La justicia europea determina que el Real Madrid no recibió ayudas públicas ilegales


El Real Madrid está más cerca de recuperar los más de 20 millones de euros que abonó al Ayuntamiento de Madrid en noviembre de 2016. El Tribunal General de la UE ha anulado este miércoles la decisión de la Comisión Europea, que obligó al club blanco a reintegrar 18,4 millones de euros —más otros dos millones en intereses— al estimar que se había beneficiado de ayudas de estado ilegales a través de la firma de acuerdos ventajosos con el Ayuntamiento en diversas permutas de terrenos.

El caso se remonta a 1998, cuando se firmó un convenio por el cual el Real Madrid cedería ciertos terrenos al Ayuntamiento y, como contrapartida, este cedería otros por un importe equivalente. Pero hubo un problema: el Consistorio no pudo cumplir su palabra porque la parcela tenía calificación de equipamiento deportivo básico, es decir, nunca podría pasar a manos privadas. Por ello, en 2011 compensó al Real Madrid con 22,7 millones mediante una serie de nuevas operaciones.

Bruselas empezó a investigar el asunto en 2013 ante las sospechas de que el equipo presidido por Florentino Pérez se había beneficiado de una transmisión ventajosa, lo cual está prohibido por las leyes de Competencia europeas, que las castigan como ayudas de estado ilegal. Según el análisis de la Comisión Europea, el valor real de la parcela que debía entregarse al Real Madrid era muy inferior a esos 22,7 millones, concretamente de 4,2 millones, y en ningún debía contabilizarse  la revalorización de los terrenos desde el acuerdo inicial, con lo que calculó que los terrenos que se adeudaban al club se sobrevaloraron en 18,4 millones.

Ahora, la justicia europea ha determinado que Bruselas “no probó de modo satisfactorio que se hubiese conferido una ventaja al Real Madrid”, y por tanto revoca ese pago que, como marcan las normas, el Madrid se apresuró a abonar en 2016. “La Comisión no tuvo en cuenta todos los elementos de la operación controvertida y su contexto. Así pues, no pudo cumplir con su obligación de llevar a cabo un análisis completo con el fin de demostrar no sólo la cuestión de la evaluación del importe de la ayuda, sino también –y sobre todo– la de la propia existencia de una ventaja”, dicen los jueces comunitarios.

El dinero no tiene todavía rumbo fijo al equipo merengue. La Comisión Europea cuenta ahora con dos meses y diez días para recurrir la decisión.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Nagorno Karabaj, el conflicto sin fin


Aunque unos son cristianos y los otros musulmanes, armenios y azeríes habían vivido razonablemente en paz, como buenos vecinos, en la mezcolanza étnica del Cáucaso sur, al menos hasta los últimos compases de la Unión Soviética. Al calor de la mayor libertad que supuso la perestroika, los armenios iniciaron un movimiento de protesta para exigir la anexión de la montañosa provincia del Nagorno Karabaj, integrada en la República Socialista de Azerbaiyán pero de mayoría armenia, a la vecina República de Armenia.

Las protestas contra el movimiento separatista karabají se extendieron en Azerbaiyán, alentadas por la nueva hornada de políticos nacionalistas, y en 1988 desembocaron en un bestial pogromo contra la minoría armenia de Sumgayit, en Azerbaiyán. Casa por casa, los nacionalistas azeríes sacaron a la fuerza a los armenios y los asesinaron. Los supervivientes huyeron de Azerbaiyán, y el mismo camino, en sentido inverso, hicieron los azeríes que durante siglos vivieron en Armenia.

Poco después estalló el conflicto armado. Fue una guerra cruel y poco contada en la que se mató con saña: se comenzó luchando con tractores y escopetas de caza para terminar —una vez completamente desmoronada la URSS— acogiendo a mercenarios de toda ralea y combatiendo con las armas dejadas por el Ejército Rojo. Los milicianos armenios del Karabaj, con ayuda de la República de Armenia, limpiaron de azeríes el Karabaj y las provincias circundantes, lo que supuso que Azerbaiyán perdiese cerca de un 15% de su territorio. Murieron unas 30.000 personas y más de un millón se convirtieron en refugiados.

En 1994 se firmó un precario alto el fuego y ha habido sucesivas rondas de negociaciones para tratar de solventar el conflicto. Todas han terminado en rotundos fracasos. Las escaramuzas son constantes y han ocasionado más de 3.000 muertes desde la tregua.

Nagorno Karabaj se ha proclamado república independiente y funciona como tal —Mkhitaryan, como muchos armenios, ha donado fondos para su supervivencia económica—, pero ningún otro país del mundo lo reconoce como Estado, ni siquiera Armenia, que es la que paga su existencia y otorga pasaportes a su población. En las dos carreteras que unen ambos territorios, sólo un pequeño puesto fronterizo, en el que muchas veces ni siquiera exigen enseñar el pasaporte, es la única señal de que se está cambiando de país.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Los Raptors le echan el lazo a los Bucks


Toronto y Milwaukee reiniciarán la final del Este en pie de igualdad después de que, Kyle Lowry, Kawhi Leonard y Marc Gasol impusieran su ley en el cuarto partido (120-102). El equipo canadiense hacer valer el factor cancha, de la misma manera que lo había hecho su rival en los dos primeros encuentros, e igualó la serie a dos victorias.

Las finales de Conferencia

Conferencia Este

Milwaukee, 120; Toronto, 102 (2-2)

5º partido. Día 24 (2.30, Movistar Deportes)

Conferencia Oeste

Golden State, 119; Portland, 117 (4-0)

Golden State disputará la final de la NBA

Los Raptors introdujeron algunos ajustes y mejoraron las aportaciones individuales de varios jugadores, en especial las de Marc Gasol y Paskal Siakam y también las de sus jugadores de banquillo. Kawhi Leonard, con menos anotación, marcó igualmente el paso de su equipo. Nick Nurse le encargó el marcaje a Giannis Antetokounmpo, el metrónomo de los Bucks. Los Raptors lograron limitar el juego de transición de los Bucks.

Leonard empezó al ralentí en ataque, pero fue a más a medida que avanzaban los minutos. Se entendió de mil maravillas con Marc Gasol, que movió el balón en ataque como si se tratara de un base más.

Los Raptors se repartieron mucho la anotación, con 25 puntos y seis asistencias de Lowry, 19 puntos y siete rebotes de Leonard, 17 puntos, cinco rebotes, siete asistencias y dos tapones de Marc.

Pero la diferencia la marcaron también los jugadores que salieron desde el banquillo. Los de los Raptors aportaron 48 puntos y 22 rebotes; los de los Bucks, 23 puntos y 18 rebotes. Serge Ibaka estuvo muy acertado con 17 puntos y 13 rebotes; Y Powell no le fue a la zaga, con 18 puntos y cinco rebotes.

Los Bucks notaron el mal partido de Malcom Brogdon, con un 2 de 11 en tiros de campo, Bledsoe, con un 2 de 7, y Connnaughton, que anotó solo lanzó cuatro veces y anotó tres puntos.

Antetokounmpo acabó con buenos números: 25 puntos, 10 rebotes y cinco asistencias. Y Khris Middleton, fue el mejor en ataque, con 30 puntos, seis rebotes y siete asistencias. Pero el resto del equipo estuvo a un nivel mucho más bajo, con 11 puntos de Nikola Mirotic.

La serie se alargará como mínimo hasta los seis partidos, es decir, hasta el próximo domingo. Golden State, que el martes eliminó a Portland, aguarda al ganador del Este para disputar la final por el título. Es decir, los Warriors, campeones de las dos últimas temporadas, disfrutarán, como mínimo, de cinco días más de descanso que su rival, y podrían ser siete días si los Bucks y los Raptors necesitan disputar el séptimo encuentro.

TORONTO, 120; MILWAUKEE, 102 (2-2)

Toronto: Lowry (25), Green (4), Leonard (19), Siakam (7), Marc Gasol (17) –equipo inicial-; Powell (19), Ibaka (17), VanVleet (13), Meeks (0), Boucher (0), Moreland (0), Lin (0) y Miller (0).

Milwaukee: Bledsoe (5), Middleton (30), Antetokounmpo (25), Mirotic (11), Brook Lopez (8) –equipo incial-; Ilyasova (7), Hill (5), Brogdon (4), Connaughton (3), Frazier (2), Brown (2) y Snell (0) .

Parciales: 32-31, 33-24, 29-26 y 26-21.

Scotiabank de Toronto. 19.800 espectadores.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Un podio olímpico que se tambalea


Cuando terminó el maratón olímpico femenino de Río 16 se habló del calor, del caos del sambódromo de Giro, del desvanecimiento de la española Alessandra Aguilar y de que por fin una atleta keniana ganaba la carrera que sus compatriotas hombres tanto dominaban por delante de una compatriota que competía bajo la bandera de Bahrein. Casi tres años después, las mismas atletas, Jemima Sumgong y Eunice Kirwa son protagonistas de una noticia que ofrece una nueva luz al milagro keniano del atletismo de fondo. Si en enero, el tribunal antidopaje de la federación internacional, encuadrado en su Unidad de Integridad Atlética (AIU) y radicado en Londres, comunicaba una sanción de ocho años para la campeona, Sumgong, por una doble falta de dopaje (un positivo por EPO seguido de un intento de justificarlo mediante la falsificación de varios informes médicos de un hospital de Nairobi), el mismo tribunal han informado hoy, martes, de que también la subcampeona, Kirwa, ha dado positivo por EPO.

