante su presentación. En vídeo, declaraciones de Jovic.

Luka Jovic es un hombre concentrado, o al menos de gestualidad contenida. Durante su presentación esta mañana con el Real Madrid salieron contadas sonrisas, su tono de voz apenas vibró y su rictus siempre permaneció firme, recto, impertérrito. La mañana alrededor del Santiago Bernabéu, que abrió sus puertas para que varios miles de aficionados tomasen asiento esperando recibir a su nuevo futbolista, amaneció calurosa, preveraniega, lo que ayudó a que el acto adquiriera una dimensión festiva mayor de la esperada.

Vestido de traje, con la corbata anudada con firmeza y un pañuelo a juego en la solapa, Luka Jovic se presentó en el que será su nuevo hogar como un pincel, con las mandíbulas prietas, un vicio que no perdió ni a la hora de firmar su nuevo contrato (60 millones paga por él el Madrid al Eintracht de Fráncfort) hasta junio de 2025, ni en su primer mano a mano con el micrófono. En serbio aseguró ser “el chico más feliz del mundo”, y se mostró convencido de haber aceptado el reto adecuado a sus escasos 21 años. “Estoy seguro de haber tomado la mejor decisión y voy a darlo todo para ayudar al Madrid a ganar más trofeos”.

Vestido de corto, y luciendo una camiseta con su nombre pero todavía sin dorsal, saltó después al césped del Bernabéu, donde tras repartir una docena de balones ante un público entregado, se besó el escudo en todas las direcciones y ángulos en los que se le demandó. Golpeó la pelota con ambos pies y marcó su primer gol en una portería vacía mediante un disparo seco pero certero. Todo iba a ser así en la mañana de Jovic.

“Este no ha sido el año que esperábamos, y por eso vamos a reaccionar con fuerza en busca de nuestra obsesión histórica que es la victoria”, indicó por su parte Florentino Pérez. “Hablamos de  un delantero al que pretendían varios de los grandes clubes de Europa. Llegar a este estadio era uno de tus grandes sueños y ese tiempo como jugador del Madrid comienza aquí. […] Esta es la camiseta con la que nos han dicho que dormías cuando eras pequeño”, completó el presidente del Madrid.

Desvestido de futbolista y enfundado de nuevo en esa armadura elegante del comienzo de la mañana, en rueda de prensa Jovic trató de soltarse un poco más, pero tampoco demasiado. “Se puede decir que soy tímido”, dijo. “No quiero dar un número de goles concreto, solo decir que voy a intentar dar lo mejor de mí y jugar el mayor tiempo posible”.  Consultado por su compatibilidad en ataque con Benzema, el serbio mantuvo el tipo. “No he tenido la oportunidad de hablar con el míster todavía. En el Eintracht he jugado como segundo punta, solo o con otro punta. Me da igual dónde jugar, estoy aquí para luchar y espero tener tiempo para demostrarlo”. […] La competencia es muy grande. Benzema es uno de los mejores delanteros del mundo. Cuando llegó aquí yo tenía 11 años, por lo que espero aprender mucho de él”.

Respecto al dorsal que lucirá en la espalda, Jovic no pareció muy preocupado. “Los números no juegan”; dijo con el mismo tono, en la enésima respuesta que no superó los cinco segundos de duración. Ni siquiera a la hora de explicar ese episodio de infancia al que se refirió su presidente. “Es verdad que dormía con una camiseta del Madrid. Me la regaló un amigo de mi padre. Desde que era pequeño era aficionado del Madrid porque es el club más grande del mundo”, señaló. Con lo que resultó especialmente cortante fue a la hora de valorar las supuestas ofertas que habría recibido además de la del Real Madrid. “Para ser sincero no tengo ni idea de si hemos recibido más ofertas. Es algo que lleva mi mánager”, dijo. “Solo sé que cuando llegó la del Madrid la acepté inmediatamente”.

Mañana está prevista la presentación de Eden Hazard, en una secuencia de actos que irá adquiriendo mayor vuelo a lo largo de las semanas. “Es uno de los mejores jugadores del mundo y estoy deseando compartir vestuario con él”. El belga tiene fama de bromista, por lo que será curioso ver cómo mezclan ambos jugadores. Lo que está claro es que el discurso de Jovic da poco pie para la guasa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Chris Froome no correrá el Tour tras sufrir una fractura de fémur


Chris Froome, cuatro veces ganador del Tour de Francia, no correrá la próxima edición de la ronda gala, que comienza el 6 de julio en Bruselas, después de sufrir este miércoles una fractura de fémur tras una dura caída mientras realizaba el reconocimiento previo a la contrarreloj de la Dauphiné que iba a disputar hoy. Su equipo, el Team Ineos, así lo ha reconocido. “No correrá el Tour”, ha comentado su director, Dave Brailsford. Las primeras pruebas apuntan a una fractura de fémur o de pelvis, lo que supondría una baja de unos tres meses. Es decir, Froome se pierde no solo el Tour, sino también la Vuelta, y prácticamente lo que resta de temporada.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Ettore Messina regresa al baloncesto europeo ‘vestido’ de Armani


Tras cinco años en la NBA como técnico ayudante de los San Antonio Spurs, Ettore Messina regresa al baloncesto europeo para hacerse cargo del ambicioso proyecto del Armani Olimpia Milán. El técnico italiano, de 59 años, firma un contrato de tres temporadas con el Olimpia Milán como entrenador y jefe de operaciones del club lombardo. Poder plenipotenciario en la parcela técnica y de fichajes para un histórico de los banquillos. Cuatro veces campeón de la Euroliga (dos con la Virtus de Bolonia, en 1998 y 2001; y otras dos con el CSKA de Moscú, en 2006 y 2008) y primer entrenador europeo en dirigir un partido en la NBA (2014) cubriendo una baja médica de Gregg Popovich, Messina releva a su compatriota Simone Pianigianni en Milán para dar continuidad a sus casi 40 años de pasión por la pizarra.

“No solo vale tu idea. Si siguen confiando en mí y sigo sintiéndome a gusto en la pista podría entrenar hasta los 2.000 años. Si me cansara es mejor hacer otras cosas en la vida, pero hasta ahora me apasiona lo que hago y me motiva conectar con mis jugadores. Nunca pensé que tendría una carrera así y quiero seguir. He tenido mucha suerte de tener gente que me ha dado oportunidades y jugadores que me han ayudado a hacer bien mi trabajo. Puedes tener calidad, motivación, talento y deseo, pero si no encuentras una oportunidad se para todo”, repasaba Messina en una entrevista para EL PAÍS durante el último Eurobasket, en su segunda etapa como seleccionador italiano. La nueva oportunidad se la ha dado el histórico Olimpia Milán.

El conjunto italiano se quedó fuera de la fase final de la presente edición de la Euroliga y cayó estrepitosamente en las semifinales de la Lega (a pesar de presumir de piezas como Mike James, James Nunnally, Nemanja Nedovic, Mindaugas Kuzminskas y compañía) y ahora, siguiendo el ejemplo de reconstrucciones exitosas como la del subcampeón Efes (que pasó de ser último en 2018 a pelear el título) ha elevado sus miras contratando a uno de los tótems de los banquillos. Messina, igualado a cuatro coronas continentales con Alexander Gomelsky, Pedro Ferrándiz y Bozidar Maljkovic, es segundo en el podio de la Euroliga, copado por Zeljko Obradovic con nueve títulos.