Sumgong no perdió su título olímpico pues el positivo se produjo en 2017, unos meses después de Río, y seguramente tampoco perderá su plata Kirwa, pero el podio olímpico se tambalea casi tanto como el atletismo keniano, ya tocado por otros casos de dopaje de gran repercusión. La tercera clasificada fue la etíope Mare Dibaba.

La víspera del maratón de Londres, hace dos semanas, la IAAF informó del positivo de Abraham Kiptum, quien unos meses antes había batido en Valencia el récord del mundo de medio maratón. A Kiptum le entrena Joshua Kiprugut, un exmaratoniano que justamente es el marido y entrenador de Kirwa, quien obtuvo la nacionalidad bahreiní hace cinco años. Su dopaje es el segundo de un medallista olímpico de Bahrein después del positivo por CERA que le costó a Rachid Ramzi el oro de los 1500m de los Juegos de Pekín 2008. Su título olímpico le correspondió en herencia al segundo clasificado, el keniano Asbel Kiprop, quien justamente acaba de recibir una sanción de cuatro años tras dar positivo por EPO él también.

En la última lista publicada por la AIU figuran 42 atletas kenianos ya sancionados por dopaje y seis más que purgan una suspensión provisional en espera de sanción definitiva. También figuran tres atletas de Bahrein de origen keniano.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


El Real Madrid alivia la decepción europea con un triunfo clave ante el Valencia


Con más voluntad que juego, el Real Madrid superó al Valencia basket (83-77) y alivió la decepción europea con un triunfo clave para su pelea por el título de Liga. Liderados por Ayón, Causeur y Taylor, los de Laso remontaron su destemple inicial, atajaron a Dubljevic y mantuvieron la firmeza en los instantes definitivos. Superado el partido a trasmano ante los naranjas, los blancos serán primeros de la temporada regular si el domingo ganan al Gipuzkoa (que pelea por la salvación), lo que les daría la ventaja de campo en todas las eliminatorias del playoff por el título.

Pagó el Madrid las tribulaciones de la Final Four con un inicio destemplado que aprovechó Dubljevic para lanzar al Valencia (3-13, m. 4). La conexión Rudy-Taylor lideró una reacción efervescente de los de Laso, pero entre San Emeterio y Will Thomas reconstruyeron rápidamente la hucha naranja antes de cerrar el primer cuarto (14-25, m. 10). Campazzo no encontraba el tiento, Tavares no intimidaba y los triples no entraban en los locales (1 de 8 en los primeros 10 minutos).

Sin embargo, tres bingos casi consecutivos desde el 6,75, de Thompkins, Causeur y Llull, supusieron la llegada definitiva del Madrid al partido. El acierto desde el perímetro y el potente relevo de Ayón (cuatro puntos y cuatro rebotes en sus primeros cinco minutos en pista) y Causeur (nueve puntos en ese tramo) cimentaron el rearme de los blancos. Mientras Ponsarnau buscaba la manera de poner freno a su rival el parcial creció hasta un 19-2. Del 19-31 del minuto 12 al 38-33 cinco más tarde.

Thompkins, con 3 de 5 en triples y 11 puntos, completó el vibrante segundo del conjunto de Laso (29-13) que barnizó sus inestables cuotas de confianza. En el Valencia nadie tomó el testigo de Bubljevic y el viaje a vestuarios casi supuso un alivio de replanteamiento después de su notable puesta en escena (43-38, m. 20). El homenaje al Chapu Nocioni en el entreacto terminó de calentar al Palacio que, lentamente, alcanzó los 7.300 espectadores de aforo.

La noticia en la reanudación fue ver a Felipe en el quinteto después de su calentón contra Laso por el reparto de minutos. Pidió disculpas el capitán a sus compañeros y entrenador pasado el calentón y, en su primera aparición tras la polémica, se puso a fajarse como siempre en los 8m 16s que estuvo en pista, haciendo pareja con Ayón, que prolongó el espíritu reivindicativo que lució en el partido por el tercer puesto de la Final Four con 8 puntos, 9 rebotes y 20 de valoración.

Voluntariosos pero inconstantes, los blancos mandaron con estrecheces hasta que, con un triple de Felipe y otro de Taylor armaron un parcial de 8-0 en el tramo final del tercer cuarto (65-56, m. 29). Con las bajas de Tobey y Matt Thomas, fue Vives el que estiró la rendición valencianista. Con cinco puntos consecutivos, el base catalán estrechó de nuevo el marcador pero, en los instantes en los que se medía hacia qué lado se desequilibraba la balanza al Valencia le tembló el pulso y el Madrid encontró a Tavares. “¿Has hablado con Felipe?”, preguntaron a Laso tras el encuentro en los micrófonos de Movistar+. “Sí”, respondió seco el entrenador. “¿Todo en orden?”, le repreguntaron. “Sí”, repitió. “No voy a contar lo que he hablado con él, como tampoco cuento lo que hablo con Randolph”, reiteró en la sala de prensa. “Siempre estoy contento cuando hablo con mis jugadores. Ellos me transmiten lo que piensan y yo también a ellos. Con todos. Pero hay veces que lo mejor es no hablar con ellos, depende de la situación y el jugador”, cerró. La afición coreó en la misma medida al capitán y al técnico.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Olympiacos y el gran pollo griego


El caótico y pasional baloncesto griego escribe estos días uno de sus episodios más surrealistas. Olympiacos, el segundo equipo del país por número de títulos, con 88 años de historia, 12 Ligas y tres Copas de Europa en su palmarés, completó ayer una secuencia de incomparecencias que, oficialmente, le abocan al descenso a Segunda. Meses de novelón, con intrigas palaciegas, confabulaciones arbitrales, tejemanejes administrativos y un pulso delirante con el eterno rival, Panathinaikos, que han dejado al club del Pireo en el limbo, pendiente de posibles acuerdos de despacho para reconducir la situación y de la votación del próximo viernes en el que la Liga Adriática le podría dar acogida. Lo único que tiene seguro es su plaza en la Euroliga. La insólita imagen de un pollo sin cabeza en el banquillo del OAKA que dejó vacío el equipo de David Blatt resultó ser el mejor resumen de la situación.

La espiral autodestructiva de la liga griega (HEBA) y del equipo tricampeón de Europa entró en un camino sin retorno a mediados de febrero, en el partido de la semifinal de Copa disputado en el OAKA entre los dos grandes clubes del país. Aquel día, Olympiacos se retiró al descanso perdiendo 40-25 y clamando contra los árbitros. Los de Blatt no volvieron a saltar a la pista. Aplicando la normativa de la FIBA, Panathinaikos ganó 20-0 y se clasificó para disputar la final ante el PAOK. Comenzó a arder la mecha. “No podemos participar en esta farsa. No aguantamos más, las autoridades deportivas deberían hacer algo”, dijo Christos Stavropoulos, general mánager de Olympiacos, que recibió tres faltas personales en los primeros 28 segundos de juego y dio por “agotada” su “paciencia”. “Ya era algo planeado. Parece que no pueden pagar a sus jugadores, tiraron la toalla y ahora dicen que no les gustan los árbitros. Solo quieren chantajear mientras su barco se hunde”, respondió el ínclito Dimitris Giannakopoulos, presidente de Panathinaikos, que colocó un tanga rojo en el banquillo vacío de su rival para terminar de viralizar el esperpento.

Tras el episodio, Olympiacos planteó la amenaza formal de abandonar el campeonato griego. Los del Pireo lanzaron un comunicado en el que vetaban el acceso del dueño del club ateniense al Estadio de la Paz y la Amistad y planteaban tres exigencias. La primera, medirse al Panathinaikos solo con la presencia de árbitros internacionales de fuera de Grecia. La segunda, negarse a disputar partidos pitados por cualquiera de los colegiados implicados en la polémica (Anastopoulos, Manos y Panagiotou). Y, la tercera y última, instar a las autoridades competentes a investigar el colapso de apuestas a favor de Panathinaikos en el duelo copero justo después de publicarse la designación arbitral. El histórico recelo de los rojiblancos respecto a las buenas relaciones de su rival con los órganos de poder de la competición, consolidado por la presencia de las oficinas de la Liga en el complejo del OAKA, a cien metros del pabellón del Panathinaikos, acabó por estallar.

A partir de ese momento, la amenaza de descenso para Olympiacos en caso de negarse a disputar más partidos creció al mismo ritmo que los rumores sobre la salida de los del Pireo rumbo a la Liga Adriática (ABA) la próxima temporada. La única respuesta que dieron las autoridades al plante de Olympiacos fue una sanción de la Liga de seis puntos (la máxima establecida) que le hizo bajar del liderato a la sexta plaza de la clasificación. El castigo activó los deseos de salida de Grecia, a una liga que durante una temporada contó también con la participación del Maccabi israelí pero que después cambió sus estatutos para dar solo cabida a clubes de los seis países de la antigua Yugoslavia. Donde no tendrá problema para seguir participando será en la Euroliga como confirmó su presidente Jordi Bertomeu durante la Final Four de Vitoria. “No tengo influencia ni quiero tenerla en las Ligas nacionales. Ojalá se solucione, pero es algo que no nos concierne y no va a afectar a la Euroliga”, señaló, relativizando la norma que obliga a todos los equipos a jugar en su primera competición nacional. “Solo existe para asegurar un nivel competitivo mínimo. Esa regla no atañe a lo que pasa en Grecia ahora y tenemos mecanismos para modificarla si fuera necesario”, confirmó Bertomeu, pronunciándose en la misma línea que utilizo ante la amenaza velada del Real Madrid de abandonar la ACB tras el episodio del instant replay en la Copa.