Messina tuvo su primera experiencia en la NBA como ayudante de Mike Brown en Los Ángeles Lakers (2011-2012) tras su traumática salida del Real Madrid (2009-2011). Después afrontó su segunda etapa en el CSKA de Moscú (2012-2014) y, tras ganar la Liga con el conjunto ruso y quedar cuarto en la Final Four de 2014, se lanzó definitivamente a hacer las Américas con los Spurs. “Trabajar todos los días con Gregg Popovich y en una franquicia tan especial como San Antonio es una suerte. Formo parte de un grupo con una química única en el mundo del baloncesto, no sé si yo habré aportado algo. Eso lo tendrían que decir otros. Ir a EE UU fue como volver a empezar porque tuve que instaurar nuevas relaciones, pero lo hice con la misma intensidad que en mis inicios”, contaba el entrenador siciliano en 2017. En este tiempo no fructificó ninguna de las tentativas para hacerse cargo de algún equipo NBA como entrenador jefe y ahora Messina vuelve a Europa, a Italia, a Milán, a 200 kilómetros de Bolonia, donde alcanzó por primera vez la gloria continental con un elenco integrado por Danilovic, Rigaudeau, Nesterovic, Sconochini, Abbio y Savic, entre otros. Su nuevo reparto saldrá del mercado más agitado de los últimos años, con CSKA, Efes, Barcelona y el propio Milán apostando fuerte por llevarse las piezas más lustrosas del escaparate (De Colo, Sergio Rodríguez, Higgins, Davis, Sloukas, Udoh…., todos ‘agentes libres’).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Alemania se rebela contra Alemania


La selección femenina alemana, y esto lo sabe todo el país, es una potencia deportiva, respetada y temida por sus rivales en medio planeta. ¿Acaso no ha ganado dos campeonatos mundiales, ocho veces el campeonato de Europa y la medalla de oro en los Juegos de Río? Pero, a pesar de su fama y poderío deportivo, la selección ha tenido que luchar contra varios imponderables deportivos que han marcado al fútbol femenino en Alemania desde que fue creada la liga femenina en un no muy lejano 1970, sobre todo el de la discriminación.

En vísperas del inicio del Mundial de Francia, las jugadoras dieron a conocer, a través de un vídeo en YouTube, el descontento que predomina en el mundo del fútbol femenino en Alemania. “Jugamos para una nación que ni siquiera conoce nuestros nombres”, dice Alexandra Popp, la máxima goleadora germana, en un vídeo que ya ha sido visualizado más de 600.000 veces.

“Hemos sido campeonas de Europa tres veces. ¿Verdad? ¡No!, hemos ganado ocho veces el título”, dice con ironía otra jugadora, que también recuerda el premio que recibió el equipo cuando ganó la primera Copa Europea en 1989. “Por nuestro primer título nos dieron un juego de café”. No es todo. El vídeo, realizado por la Federación Alemana de Fútbol y patrocinado por Commerzbank, también denuncia uno de los grandes pecados que ha marcado la vida de las jugadoras en el país: su lucha contra los prejuicios por practicar un deporte de hombres.

“Las mujeres solo están para tener hijos”, recuerdan las jugadoras. “Ellas pertenecen al cuarto de lavar y verlas jugar es como ver un partido de futbol amateur, pero en cámara lenta”, comentan las jugadoras que al final pronuncian una frase casi revolucionara que ha marcado toda la existencia del futbol femenino alemán. “¿Saben qué? ¡No tenemos pelotas, pero sabemos cómo usarlas!”, sentencian.

Es cierto, pero en 1955 todo era diferente en el mundo del fútbol femenino alemán. El 30 de julio de ese año, la Federación Alemana de Fútbol (DFB) votó de forma unánime prohibir el fútbol femenino por considerar la combatividad del deporte como contraria a la naturaleza de las mujeres. “Los deportes de lucha son ajenos a la naturaleza de la mujer, cuyos cuerpo y alma pueden sufrir daños irreparables”, sentenció la DFB. Uno de los daños que sugería la DFB era la pérdida de la fertilidad.

A pesar de la prohibición, la práctica del deporte creció en la década de los 60, una realidad que convenció finalmente a la DFB de revocar la medida en 1970. En esa época había entre 40.000 y 60.000 mujeres jugando casi en la clandestinidad en equipos sancionados por la federación. Doce años después, la DFB creo oficialmente la selección femenina y gracias a la victoria que obtuvo el equipo en la Eurocopa de 1989, la Federación creó la Bundesliga en 1990.

Desde la creación de la Bundesliga femenina, Alemania se ha convertido en una potencia mundial y despierta pasiones cuando la selección conquista títulos en Europa y el mundo. Pero esa pasión casi desaparece cuando la normalidad regresa a los estadios. El promedio de público que asiste a los estadios para ver los partidos de la Bundesliga, rara vez supera las 2.000 personas y tampoco los clubes parecen estar dispuestos a generar el entusiasmo entre las mujeres a causa de los sueldos que se pagan. El promedio en Alemania fue de 38.766 euros en 2018.

“El fútbol femenino en Alemania es únicamente un fenómeno marginal si se le compara con el masculino”, admitió no hace mucho Eduard Hoffmann, autor de un documentado libro sobre la historia del fútbol femenino en Alemania. Este comentario tiene un ejemplo práctico con los premios que recibirán las jugadoras si ganan en Francia: 65.000 euros y 40.000 si son segundas. Los jugadores de la selección masculina habrían recibido 350.000 euros si hubieran ganado en Rusia 2018.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Fabián se revela como el tercer volante


Intocable Busquets como mediocentro posicional y afianzado Parejo como el medio creativo que le escolta, Fabián Ruiz (Los Palacios, 23 años) salió muy reforzado del partido contra Suecia para asentarse en el centro del campo de la selección española. Su actuación le ha situado como el gran aspirante a convertirse en el tercer volante que configure el centro del campo de La Roja. Junto al asalto a la titularidad de Kepa y la segunda vida de Cazorla, la irrupción del centrocampista del Nápoles ha sido lo más reseñable de la selección en esta ventana de partidos.

En la era Luis Enrique, ese tercer centrocampista debe reunir una gran condición física y dotes de llegador. En los cuatro primeros partidos oficiales —el doble enfrentamiento en la Liga de Naciones ante Inglaterra y Croacia—, el puesto fue para Saúl. Desaparecido el volante rojiblanco de las convocatorias, en la de marzo se reenganchó por la baja del propio Fabián, el cuerpo técnico se ha decantado por un futbolista del que aprecian su despliegue y su verticalidad. “Fabián no era una apuesta, sino una certeza. Ha hecho una gran temporada en Italia, que no es fácil. Sabíamos lo que nos podía dar”, le elogió Robert Moreno en la sala de prensa del Santiago Bernabéu. Ya en los minutos que le concedió en las Islas Feroe, Moreno reafirmó su convicción.

La seguridad sobre el rendimiento que podía ofrecer Fabián en un duelo de alta exigencia como el de Suecia es consecuencia de un seguimiento exhaustivo de los técnicos de la federación, incluidos varios viajes a Nápoles durante el curso para verle jugar en directo. Las instrucciones que recibió Fabián de Robert Moreno en la charla previa al partico con los suecos estuvieron destinadas a explotar sus dos mejores virtudes, la llegada desde la segunda línea y el disparo a puerta. Con 1,90 metros, su zancada es poderosa. En el balcón del área, su pierna buena, la izquierda, le ha dado ya varios goles. Pero también golpea la pelota con la derecha. El lunes, con una mochila a la espalda y un peinado con raya al lado de colegial, aún parecía no dar crédito a su titularidad, “Me han dado una gran noticia al saber que jugaría en un escenario como el Bernabéu”.

En el entorno del jugador señalan como fundamental en su explosión el trabajo anímico y táctico que Carlo Ancelotti ha realizado con él: “Hablaba con él todas las semanas y le ha hecho jugar en casi todas las posiciones del centro del campo”. Esa polivalencia también la vivió en el Betis bajo la tutela de Quique Setién, que llegó situarle como una especie de falso lateral para ayudar a sacar la pelota desde atrás.

 

Polivalencia

“Es un joven muy completo. Puede jugar en el centro del campo, tanto en la izquierda como en el centro y en la derecha”, le definió el mismo Ancelotti a su llegada a Nápoles. Su rápida adaptación al calcio y a Italia ha sorprendido. A los tres meses de estar en Nápoles ya concedió una entrevista en italiano rebatió un jocoso tuit de su excompañero Guardado: “Cómo se va a ir Italia si no sabe hablar ni español”, escribió el mexicano, al que le divertía el marcado seseo de su acento.