Giannakopoulos coloca un tanga rojo en el banquillo de Olympiacos
Giannakopoulos coloca un tanga rojo en el banquillo de Olympiacos

A mediados de marzo, Olympiacos formalizó por carta su interés de unirse a la Liga Adriática solicitando información sobre el funcionamiento del torneo, la composición de los accionistas y las reglas de la competición, como confirmó su director general, Kresimir Novosel. Lo hizo un día antes de que se conociera la designación arbitral para el Olympiacos-Panathinaikos de Liga. Según el protocolo habitual eran tres colegiados griegos. Los del Pireo mantuvieron su órdago, no vendieron entradas, no se presentaron, perdieron de nuevo 20-0 y volvieron a recibir seis puntos de sanción. “Error 404: Opponent not found”, ironizó en sus redes el Panathinaikos que, para ampliar el vodevil, anunció su interés por competir también en la Liga Adriática, para hacerlo en una liga de “nivel superior” y “en el campeonato en el que juegue Olympiacos”. Todo sin intención de dejar la Liga griega, con la inabarcable idea de jugar en ambas competiciones, además de la Euroliga.

El sainete continuó con la incomparecencia del Panathinaikos en su partido ante el Kimi, como protesta al cambio de uno de los árbitros vetado por el Olympiacos para su encuentro ante el Patras. En vísperas del playoff liguero ningún organismo fue capaz de frenar la secuencia. Olympiacos abandonó la Asamblea General de la liga a pesar de que en la misma se acordó la ampliación de 14 a 16 equipos durante una temporada para evitar los descensos y el cambio en la gerencia del departamento arbitral, pendiente de votar y aprobar a final de curso. Ayer, Olympiacos culminó su descenso con una nueva incomparecencia en la eliminatoria de cuartos ante el eterno rival. En el OAKA no se disputó un apasionante clásico griego sino una pachanga entre jugadores del Panathinaikos con un puñado de hinchas que cantaban: “El adiós de Spanoulis será en Segunda División”. Un pollo sin cabeza apareció en el banquillo del equipo rival mientras un incrédulo Rick Pitino grababa todo con su móvil. “En mis cinco meses en Grecia, he sido testigo de cosas que nunca había visto en mi carrera de entrenador”, declaró el técnico de Panathinaikos como si hubiera visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser.

Marcador del OAKA con la derrota de Olympiacos por incomparecencia
Marcador del OAKA con la derrota de Olympiacos por incomparecencia cordon

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


“Nunca habrá otro como tú”


El mundo de la Fórmula 1 está de luto. Tras la muerte de uno de sus grandes y más carismáticos campeones, el austriaco Niki Lauda, varias de sus grandes figuras, además de las distintas escuderias,  han querido mostrar sus condolencias a través de las redes sociales. “Descansa en paz Niki Lauda. Siempre te llevaremos en nuestros corazones, inmortalizado para siempre en nuestra historia. La comunidad automovilística de hoy lamenta la pérdida devastadora de una verdadera leyenda. Los pensamientos de todos en la F1 están con sus amigos y familiares”, expresó en un comunicado el propio campeonato tras conocer la noticia.

Desde primera hora de la mañana, momento en el que se ha conocido la triste noticia, se han sucedido los mensajes de recuerdo. Uno de los primeros en dar el pésame ha sido Ferrari, con quien Lauda ganó dos de sus tres campeonatos de Fórmula 1. “Hoy es un día triste para la F1. La gran familia de Ferrari se ha enterado con gran tristeza de la noticia de la muerte de su amigo Niki Lauda, tres veces campeón del mundo, dos veces con la Scuderia (1975-1977).Estarás siempre en nuestros corazones y en el de nuestros aficionados. Ciao Niki“, se puede leer en el mensaje que ha publicado la escudería italiana en sus redes sociales, acompañado de una foto del propio Lauda conduciendo un Ferrari.

Mercedes, escudería de la que era presidente no ejecutivo y accionista desde 2012, también mostró su pesar por el adiós de “una de las grandes leyendas” de la F-1, que “combinó heroísmo, humanidad y sinceridad dentro y fuera del ‘cockpit'”, en palabras de su jefe de equipo, Toto Wolff.

“Su fallecimiento deja un vacío en la F-1. No sólo hemos perdido a un héroe que protagonizó el regreso más destacable nunca visto, sino también a un hombre que aportó una claridad y una sinceridad valiosa a la F-1 moderna. Era nuestra voz del sentido común y le vamos a echar de menos”, añadió el austriaco, que indicó que las flechas plateadas han perdido “a un guía” y a una persona “muy honesta y leal”. “Niki, simplemente eres irremplazable, nunca habrá otro como tú. Ha sido un honor para nosotros haberte podido llamar nuestro presidente y un privilegio para mí llamarte mi amigo”, concluyó Wolff sobre la que fue su mano derecha en la Fórmula 1.

También quso mostrar sus condolencias Mclaren, con quien el austriaco fue campeón en una ocasión.”Todos en McLaren estamos profundamente tristes al saber que nuestro amigo, colega y campeón del mundo de Fórmula 1 en 1984, Niki Lauda, ha fallecido. Niki siempre estará en nuestros corazones y consagrado en nuestra historia”, señaló el equipo británico, el último en el que corrió el austriaco.

Algunos de los pilotos de la parrilla también manifestaron sus condolencias a la familia y aficionados del expiloto austriaco. Uno de ellos fue el español Carlos Sainz, “muy triste por el fallecimiento”. “Uno de los auténticos héroes de nuestro deporte, todo un señor y una gran persona”, alabó el madrileño del tres veces campeón del mundo, al igual que Fernando Alonso. “Noticias impactantes y tristes esta mañana”, escribió escuetamente en su perfil de Twitter.

“Aprendí mucho de este gran hombre. No solo sobre carreras, me enseñó sobre la vida. Una de las personas con las que he luchado más duro pero que he amado y respetado. Gracias Niki. Siempre una leyenda. Gran beso a toda su gran familia”, señaló el expiloto Pedro Martínez de la Rosa. También se despidió de él el expiloto alemán Nico Rosberg, que compartió vivencias con el de Viena en Mercedes. “Querido Niki. Gracias por todo lo que hiciste por mí. Aprendí mucho de ti. Tu pasión, tu espíritu de lucha, el no rendirse, tu creencia de que siempre te encuentras dos veces en la vida, e incluso tu paciencia con nosotros los jóvenes”, apuntó.

No solo la Fórmula 1 se ha volcado tras conocer la noticia. También las grandes figuras del mundo del motociclismo han querido rendir homenaje a Lauda. Marc Márquez, vigente campeón del mundo de Moto GP, ha recordado el día en que conoció al austriaco. “Nunca olvidaré los consejos que me diste”, ha añadido el piloto de Honda. También Casey Stoner, dos veces campeón mundial, ha escrito tras conocer la noticia: “Un icono y una verdadera leyenda del automovilismo. Mis pensamientos están con su familia y con sus seres queridos en este momento”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


El despido de Setién, una decisión de riesgo


Fue en la Ciudad Deportiva Luis del Sol. El pasado viernes por la mañana, el presidente del Betis, Ángel Haro, y el consejero delegado, José Luis López Catalán, se reunieron con Quique Setién para comunicarle que habían decidido rescindir el contrato que unía al cántabro con el club andaluz hasta junio de 2020. Lo curioso del asunto es que tanto el presidente como el vicepresidente le dijeron a Setién que confiaban en él. Las razones del director deportivo, Lorenzo Serra Ferrer, partidario de su destitución, y el divorcio de la grada con el entrenador fueron las razones esgrimidas por el presidente. Serra, un ídolo para la afición bética porque siempre ha sido sinónimo de éxito, llegó a plantear su salida si el presidente y el consejero delegado mantenían a Setién en el banquillo.

“¿Serra? Se me ha olvidado citarlo en mi carta de despedida. No me he dado cuenta”, ironizó Setién en su ronda de intervenciones radiofónicas nocturnas, certificando la guerra civil que se había desatado en las altas esferas del Betis por su futuro. El técnico entendió las razones de los dirigentes y se llegó a un acuerdo rápido para la rescisión. En el Betis agradecieron su disponibilidad para no cobrar nada del año todavía en vigor. Solo una pequeña indemnización por no cumplirlo. “Una cosa más que agradecerle”, se comentó en el Villamarín. Setién, criticado desde el principio por un sector de la prensa y de la afición, lo había pasado mal en las últimas semanas. Los gritos en su contra de la afición le habían hecho mella y casi le habían convencido de que lo mejor era poner el punto final.

Desplome

El Betis ha quedado en la 10ª plaza y a tres puntos de la séptima, que da derecho a jugar en Europa, el objetivo de la temporada. Si bien es cierto que el desplome del equipo en la segunda vuelta ha sido evidente (14 de 29 puntos desde su eliminación en las semifinales de la Copa el 28 de febrero), la decisión de prescindir de Setién supone un riesgo. El club andaluz despide a un entrenador que ha ganado más que ha perdido, ha revalorizado la plantilla y ha roto varios registros históricos en la entidad andaluza.