Un año después de fichar por el Nápoles, Fabián ha confirmado lo que vieron los técnicos de la cantera del Betis para reclutarle con solo ocho años de la escuela de fútbol de Los Palacios. Por entonces, y para convencerle, le ofrecieron a su madre un trabajo de limpiadora en el club. Su último servicio como jugador verdiblanco fue un conmovedor vídeo para la captación de abonados junto a su progenitora, a la que le costó convencer para que dejara de trabajar.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


La goleadora precoz que amenaza a España


No estaba siendo el estreno soñado para Alemania en el Mundial de Francia. La doble campeona del mundo sufría ante una rocosa y agresiva China, que estaba planteando más oposición de la que se podía prever en un principio y había gozado de las mejores ocasiones del encuentro. Hasta que, pasada la hora de encuentro, apareció Giulia Gwinn. Con un potente derechazo a la salida de un córner, la habilidosa centrocampista sacó a Alemania del atolladero, evitando la que amenazaba con convertirse en la primera gran sorpresa del Mundial. Y de paso se convirtió, a sus 19 años y 341 días, en la tercera jugadora más joven de la historia de Alemania en marcar en un Mundial, tras Birgit Prinz (17 años y 227 días, en 1995) y Ariane Hingst (19 años y 335 días, en 1999).

“El gol llegó en el momento justo. Fue un gran alivio para nosotras”, reconocía Gwinn, cuyos ocho partidos previos con la selección absoluta germana habían sido amistosos, al recoger el trofeo que le acreditaba como mejor jugadora del encuentro. “Obviamente es muy especial marcar en mi debut en una Copa del Mundo. Es algo que me da mucha confianza para lo que viene”, añadía con un tono calmado y una media sonrisa sobre el solitario tanto que le había dado la victoria a Alemania. Cualquier otra jugadora se habría mostrado más que emocionada tras un inicio de torneo como el suyo, pero Gwinn lo asumió con tranquilidad. No en vano, lo que vivió el pasado sábado en el Parque Roazhon de Rennes no fue una sensación nueva para ella.

En 2016, en su primer partido en la Copa del Mundo sub-17 disputada en Jordania, Gwinn se presentó en el torneo anotando el primer gol y dando la asistencia del segundo en la victoria por 2-1 de Alemania ante Venezuela, lo que le valió ser nombrada mejor jugadora del choque. Dos años después, en el Mundial sub-20 de Francia, repitió logro. Aunque en esta ocasión no marcó (lo hizo en el segundo partido, contra China), su actuación en la victoria por 0-1 ante Nigeria no pasó desapercibida y le permitió volver a ser nombrada MVP.

“Le hemos dado confianza y ha demostrado lo que es capaz de hacer”, dijo tras acabar el choque del pasado sábado la seleccionadora alemana, Martina Voss-Tecklenburg, sobre Gwinn, que recientemente ha firmado por el Bayern de Múnich. Al gigante de Baviera ha llegado procedente del Friburgo, con el que debutó en la Bundesliga cuando apenas había cumplido los 16 años, otra muestra de su fugaz ascenso a la élite del fútbol.

La joven centrocampista es una de las caras visibles de la renovación que ha iniciado la selección alemana tras el batacazo sufrido en la Eurocopa de 2017, donde cayó eliminada en cuartos de final ante Holanda. De la mano de Voss-Tecklenburg, las teutonas han emprendido un cambio generacional que les ha llevado a plantarse en Francia como uno de los equipos más jóvenes del torneo. La técnica, llegada al banquillo en noviembre, ha demostrado que no le tiembla el pulso a la hora de dar responsabilidades a las promesas emergentes del fútbol alemán. 

Ni más ni menos que 15 de las convocadas por Voss-Tecklenburg no habían estado antes en un Mundial. Por supuesto, una de ellas es Gwinn. Nacida en julio de 1999, es la segunda jugadora más joven del combinado alemán, solo por detrás de la jovencísima Lena Oberdorf, que a sus 17 y 170 días años batió otro registro el pasado sábado, cuando saltó al verde en la segunda mitad en sustitución de Caroline Simon. En este caso, la centrocampista se convirtió en la jugadora más joven en debutar en un Mundial con Alemania. “Ha estado sobresaliente”, aseguró escuetamente su entrenadora tras el partido.

Confirmada la baja por lesión de su gran estrella, Dzsenifer Marozsan, este miércoles ante España (GOL; 18.00) ambas tendrán la oportunidad de seguir mostrando que la inexperiencia no es un impedimento para brillar en un Mundial.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


El play-off de los 50 millones de euros


Hace ocho años que la selvática y eterna Segunda División propone un postre final, un complemento que linda con lo emotivo y lo tensional casi más que con lo futbolístico, una prueba agónica para equipos que llegan al límite, extenuados tras una temporada que no concede desconexiones y que, sin embargo, siempre les guarda emboscadas. El play-off de ascenso ocupa a cuatro equipos y tan sólo premia a uno. Y en un batiburrillo sin apenas descanso, con dos semifinales y una final en apenas once días, pone a prueba piernas, nervios y mente. Hoy se estrenan Deportivo y Málaga en Riazor (21 horas, televisado por Movistar Partidazo, que retransmitirá todos los duelos) y mañana se cruzan Mallorca y Albacete en Son Moix. Los partidos de vuelta aguardan el sábado y el domingo. Y la semana que viene, la final también a doble partido.

“Son partidos muy jodidos, muy difíciles, con las fuerzas muy justas y con futbolistas que no están acostumbrados a jugar tres partidos por semana. Pero también hay que trabajar mucho lo emocional”, explica José Luis Martí, entrenador del Deportivo. Hace dos años, cuando entrenaba al Tenerife, se quedó a las puertas del éxito en un áspero duelo contra el Getafe. Y obtuvo alguna experiencia. “No se va a decidir nada en la ida y a cualquier resultado se le puede dar vuelta”. En ese territorio de lo inesperado nadie olvida como hace cuatro años el Zaragoza cayó 0-3 en su casa ante Girona y luego solventó el duelo de vuelta con un 1-4. La retina guarda también las imágenes de aquel inesperado y agónico ascenso del Córdoba, que había sido séptimo en la liga, en Las Palmas. “El año pasado se jugaron la plaza en Primera el quinto y el sexto”, recuerda Vicente Moreno, técnico del Mallorca. Él cayó con el Nàstic en una primera eliminatoria contra un sexto, Osasuna, que acabó subiendo.

Hace ocho días el Deportivo no dependía de sí mismo para entrar en el play-off. Ahora se ve con opciones de rubricar con éxito una temporada plagada de chinchetas en la ruta. “Venir de abajo seguro que nos ayuda”, estima Martí, que ilustra la efervescencia que se vive en la caseta de su equipo: “Llegamos con ilusión y pasión, en el momento de volver a creer y justo hemos enganchado a nuestro público”. Enfrente se encontrará al Málaga, que hace siete jornadas le dio las riendas del equipo a Víctor Sánchez del Amo, uno de los jugadores que llevaron al Deportivo de principio de siglo a lo más alto y que después como técnico firmó dos sufridas permanencias con el cuadro coruñés. Tras la segunda le destituyeron en medio de intensas luchas intestinas en su vestuario. Riazor no es cualquier cosa para Víctor, tampoco Víctor es cualquiera en Riazor. “Conozco muy bien la casa, la gente, como arropan al equipo en los momentos importantes”, avisa.