De hecho, el Betis no destituía a un entrenador estando entre los 10 primeros clasificados desde 1986. El entonces técnico, Luis Cid Carriega, pactó su salida de la entidad andaluza cuando faltaban seis jornadas. Las dos temporadas de Setién no son un hecho demasiado usual en un Betis que ha cambiado hasta en 18 ocasiones de entrenador en los últimos 12 años. Solo el propio Serra y Víctor Fernández cumplieron dos años de contrato en el presente siglo. Pepe Mel llegó a tres (uno de ellos en Segunda).

Setién, según el dato aportado por el estadístico Fran Martínez, se va siendo el entrenador con mejor porcentaje de victorias en Primera (42,11%) con más de 60 partidos dirigidos en el Betis. Además, analizando los datos de la web especializada Transfermarket, el técnico ha contribuido a revalorizar la plantilla aumentando el valor de muchos de los jugadores desde su estreno de la mano de Setién. Junior, por ejemplo, ha pasado de tener una estimación de 100.000 euros a 25 millones. Canales ha pasado a tener un valor de mercado de cinco a 15 millones. Mandi, de 4,5 a 14. Loren, de 400.000 euros a 15 millones. Francis, de 100.000 a 7,5 millones de euros. En este sentido, la apuesta de Serra por futbolistas como Carvalho o Lo Celso también han ayudado mucho a elevar el nivel de la plantilla.

Setién deja también algunos registros que llegaron al corazón de los béticos: fue el único entrenador de la historia en meterle cinco goles al Sevilla en Nervión y ganarle en casa después de 12 años. También ha sido el primer técnico verdiblanco en ganar en el Camp Nou y el Bernabéu en el mismo curso, además de en el Sánchez Pizjuán y San Siro. En el campo del Madrid venció dos veces de manera consecutiva. Un hito que no se daba en el Betis desde 1934.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Muere Niki Lauda, legendario piloto de la Fórmula 1


Lauda, durante el Gran Premio de Alemnia en 2014. En vídeo, su grave accidente en 1976. EFE | Vídeo: Atlas

El piloto austriaco de la Fórmula 1 Niki Lauda ha fallecido este lunes a los 70 años, según ha confirmado su familia en un comunicado. Lauda estaba en recuperación tras haber recibido un transplante de pulmón y, a inicios de 2019, había sido hospitalizado por contraer una infección en las vías respiratorias además de tener problemas renales

Lauda, nacido en Viena, fue campeón mundial en 1975 y 1977 para la escudería Ferrari y, en 1984, lo consiguió para McLaren. “Sus logros únicos como atleta y empresario son y serán inolvidables, su inalcanzable entusiasmo por la acción, su sencillez y valor permanecen”, han escrito sus familiares. El carismático piloto fue clave para la constructora de Mercedes desde 2012 al ser contratado como ejecutivo y fue crucial para fichar al británico Lewis Hamilton, que brillaba con McLaren. 

En 1976, Lauda sufrió un accidente en el circuito de Nurburgring, Alemania, cuando se salió de la pista con el Ferrari que pilotaba y se incendió. El piloto fue trasladado al hospital con quemaduras de tercer grado en la mayor parte de su cuerpo. Pese a eso, en seis semanas regresó a las pistas para terminar en el cuarto lugar. En 1997 y 2015 se sometió a transplantes de riñón. 

Lauda también brilló en los negocios. En 1978 fundó una compañía de vuelos privados, Lauda Air, que vendió en 2001. Dos años más tarde estableció FlyNiki, una aerolínea de bajo costo que cerraría operaciones en 2017. Al año siguiente, el expiloto profesional adquirió Amira Air para constituir Laudamotion, con sede en Austria. En julio del año pasado Ryanair acordó la compra del último legado de Lauda fuera de los circuitos de la Fórmula 1.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Abelardo se marcha del Alavés con el deber cumplido


Pitu Abelardo confesó el sábado, tras el partido frente al Girona, que a pesar de ser hombre de lágrima fácil, sólo había llorado tres veces en el fútbol: dos veces con el Sporting y la última, en su despedida de Mendizorroza. La afición coreó su nombre mientras daba la vuelta al campo. Se echó las manos a la cara, se le escaparon las lágrimas. Luego dio las gracias. Dos días después, junto al presidente del Alavés, Alfonso Fernández de Trocóniz, las volvió a reiterar. “Despedimos a un gran profesional, despedimos a un amigo del que destaco su esfuerzo, generosidad y compromiso. Ha cumplido con creces los objetivos que nos marcamos desde su llegada”. El nuevo entrenador del Alavés será Asier Garitano, ex del Leganés y la Real.

La desvinculación oficial discurrió por los cánones de la cortesía. Todo fueron buenas palabras, de la dirección al entrenador, al que le abrieron las puertas para regresar, del preparador a la directiva, que no se las cerró: “Me marcho con mucha pena, pero mi cabeza me decía que necesitaba un descanso, un cambio; ha sido una decisión muy meditada con mi familia y, muy a mi pesar, acertada”.

Pero las cosas no han sido tan dulces como las palabras de unos y de otros. Abelardo descartó la oferta de renovación: “El Alavés ha hecho todo lo posible para que me quede aquí, pero me conozco y sabía que el año que viene no iba a estar centrado al cien por cien. Y si no lo estoy, malo. El Alavés no se merecía eso. Para mí habría sido más fácil llegar a un acuerdo y continuar, pero tengo que estar al 200 por cien”, asegura, pero hay otros factores que influyen en la decisión.

Abelardo cogió al Alavés en 2017 en una situación crítica. Recibió la llamada de Querejeta para ser el cuarto entrenador de una temporada que se iba a la basura. Llegó a Vitoria en medio de una gran nevada en la ciudad y un frío helador en el club, que ocupaba puestos de descenso y apenas tenía esperanzas de salvación. En unos meses revitalizó al equipo, que se salvó en la penúltima jornada. El Pitu se convirtió en el héroe para la grada de Mendizorroza. El undécimo técnico de la era Querejeta en seis años –Luis de la Fuente, Juan Carlos Granero, Natxo González, Juan Carlos Mandiá, Alberto López, José Bordalás, Mauricio Pellegrino, Luis Zubeldía, Javi Cabello y Gianni de Biasi, antes que él–, había dado finalmente con la tecla.

El patrón del club despidió a Bordalás, el artífice del ascenso, sin darle la oportunidad de entrenar en Primera; después contrató a Pellegrino, que hizo una gran temporada pero que nunca se arregló con Querejeta. Se marchó al acabar su contrato. Sólo Abelardo le dio estabilidad al proyecto. Comenzó la presente temporada con las dudas de cualquier equipo de clase media baja, pero los interrogantes se disiparon enseguida. El Alavés se hizo fuerte en casa. El Pitu montó una estructura apoyada en varios jugadores. Pacheco en la portería; Laguardia en el centro de la defensa, Tomás Pina en el centro del campo, con Calleri y Jony en vanguardia. Fueron sus mimbres fundamentales. No le fallaron. Tras la revitalizante victoria ante el Real Madrid (1-0), se consolidó el proyecto. Ocupó plazas europeas durante gran parte de la temporada. “Lo más importante fue la victoria ante el Madrid con el gol de Manu García en el minuto 93, la permanencia que conseguimos en Las Palmas la temporada pasada, y en general poder entrenar en un club como el Deportivo Alavés cada día. Es muy fácil entrenar en el Alavés, por los jugadores, directiva y empleados del club, todos me lo han puesto muy fácil”, dijo Abelardo este lunes.

Para cuando se desinfló, el equipo ya estaba salvado y las relaciones entre Querejeta y Abelardo estaban ya deterioradas pese a que ambos querían aparentar otra cosa. Al técnico no le sentó nada bien que, en el mercado de invierno, el Alavés se desprendiera de dos jugadores fundamentales de su estructura, Rubén Sobrino, que se marchó al Valencia, y, sobre todo, Ibai Gómez, que regresó al Athletic.

Por todo eso y por circunstancias personales, Abelardo empezó a dudar del proyecto que le ofrecía el Alavés. Tenía interrogantes que no acababa de resolver. Llevaba más de un año lejos de su familia en Gijón, viviendo en el hotel Jardines de Euleta, en Armentia, lejos del centro de Vitoria. Que el equipo se debilitara tampoco le gustó demasiado. Por eso, cuando le ofrecieron renovar, exigió unas cifras que el Alavés no estaba dispuesto a pagar. Josean Querejeta desveló en una entrevista que el técnico pedía el doble de lo que ganaba hasta ahora –700.000 euros–. A Abelardo, la revelación del patrón del Alavés no le sentó nada bien, pero disimuló su disgusto. Aseguró que él no había dicho ni una palabra de su continuidad, aunque estaba cantado que no seguiría. Con el presidente a su lado, se oficializó su salida. Abelardo regresa a casa, de momento se toma un tiempo, y seguro que no le faltarán ofertas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


El Madrid requiere cirugía de máxima precisión


No se recuerda una temporada peor del Real Madrid en este siglo, que avanza hacia la tercera década. Su recorrido ha sido tan lamentable que reivindica la edición 2005-06, agujero negro que succionó a presidentes (Florentino Pérez, Fernando Martín), entrenadores (Wanderlei Luxemburgo y Juan Ramón López Caro) y directores deportivos (Arrigo Sacchi y Benito Floro). La devastación alcanzó a jugadores de la talla de Zinedine Zidane, que abandonó el fútbol, no sin firmar una brillantísima actuación con la selección francesa en el Mundial de Alemania 2006. Aquel Madrid ocupó el segundo puesto en la Liga, a 12 puntos del Barça, fue semifinalista en la Copa y cayó frente al Arsenal en los octavos de final.

El naufragio se ha cobrado menos víctimas: dos entrenadores, Julen Lopetegui y Santiago Solari. Florentino Pérez, que justificó su espantada en febrero de 2006 “por maleducar a los jugadores”, es más presidente que nunca. No tiene rival y le sobran proyectos. El próximo empieza ya, con la reconstrucción del Bernabéu, por valor de 500 millones de euros. Parece que Florentino Pérez también tiene planes para el equipo, después de cinco años de misteriosa atonía. El hombre que tomó al asalto el mercado del fútbol —fichó sucesivamente a Figo (Barça), Zidane (Juventus), Ronaldo (Inter) y Beckham (Manchester United)— está obligado a un blitz espectacular este verano.

Aunque las señales eran cristalinas —el pasado año, el Madrid fue tercero a 17 puntos del Barça y salió eliminado de la Copa en cuartos de final—, el éxito en la Liga de Campeones tuvo un efecto equívoco: enrocó al club en una estrategia suicida. El desdén por la marcha de Cristiano Ronaldo describió la indiferencia de Florentino Pérez frente a la realidad, constatada de forma virulenta en una temporada que se ha cerrado con 12 derrotas en la Liga y las gradas del Bernabéu medio vacías desde el principio del campeonato. El equipo, que siempre tuvo un aire revenido por el desgaste y la ausencia de novedades atractivas, nunca convocó a su hinchada. Peor aún, cada mes ha multiplicado las señales de alarma.

Ya no es tiempo de retoques, ni de renovación. El Madrid requiere una precisión quirúrgica en la revolución que se adivina. Tres entrenadores —Lopetegui, Solari y Zidane— han dirigido al equipo y ninguno lo ha reflotado. Al contrario, las sensaciones del Madrid han sido cada vez más preocupantes, hasta el punto de alcanzar a jugadores que hace un año parecían indiscutibles en la plantilla: Isco, Asensio, Nacho, Marcelo y Kroos, además del puñado de jóvenes que Zidane más o menos declara inservibles para la próxima temporada. Algunos seguirán, caso de Marcelo y Kroos, pero observados con lupa por una hinchada que ha retirado el saludo a casi todo el mundo. Se lo mantiene a Zidane, pero con alguna reserva. Desde luego, con menos entusiasmo que a su regreso.

La realidad es dura. Erosiona, mancha. La vuelta de Zidane evitó que la crisis del equipo alcanzara a los dirigentes. En términos políticos, fue una maniobra impecable de Florentino Pérez. No ha ocurrido lo mismo en capítulo deportivo. El Madrid se ha estrellado en los dos últimos meses y Zidane no es el mismo que llegó inmaculado en marzo. Se le nota el fastidio que le ha producido el mediocre cierre de temporada y los fuegos que se le han declarado. Ninguno más desagradable que el de Bale, devaluado futbolística y comercialmente. Zidane ha terminado enredado en la espesa y contaminante atmósfera de un equipo destruido. Le tocaba abrir las ventanas de par en par y limpiar el ambiente, pero esa ventaja se adquiría en junio, no en marzo, en medio del inevitable desplome del equipo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Osasuna ya es equipo de Primera


El día en que tomó posesión de la presidencia de Osasuna, Luis Sabalza dejó en el aire un deseo que cuatro años y medio más tarde ha visto cumplido: el club estará en Primera el año de su centenario. El equipo navarro confirmó el ascenso matemático gracias a la victoria del Granada en Albacete (0-1) este lunes, que a la vez sitúa al cuadro andaluz muy cerca del ascenso también.

El curso de Osasuna fue tan dubitativo al principio como fulgurante después, sin precedentes conocidos en Pamplona. “Queremos ser de nuevo un club que llame la atención en España y en Europa por la manera de hacer las cosas”, anuncia el capitán, Roberto Torres.

Con Jagoba Arrasate al mando de una plantilla sin extranjeros (y con numerosos jugadores de la cantera), Osasuna vuelve a LaLiga Santander jugando en “modo Sadar”, en palabras del técnico de Berriatua (Vizcaya), esto es, firmando una trayectoria como local prácticamente sin tacha e inasumible para los rivales: 17 victorias, 15 de ellas consecutivas (sumando el partido fantasma contra el Reus), ni una sola derrota y dos empates casi como rareza estadística. En todas las ligas principales de Europa solo el Manchester City acumula más puntos como local; únicamente el Paris Saint Germain suma una racha similar de triunfos en casa.

El ascenso del conjunto pamplonés, dado por hecho en la grada desde hace unas cuantas semanas (con vuelta de honor incluida tras ganar al Albacete, en la jornada 36), se cimentó ya en junio pasado con el fichaje del entrenador. La directiva había entendido que bastaba con mirarse al espejo para crecer. En la temporada anterior, Diego Martínez pretendió imponer un fútbol de toque y se topó con un estadio frío como nunca; Arrasate, que se declara admirador de Jürgen Klopp y seguidor de José Luis Mendilibar, quiso simplemente jugar como Osasuna y el Sadar cayó rendido. “Este año la gente ha visto el estilo que le gusta: ir al campo del rival a apretar, ser valientes, no recular en ningún momento. Por eso se ha dado una comunión con la grada que ha sido fundamental. Aun sabiendo cómo era, la afición me ha sorprendido. Hemos vivido en el Sadar algo increíble”, analiza Arrasate.

Jagoba Arrasate, el domingo en Cádiz.
Jagoba Arrasate, el domingo en Cádiz.

Lo sucedido en este ejercicio resulta tan sencillo de explicar como difícil de entender. Salvo por la grave lesión de Unai García en Alcorcón, nada se ha torcido en los últimos meses. “Tenemos un grupo muy sano que se entrena muy bien, hemos recibido el apoyo del público y poco a poco se han ido dando pasos para afianzar el éxito”, intenta descifrar Arrasate, enfundado cada fin de semana en el mismo traje de faena, por si acaso. Roberto Torres mira a la banda: “Una de las claves ha sido fichar al míster con su cuerpo técnico. Eran las personas adecuadas para recuperar el Osasuna de siempre: un equipo que busca al rival con la idea de atacar, atacar y atacar”. Ha funcionado la receta tradicional: Tajonar con aditivos. El éxito se condensa entonces en los goles de Torres (12), el carácter y el equilibrio de Oier Sanjurjo, la puntería del onubense Juan Villar (11 tantos en su primer año en Pamplona) y la calidad incuestionable de Rubén García, llegado del Sporting, con nueve asistencias y siete goles. Dos de ellos, como Torres, de falta directa.

“Cuando la cosa no iba bien hubo mucha normalidad y nada de dramatismo. Se creía en lo que estábamos haciendo y nadie se puso nervioso”, recapitula Arrasate. En la decimosegunda jornada, antes de la primera victoria fuera de casa, Osasuna atisbaba a duras penas la cabeza de la tabla, noveno y a diez puntos del Granada. Con un 2-3 en Extremadura cambió la inercia. Desde aquel día los futbolistas de Arrasate se empeñaron en ganarlo todo, siempre en su estadio y de vez en cuando fuera, se apuntaron hasta seis remontadas por dos a uno y en otros cuatro partidos alcanzaron la victoria o el empate más allá del 90. Puro ímpetu (y brillo, en más de una ocasión) de un equipo que no ha soltado el liderato desde la jornada 27. Y aunque Arrasate podría jactarse –“Ha habido una inercia, sí, pero para llegar a ese punto de confianza y autoestima hay que trabajar mucho antes. Eso no es gratis”–, no deja de confesar cierta incredulidad o asombro: “Ni el más optimista podía pensar en esos resultados, sobre todo en casa”. Por buscar una justificación, al menos en parte, Rubén García anota la preparación física entre las virtudes principales del grupo: “Muchos de los partidos los hemos ganado en los minutos finales. Imponemos un ritmo a los partidos que los rivales no son capaces de aguantar”.

Desde el palco, Luis Sabalza detectó el punto de no retorno en la décima victoria consecutiva en casa y empezó con la tarea de mirar, siquiera de reojo, hacia delante. “El objetivo es consolidar a Osasuna en Primera y convertirlo en un club importante y fuerte”, ambiciona el presidente. Y con Arrasate en el banquillo: “Ojalá pueda estar con nosotros durante los tres años que me quedan de mandato”. Con contrato hasta el 30 de junio de 2020, el entrenador vizcaíno prefiere ponerse de perfil para hablar de cualquier asunto que suene a futuro. “El club entiende que el proyecto puede seguir y queremos llevar a Osasuna a lo más alto, pero ya tocará hablar de eso cuando toque”. No lo manifiesta abiertamente, pero será que le apetece saborear el ascenso. “Al empezar la temporada me animaban y ahora me dan las gracias; hacer feliz a tanta gente es muy bonito”.