A las dos semanas de llegar Víctor a La Rosaleda el Málaga cayó por primera y única vez en toda la temporada más abajo del sexto puesto. Fue un traspié. Ahora llegan como un avión tras cuatro victorias consecutivas. Con su nuevo entrenador sumaron 16 puntos de 21 posibles. Pero de alguna manera el contador se pone ahora a cero, por más que a igualdad de goles y, tras una eventual prórroga el criterio para desempatar no sea el de una tanda de penaltis, sino premiar el equipo mejor clasificado en el campeonato. Ahí el Málaga lleva ventaja. “Pero los partidos de liga no tienen nada que ver con los del play-off”, advierte Pedro Sánchez, goleador del Deportivo el pasado sábado y que en su bagaje tiene un ascenso con el Córdoba y una decepción a última hora con el Zaragoza. “Deseas que se juegue el partido de vuelta, pero la cabeza tiene que estar en la ida. Nos preparamos pensando en dos partidos”, concede Víctor, que no podrá contar con una pieza importante en su centro del campo porque el inmenso N’Diaye ya está en el campo de entrenamiento de Senegal para preparar la Copa de África. Lacen, Cifu, Juankar, Seleznyov y Lombán completan el parte de bajas malacitano para el partido de Riazor. “Estamos preparados para la presión y la exigencia”, garantiza Sánchez del Amo.

Las obligaciones van por barrios. El Mallorca hace un año acababa de recuperar la categoría tras una dolorosa estación en Segunda B y al Albacete pocos lo esperaban en estas instancias. “Hemos hecho una liga extraordinaria y ahora subir a Primera es un reto importante. Tenemos mucha autoexigencia, pero para nosotros es emoción e ilusión, para otros es más una obligación”, diagnostica Luis Miguel Ramis, el técnico del cuadro manchego. Entre los cuatro es el club que de menos dinero disponía para abonar salarios, 6,6 millones de tope, casi cuatro veces menos que el Málaga, que pasaba de los 25. En la jornada once entraron en puesto de promoción y ya no se apearon de ahí. Ahora se encuentran ante un escalón hacia el cielo: subir a Primera te cambia la vida. “Ahora mismo no sabemos si vamos a tener un presupuesto de ingresos de 65 millones de euros o uno de 16”, apunta Paco Zas, el nuevo presidente del Deportivo.

El mejor clasificado en la liga sólo subió tres veces en ocho promociones, el peor lo logró en dos

Esta es la novena temporada desde que se instauró el play-off de ascenso para determinar la última plaza en Primera División. Sólo en tres oportunidades subió el equipo mejor clasificado en el campeonato y en dos ocasiones lo logró el peor.

2010-11. Valladolid-Elche; Celta-Granada. Ascendió el Granada (5º)

2011-12. Córdoba-Valladolid; Hércules-Alcorcón. Ascendió el Valladolid (3º)

2012-13. Las Palmas-Almería; Alcorcón-Girona. Ascendió el Almería (3º)

2013-14. Córdoba-Murcia; Las Palmas-Sporting. Ascendió el Córdoba (7º)

2014-15. Zaragoza-Girona; Valladolid-Las Palmas. Ascendió Las Palmas (4º)

2015-16. Osasuna-Nàstic; Córdoba-Girona. Ascendió Osasuna (6º)

2016-17. Huesca-Getafe; Cádiz-Tenerife. Ascendió el Getafe (3º)

2017-18. Numancia-Zaragoza; Valladolid-Sporting. Ascendió el Valladolid (5º)

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


El Girona reclama volver a Primera por el supuesto amaño del Valladolid-Valencia


Una vez desvelada la Operación Oikos, trama de amaño de partidos con los exjugadores Raúl Bravo y Carlos Aranda entre los supuestos implicados y que señala un fraude en el pasado Valladolid-Valencia (0-2), el Girona ha tomado cartas en el asunto. El conjunto catalán, descabalgado deportivamente de Primera División, reclama ahora en los despachos sus derechos, toda vez que si se demuestra que existieron irregularidades en el encuentro, el Valladolid debería ser sancionado con seis puntos y, por lo tanto, el Girona debería mantener la plaza en LaLiga Santander.

Con el fin y el deseo de recuperar su silla, el Girona decidió personarse en la causa del juzgado número 5, en Huesca, para solicitar la apertura de un expediente al Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol. “El problema es que hasta que no se levante el secreto de sumario [se presupone que no pasará demasiado tiempo para ello], la federación no puede abrir el expediente”, cuentan desde el club gerundense. Ocurre, además, que tampoco se sabe cuánto va a durar el proceso ni cuál será el veredicto, por lo que el Girona se encuentra sumido en la incertidumbre alrededor de su futuro, sobre todo si se tiene en cuenta que el descenso de categoría le supone una pérdida de unos 40 millones de euros.