Los 50 millones del ascenso

El éxito deportivo que supone el regreso de Osasuna a LaLiga Santander está acompañado por un triunfo económico incontestable. El club navarro, que liquidó su deuda con la Hacienda foral en 2017, calcula que la próxima temporada cobrará por derechos audiovisuales unos 50 millones de euros, unas siete veces más que este año en Segunda. Con ellos podrá afrontar con solvencia los fichajes necesarios, el aumento de salarios de la plantilla y la reforma integral del Sadar, prevista para este verano. La ampliación, decidida por los socios en referéndum, costará 16 millones de euros y servirá para elevar la capacidad del estadio (inaugurado en 1967) de 19.800 a 24.481 espectadores.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


El PSG asegura que Mbappé seguirá la próxima temporada



Guardiola, soñador, fanático y artista


El mejor. Lo diré de una vez: lo que está haciendo Pep Guardiola es de tal altura y espectacularidad que su influencia está logrando girar el fútbol hacia una grandeza desconocida. El comienzo de este artículo tiene tres posibles enemigos: los madridistas, los españolistas y los resultadistas. En tiempos de alta emotividad es más fácil odiar a una persona que amar un estilo futbolístico. Pero me molesta que, por mirar al personaje desde el sitio equivocado, se elogie con moderación una trayectoria impresionante. En lo que logra Guardiola hay implícita una tremenda dificultad que sus equipos disimulan muy bien porque la belleza eficaz parece fácil cuando la vemos consumada, como si fuera un don y no fruto de horas de análisis, creatividad, entrenamientos y convicción de la tropa. El City levanta Copas, pero ganar está al alcance de muchos. Lo excepcional es hacerlo revolucionando la cultura futbolística de un país. Y, de paso, del mundo.

Del entrenador habla el equipo. En Guardiola conviven un soñador, un fanático y un artista. El soñador es apasionado, el fanático terco y los dos le convienen al maravilloso artista que construye obras admirables con distintos materiales y en distintos países. Obras que nunca son iguales y, sin embargo, son siempre reconocibles. El juego que propone Guardiola se descubre a los tres minutos de comenzar un partido, aunque los jugadores salgan disfrazados de astronautas. Equipos inteligentes y generosos que asumen riesgos (95 goles a favor) sin debilitar la seguridad (23 en contra). Las estadísticas de Guardiola son apabullantes desde el día que empezó a entrenar, pero es de mal gusto recitarlas. Más importante es saber que todos los futbolistas están comprometidos con el juego, haciendo circular la pelota por todo el frente de ataque en busca del espacio que los rivales intentan negarle. Que todos son atrevidos, todos generosos en el esfuerzo, todos solidarios cuando toca defender, todos armónicos en sus movimientos. Todos primeros actores de una obra incomparable.

El dinero compra jugadores, no ideas. Con dinero cualquiera, me dirán. Y no es verdad. Porque el dinero se puede gastar de mil maneras distintas. Cuando en el último partido de la Premier Guardiola se jugaba la vida, sus tres mediocampistas fueron: Bernardo Silva, Gündogan y David Silva. La delantera la formaron Mahrez, el Kun Agüero y Sterling. Ninguno sube hasta el 1, 80 ni con una escalera, alguno tiene pinta de melancólico, otros llegaron con fama de vagos y otros tienden al desorden. En el City encontraron la confianza y la complicidad que les autoriza a jugar como soñaron de niños. No digo que sea imposible jugar así de bien, pero debo confesar que nunca pensé que se podía hacer con tanta regularidad sin un Messi en el cargador. Se necesita fe y valentía para desafiar los prejuicios que asustan con conceptos como “pragmatismo”, “equilibrio”, “balón parado” o “vigor físico”. Y un conocimiento enciclopédico para sorprender cada año con nuevos matices para seguir siendo indescifrable.

En las mejores manos. Unir a las personas y fortalecer la cultura de un club, eso es liderar en el fútbol y Guardiola está en ello. Porque el City no tiene el aval histórico de los grandes clubes ingleses y eso significa construir algo grande sin cimientos institucionales y psicológicos que lo sostengan. Ganar dos Premier consecutivas batiendo récord de puntos y haciendo un fútbol deslumbrante define los dos hitos de un gran entrenador: llevar el pensamiento al campo y mantener siempre el espíritu competitivo. El fútbol que propone tuvo admirables pioneros que pelearon por imponer sus ideas dentro de un contexto cultural menos acogedor que el actual. Pero creo que ese estilo nunca estuvo mejor defendido que en estos momentos. Y ahora los dejo, porque hoy el City juega otra final y no pienso perdérmela.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Diez jugadoras del Barça, en la lista de 23 para el Mundial de Francia


La Federación Española ha hecho pública, a través de un vídeo en las redes sociales, la lista de las 23 convocadas para el Mundial absoluto de Francia que arranca el próximo día 7 de junio. El seleccionador, Jorge Vilda, ha mantenido el bloque que alcanzó la clasificación. Las únicas sorpresas son Patri Guijarro (centrocampista del Barcelona) y Andrea Sánchez Falcón (extremo del Atlético).

En la portería ha convocado a Lola Gallardo (Atlético), Sandra Paños (Barcelona) y Sun Quiñones (Real Sociedad). En defensa estarán Marta Torrejón, Andrea Pereira, Mapi León y Leila Ouahabi (Barcelona), Celia Jiménez (Seattle), Irene Paredes (PSG), Ivana Andrés y Marta Corredera (Levante).

En el centro del campo: Silvia Meseguer y Amanda Sampedro (Atlético), Aitana Bonmatí, Patricia Guijarro, Alexia Putellas y Vicky Losada (FC Barcelona), y Virginia Torrecilla (Montpellier). En ataque, además de la pichichi de la Liga Iberdrola Jenny Hermoso (Atlético), estarán Lucía García (Athletic),  Andrea Sánchez Falcón (Atlético), Nahikari García (Real Sociedad) y Mariona Caldentey (Barcelona). En total, son 10 jugadoras del Barça y cinco del Atlético en la lista de 23.

Guijarro, subcampeona del mundo Sub-20 el año pasado, lleva sin jugar desde el pasado mes de enero por una lesión (un ganglión en el pie derecho que la obligó a pasar por el quirófano), pero era fija en los esquemas del técnico madrileño, que ya la había incluido en la lista para el amistoso de este viernes ante Canadá en Las Gaunas. Guijarro recibió el alta médica el pasado sábado. Por su parte, Sánchez Falcón le ha ganado el sitio en la delantera a otras opciones como Alba Redondo, goleadora del Albacete, o a su compañera en el conjunto rojiblanco Olga García.

La lista para el Mundial llega 24 horas después de otra convocatoria, la del grupo que se desplazará a Tafalla (Navarra) este martes para una mini-concentración. Vilda se vio ‘obligado’ a hacer dos listas porque las jugadoras del Barcelona (diez) disputaron la final de la Champions el pasado sábado y no se incorporarán con el grupo hasta el lunes 27 cuando la selección estará de vuelta en Madrid.

El viernes 24 en Las Gaunas España disputará el último amistoso (contra Canadá, a las 19:00) antes de volar a Francia. Allí, en Le Touquet se enfrentarán a Japón el día 2 de junio a las 13:50. Será el último encuentro –el primero en el que las 23 estén todas juntas- antes del debut del día 8 contra Sudáfrica en Le Havre. El segundo partido de la fase de grupos lo jugará España en Valenciennes el miércoles 12 contra Alemania, la favorita para el título junto a Estados Unidos. El último encuentro del grupo B se disputará en Le Havre el día 17 contra China. A octavos se clasifican las dos primeras de grupo y las cuatro mejores terceras.

“La lista ha premiado la temporada que han hecho, las actuaciones con nosotros, los entrenamientos, los partidos, la experiencia y la juventud. Se han tenido en cuenta muchos aspectos”, declaró Jorge Vilda ante los medios, que le preguntaron por la ausencia de Ángela Sosa después de un gran final de temporada con el Atlético. “Venimos tiempo avisando de que se iban a quedar fuera jugadoras de gran nivel y con un gran final de temporada…”, argumentó el seleccionador. La lista está cerrada, pero hizo un llamamiento a las que se han quedado fuera a que no se dejen llevar porque hasta 24 horas antes del primer partido puede haber cambios, normalmente por lesión.

“El balance, después del Mundial”

Le preguntaron a Vilda por las posibilidades reales de España en este Mundial después de todos los éxitos en 2018 de las categorías inferiores. “Ahora mismo las favoritas para ganar el título son Estados Unidos, Francia, Inglaterra y Alemania. A ilusión nadie nos va a ganar. Estamos centrados en la preparación, cuando la terminemos nos preparemos mentalmente para el primer partido. A la vuelta, haremos balances. Después del mundial no se acabará esto: el objetivo primordial ser mejores y vamos a intentar ganar el primer partido”, aseguró.

Vilda dice que a las jugadoras les ha transmitido el mensaje de que incluso perdiendo los dos primeros partidos no está cerrado el pase a octavos. “No está todo enfocado al primer partido contra Sudáfrica. Puede ser importante, pero no determinante, ya se ha vivido en otros Mundiales, que hay equipos que han llegado lejos sin haber brillado en el primer encuentro. Empezar con buen pie sería el mejor de los escenarios; pero vamos a tener opciones incluso perdiendo los dos primeros partidos, este es el mensaje a mis jugadoras: que se lo crean porque tenemos un potencial enorme”, explicó.

Le preguntaron si la diferencia de nivel entre Barcelona y Lyon en la final de la Champions (las francesas arrollaron a las españolas) le preocupa de cara a este Mundial, por si es una situación que se puede volver a repetir. “En absoluto me preocupa. Las jugadoras salieron reforzadas. Enfrentarte a las mejores siempre suma y siempre te va a hacer mejor futbolista y mejor equipo; como a nosotros en los amistosos contra Alemania y Estados Unidos. Las jugadoras están mentalmente bien, ahora necesitan un proceso y por eso no se han incorporado todavía al grupo. Estarán a tope para el día 8”, prosiguió.

Después de la final de la Copa de la Reina entre Atlético y Real Sociedad, Amanda Sampedro, una de las tres capitanas de la selección, dijo que habían llegado a final de temporada al límite. Algo parecido dijo Andrea Pereira tras la final de la Champions cuando comentó que el Lyon volaba como un avión. “Después de una final es normal que digan eso porque el depósito está vació… por eso la importancia de esta semana de descanso. Me consta que las jugadoras del Atlético han cogido aire y que han desconectado. Y las del Barcelona tendrán lo mismo; luego analizaremos como llegan y cómo enfocar la preparación. Estoy convencido de que vamos a estar en un estado de forma máximo, con la velocidad y la chispa que necesita nuestro juego”, concluyó Vilda.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Kroos renueva con el Real Madrid hasta 2023


El alemán Toni Kroos y el Real Madrid han llegado a un acuerdo para la ampliación del contrato del centrocampista hasta el 30 de junio de 2023. Su vinculación acababa un año antes, en 2022. Según ha informado esta mañana el club blanco, el medio de Greifswald, de 29 años, comparecerá ante los medios informativos a las 13.00 en la sala de prensa del Santiago Bernabéu.

Se trata de una primera comunicación oficial de la entidad de Concha Espina sobre el futuro de la plantilla tras la nefasta temporada, culminada este domingo con una nueva derrota en casa, ante el Betis (0-2). Kroos era uno de los jugadores más señalados en las quinielas para salir del club este verano, sin embargo, su contrato se ha alargado un año más.  

La semana pasada, de forma extraoficicial, se conoció que Zidane le había comunicado a Keylor Navas que la mayoría de los minutos en la portería serían para Courtois. En las oficinas del club, entienden que el futuro de la portería pasa por Thibaut Courtois, que cumplió 27 años el sábado, y por el que pagó al Chelsea 35 millones de euros el verano pasado después que fuera elegido mejor guardameta del Mundial de Rusia. Además, según los planes de la directiva, la titularidad del belga debería estar escoltada por un secundario como el ucranio de 20 años Andriy Lunin, contratado también el verano pasado, y cedido esta temporada en el Leganés.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Leonard salva los muebles para los Raptors tras dos prórrogas ante los Bucks


Kawhi Leonard se sobrepuso a los problemas físicos que arrastró desde el primer cuarto y a la enorme tensión de un partido que solo se resolvió a favor de Toronto tras dos prórrogas (118-112). Su clase y acierto acabó rindiendo a Milwaukee.

Las finales de Conferencia

Conferencia Este

Milwaukee, 118; Toronto, 112 (2-1)

4º partido. Día 22 (2.30, Movistar Deportes)

Conferencia Oeste

Golden State, 110; Portland, 99 (3-0)

4º partido. Día 21. (3.00, Movistar Deportes)

La actuación de Leonard fue conmovedora, heroica tal como se le pusieron las cosas a los Raptors, que de haber perdido se hubiera visto ya condenados a un nuevo fracaso en su intento por alcanzar por primera vez la final de la NBA. Se superaron y redujeron la ventaja de los Bucks en la final del Este (2-1).

El tercer duelo resultó abrasivo para sus protagonistas, decidido tras esas dos prórrogas, después de que fueran eliminados muy pronto Lowry y Powell y al final también Antetokounmpo. Y con Leonard visiblemente mermado por unas molestias en la rodilla tras un mal apoyo en una entrada a canasta durante el primer cuarto.

La estrella de los Raptors acabó con 36 puntos, nueve rebotes, cinco asistencias, dos robos y un tapón en 52 minutos. Fue quien decantó la balanza con ocho puntos en los tres últimos minutos de la segunda prórroga. Marcó la diferencia. En los momentos más decisivos robó un balón y anotó al contrataque y capturó un rebote en ataque cuando los Bucks jugaban para igualar a 112.

Marc Gasol, que se inculpó del mal partido anterior de los Raptors en Milwaukee, estuvo mucho más acertado en ataque y sumó cuatro triples, 16 puntos, 12 rebotes, siete asistencias, un robo y cinco tapones. Y también fue una pieza vital para los Raptors en esos últimos tres minutos de la segunda prórroga en los que anotó cinco puntos y culminó su espléndida actuación defensiva a pesar de que acumulaba cinco faltas desde muchos minutos antes. Contuvo a Brook Lopez y mantuvo a raya a Antetokounmpo.

La estrella de los Bucks no pudo desplegar su habitual eficacia en ataque. Concluyó con 12 puntos, falló los tres triples que lanzó y cinco de los siete tiros libres de que dispuso. Y además, perdió ocho balones, aunque sumó 23 rebotes, siete asistencias y cuatro tapones antes de ser eliminado por seis faltas personales nada más dar inicio la segunda prórroga.

Mucho antes, cuando faltaban cinco minutos para el final de los 48 minutos de partido, fue eliminado Kyle Lowry, también por faltas, tras haber aportado 11 puntos y cinco asistencias. Los Raptors habían dominado a lo largo de todo el partido por diferencias que rondaron los 10 puntos. Tras el 0-2 inicial, los Bucks no volvieron a ponerse por delante en el marcador hasta el inicio de la segunda prórroga (103-105).

Entre Middleton, Bledsoe y Mirotic firmaron un horrible 3 de 19 en los triples. Mirotic acabó con 10 puntos y cinco rebotes, Brook Lopez, con 16 puntos y seis rebotes. Pero los Bucks tuvieron opciones gracias a las aportaciones de dos jugadores que salieron desde el banquillo, George Hill, con 24 puntos y siete rebotes, y Malcolm Brogdon, con 20 puntos. Siakam y Leonard fallaron los tiros que pudieron haber evitado la primera y la segunda prórrogas. Siakam aportó 26 puntos y 11 rebotes; Powell, 19 puntos; y Serge Ibaka, cinco puntos y seis rebotes. Los Bucks no supieron aprovechar la delicada situación de los Raptors, debido a las eliminaciones de Lowry y Powell y el estado físico de Leonard, que no le impidió acabar siendo el héroe.

TORONTO, 118; MILWAUKEE, 112 (1-2)

Toronto: Lowry (11), Green (3), Leonard (36), Siakam (25), Marc Gasol (16) –equipo inicial-; Powell (19), Ibaka (5), VanVleet (3) y Meeks (0).

Milwaukee: Bledsoe (11), Middleton (9), Antetokounmpo (12), Mirotic (10), Brook Lopez (16) –equipo incial-; Ilyasova (2), Hill (24), Brogdon (20) y Connaughton (8).

Parciales: 30-21, 28-30, 19-24, 19-21 y en las prórrogas: 7-7 y 15-9.

Scotiabank de Toronto. 19.800 espectadores.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


El CSKA impone su heráldica ante el Efes


El CSKA alzó al cielo de Vitoria la octava Copa de Europa de su historia, la cuarta en la era moderna después de acumular sus cuatro primeros títulos en la década que transcurrió entre 1961 y 1971. En el Buesa Arena, la Cabalgata de las Valkirias del conjunto de Itoudis de superó a la Marcha Radetzkydel Efes de Larkin. De Colo, Sergio Rodríguez, Higgins y el mvp Clyburn fueron un muro insalvable para la conmovedora persecución del cuadro turco al que no le bastó con los 29 puntos de su estrella.

Apasionante desde el salto inicial, el duelo mezcló el vértigo y la percusión. Con Larkin y Micic propulsando el sueño turco y Kurbanov y Hunter defendiendo la heráldica rusa el listón físico y mental se situó en todo lo alto. Para el Efes era la primera final de su historia. Tras quedar colista de la liga regular la pasada temporada, los de Estambul sacudieron su proyecto a golpe de fichajes lustrosos hasta abrirse un hueco en una élite en la que no estaban desde 2001. Para el CSKA era la 16ª Final Four en 18 años (solo falló en 2002 y 2011), con tres títulos (2006, 2008 y 2016) y tres finales perdidas (2007, 2009 y 2012) en ese recorrido. Y, entre la experiencia y la contundencia, el cuadro ruso se presentó arrollador (17-29, m. 9).

Como si de un choque contra una realidad rocosa y hercúlea se tratase, el Efes quedó aturdido ante semejante demostración de fuerza. Mientras, Itoudis continuaba echando carbón a la locomotora con la batuta de Sergio Rodríguez y la metralleta de Higgins (11 puntos en los seis minutos del primer cuarto en los que estuvo en pista).

La ventaja del CSKA alcanzó los 14 puntos a los 13 minutos (20-34), pero el Efes apretó la mandíbula, atajó a Higgins y comenzó a remar contracorriente con entusiasmo. Dunston equilibró la batalla por el rebote y Larkin retomó su producción anotadora. Del 28-41 del minuto 16 se pasó al 42-44 con el que se cerró el primer tiempo. Un triple de Simon en la reanudación completó la remontada parcial del cuadro de Ataman (45-44, m. 21).