Resulta que el reparto de los derechos televisivos —ratio del 90% para los de Primera y el 10% para los de Segunda— indica que el que menos recibirá en Primera en la próxima temporada serán unos 45 millones, mientras que el Girona, con la compensación del descenso y los derechos televisivos se quedará en poco menos de 20 millones. Por lo que de no atender a su reclamación, el Girona tiene claro que presentará una demanda por daños y perjuicios. Toda una losa para el club catalán, que tiene a los servicios jurídicos de la entidad trabajando a destajo desde que se destapó (en una conversación telefónica) que Aranda decía: “Había siete jugadores del Valladolid comprados”.

Una Liga de 21 equipos

“El problema”, indican desde el club; “es que es el momento de hacer la plantilla, de retener o traspasar jugadores y de fichar. Y no es lo mismo si estamos en Primera o Segunda”. Del mismo modo, los directivos de la entidad también se muestran reacios a señalar a nadie hasta que no se pronuncie la ley, por lo que han ofrecido una medida excepcional, que pasa por mantener una Liga de 21 equipos hasta que se aclare el supuesto amaño del Valladolid-Valencia. “No pretendemos que baje nadie porque sí”, argumentan desde el club; “sino que se tome una decisión que no perjudique a los que no han hecho nada mal”. Queda por ver cómo evoluciona el proceso y, sobre todo, cuando se desbloqueará el secreto de sumario.

No saben qué esperar desde el Girona porque tampoco ha habido muchos precedentes conocidos en LaLiga. Hubo, por ejemplo, en 1995 un descenso administrativo del Sevilla y del Celta a Segunda B porque ambas entidades se retrasaron al presentar los avales y que representaban el 5% del presupuesto de cada club, sirviendo como una futura provisión de deudas, como exigía la Ley del Deporte. Finalmente, sin embargo, fueron readmitidos.

También hay casos de partidos amañados que están en los juzgados. El más sonado fue el Zaragoza-Levante de la temporada 2010-11, que terminó con victoria del equipo aragonés. Han pasado suficientes años —tantos que en caso de que los involucrados sean culpables, habrán podido disfrutar de su carrera sin penalidad alguna— y será el proximo 3 de septiembre cuando se celebre en la Audiencia de Valencia el juicio.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


La Juventus, único equipo de la Serie A italiana que apoya la Superliga europea


Quince de los 20 clubes que componen la Serie A italiana han votado en contra de la propuesta para crear una Liga de Campeones semicerrada a partir de 2024, mientras que la Juventus es el único que ha mostrado claramente su apoyo.

En un comunicado visto por Reuters, estos 15 clubes respaldan que la clasificación para competiciones de clubes de la UEFA, como la Liga de Campeones, se basen exclusivamente en los resultados conseguidos en las ligas nacionales, según ocurre en la actualidad. La Juventus fue el único club que votó en contra de esta resolución, mientras que el Inter de Milán, el AC Milan, la AS Roma y la Fiorentina se abstuvieron.

La Asociación de Clubes Europeos (ECA), que representa a los clubes más poderosos del continente, y la UEFA han propuesto crear una liga europea de tres niveles con promoción y descenso entre las divisiones. El nivel superior sería la nueva versión de la Liga de Campeones, pero 24 de los 32 equipos mantendrían sus lugares para la siguiente temporada, rompiendo la tradición de que la clasificación se logra a través de las ligas nacionales.

La ECA, cuyo presidente Andrea Agnelli es también de la Juventus, dice que quiere ayudar a los clubes fuera de las cinco ligas más grandes al darles partidos europeos más regulares. LaLiga española, la Premier League inglesa, la Bundesliga alemana o la Ligue 1 de francesa ya han dicho que se oponen a la propuesta. Sin embargo, algunos clubes de fuera de las mayores ligas de Europa, como el Ajax holandés, el Legia Varsovia polaco o el HJK Helsinki finlandés, sí están a favor.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.