Se cruzaron en el camino la efervescencia del perseguidor que se reengancha con las dudas del equipo cazado. Pero el CSKA hormigonó su espíritu de resistencia ante el Real Madrid en semifinales y no tardó en enderezarse de nuevo.

La final se convirtió en una cuestión de orgullo y el último tramo del cuarto devino en un trepidante intercambio de golpes a base de parciales. La hucha del CSKA llegó de nuevo a los 14 de renta (54-68, m. 28) hasta que la inspiración febril de Larkin volvió a hacer creer al Efes (62-68, m. 30).

No era la noche de Micic, ofuscado desde el triple (siete puntos, con un 1 de 8 desde el 6,75 a esas alturas) y, con la mitad del trabajo hecho, la defensa del conjunto de Itoudis se centró el frenar al demonio Larkin. No lo consiguieron. Con una asistencia del base de Cincinnati para el mate de Dunston y un bravo contraataque de Moerman la final se quedó en un pañuelo a falta de seis minutos (71-75).

En la sístole y diástole del partido, el CSKA siempre conservó la ventaja y el pulso ante cada acercamiento del rival. A la producción de Higgins y Clyburn se sumó progresivamente, como ante el Madrid, De Colo. El francés cerró la primera mitad con cuatro puntos y escasa relevancia, pero volvió a reclamar sus galones en los minutos de la verdad. El depósito de la cortísima rotación de Ataman comenzó a quedarse en la reserva conforme se acercaba el desenlace.

Nunca se desenganchó del todo el Efes de las opciones de triunfo. Nunca las tuvo lo suficientemente cerca como para asaltar los cielos. Con reminiscencias del primer Madrid de Laso que se estrelló en la Final Four de Londres 2012 ante un Olympiacos más duro y resabiado, los turcos se entregaron en cuerpo y alma a Larkin, el mejor con diferencia en el fin de semana vitoriano. Pero la excelencia no hace milagros. Venció el CSKA. Sergio Rodríguez se convertía, vestido de blanco, en el primer español en ganar la Copa de Europa con la camiseta de un equipo extranjero. El conjunto ruso levantó en Vitoria su octavo título continental.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Mbappé abre la puerta a un “nuevo proyecto” fuera del PSG


“Creo que es el momento ahora de asumir más responsabilidades. Espero que pueda ser con el PSG, con mucho gusto, o fuera con otro nuevo proyecto”. Esas fueron las palabras inesperadas de Kylian Mbappé, ariete del PSG, este domingo en la gala anual de la liga francesa. El campeón del mundo francés, de 20 años, sorprendió a todos los asistentes con unas declaraciones que no tardaron en incendiar las redes sociales, especialmente en España, donde su nombre suele ser asociado desde su irrupción en la gran pasarela del fútbol mundial con el Real Madrid o el Barça.

Junto a Wilfried, su padre y representante, Mbappé había acudido a la ceremonia que otorga cada año los premios individuales de la temporada en Francia. Fue elegido mejor jugador y mejor joven del curso, algo inédito en 28 ediciones. Ante casi un centenar de futbolistas en activo o jubilados, entre otros algunos de sus compañeros del PSG como Marquinhos o Thiago Silva, se subió al escenario para recoger su trofeo. “Es un placer para mí, es el último que me faltaba”, soltó en una sonrisa, fiel a su estilo. El futbolista del PSG fue el gran artífice del octavo titulo del club de la capital francesa. Anotó 32 goles en 28 encuentros ligueros, unas estadísticas demoledoras que le permitieron ser coronado pichichi de la temporada en la Ligue 1.

Quiso dedicar su premio a Nasser Al Khelaïfi, el presidente del PSG, quien no estaba en la gala. “Siempre ha sido un hombre honesto conmigo desde el primer día que llegué y hasta el dia de hoy. Quiero darle las gracias”, dijo en un tono serio, que sonaba casi a despedida. A continuación, Mbappé hizo un breve repaso de su trayectoria en el campeonato francés. “Ya es mi cuarto año aquí. Ya he vivido muchas cosas. Primero con el Mónaco, el club que me ha forjado como futbolista. Conseguimos ganar el título (en 2017). Luego me metí en un proyecto radicalmente distinto (el PSG). Logré adaptarme desde mi primer año. He cambiado de posición esta temporada. Claro que hubo decepciones, pero eso forma parte del fútbol. Conseguimos ganar esta Liga este año, ya es una gran satisfacción”, prosiguió el delantero francés. El PSG concluirá la semana que viene en la última jornada de Ligue 1 un curso decepcionante en el que perdió la Copa de Francia y la Copa de la Liga, ganando solamente la Liga, y fuera de la Champions en octavos.

“Es un momento muy importante para mí. Creo que ha llegado el primer momento clave o el segundo de mi carrera. Conocí muchas cosas aquí, y voilà, creo que es el momento de asumir más responsabilidades. Espero que pueda ser con el PSG, con mucho gusto, o fuera con otro proyecto. Pero quiero deciros gracias”, finalizó Mbappé, ante el desconcierto de todos los asistentes, incluso el de Didier Drogba, quien le entregó el premio. Mbappé tiene contrato hasta 2023 con el PSG. Al Khelaïfi lo fichó en el verano de 2017 por 180 millones de euros. Hoy, según las estimaciones, su precio rondaría los 300 millones.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


La Champions no lo es todo


Una corriente sacude sin remedio al fútbol: sin la Copa de Europa parece que hoy no seas nadie, cuando se puede ser ni más ni menos que Messi, Guardiola o el refrescante Ajax. Por supuesto, en nada desmerecen al vivificante Liverpool ni la extraordinaria fábula de Pochettino y su Tottenham. Cada cual en su medida. Porque el fiasco en la Copa de Europa no debiera rebajar el puño de hierro de Messi en la Liga española. Como tampoco ha camuflado las grietas estructurales del Madrid, que tras su empeño por solo empeñarse en Europa finalmente ha quedado hecho trizas como casi nunca (18 derrotas en la temporada y a 19 puntos del Barça).

Las luces de neón de la Champions minimizan injustamente otros podios. Se advierte en la depresión de estos días de Messi, tótem mundial (y casi seguro Bota de Oro tras sus dos tantos en el 2-2 en Eibar). O en los picajosos detractores de Guardiola, el técnico más exitoso de la última década. Europa como único santo grial. Solo así se entiende que entre los ganadores de las cinco ligas más relevantes del planeta hoy solo haya suspicacias, malos rollos y entrenadores y jugadores en la diana. Por primera vez, en las principales pasarelas ha repetido el campeón: Barça, City, Juventus, Bayern y PSG. Un cesarismo insuficiente. Caen chuzos sobre Valverde, Allegri ya no está en la Juve, a Tuchel le buscan relevo en el PSG, lo mismo que Kovac es discutido entre la nomenclatura del Bayern. Queda dicho: sobre Guardiola ametralla un amplio consorcio mediático y popular, más pendiente de su colonia o sus lazos que de su efectiva, atractiva y perenne revolución.

La posible criba entre los ganadores de las ligas contrasta con lo sucedido en el Real Madrid, también zarandeado por el Betis (0-2) para cerrar su desastroso curso. El alto mando no ha dicho ni mu, a resguardo con el dique de Zidane, que ha sufrido un desgaste imprevisto. Su fantástico crédito en las últimas Champions ha evitado una catarsis mucho mayor tras su calamitosa temporada —cercana a la peor de su heráldica historia—. Incluso le ha servido de escudo a Zidane, tan zurrado como sus predecesores, a los que en nada ha mejorado. Pero aquellas tres orejonas levantadas han disuadido a los próceres madridistas. Nada de comunicados que recuerden, como en el cachete a Lopetegui, que en esta plantilla había ocho aspirantes al Balón de Oro. Paradoja: aunque su majestuosa percha son tres Copas de Europa, nadie como Zidane ha valorado tanto la Liga, cauce de sus mayores desdichas, como ha confesado. El peso que ZZ concede a la Liga está muy por encima del que le otorgan los rectores madridistas y demás mandamases de esas superpotencias que negocian un corralito llamado Superliga.

Zidane, junto a Asensio y Brahim durante el partido ante el Betis.
Zidane, junto a Asensio y Brahim durante el partido ante el Betis. EFE

Resulta indiscutible el encanto de la Liga de Campeones. Máxime tras esta edición, un torrente de emociones como no se recuerda. Un torneo terminal que no permite un desliz, ya sea en Anfield, ante el Ajax en Chamartín o frente al Tottenham en Londres, casos del Barça, el Real y el City.

Rutinas

Frente a esta turbadora Copa de Europa, cierto que los tronos ligueros se han convertido en una rutina. Ocho títulos seguidos lleva la Juve y siete el Bayern. El PSG ha conquistado seis de los siete últimos y el Barça 10 de 15. Oporto y Benfica se reparten los últimos 17 en Portugal, los mismos que se han barajado Ajax y PSV en Holanda en lo que va de siglo. La Premier, que capitalizará las próximas semanas las finales europeas, lo que enfatiza más si cabe los cuatro tronos británicos de Guardiola, es otra cosa: City, United, Chelsea, Arsenal y Leicester han brindado por ella desde 2000. Por sabidas que se den las ligas, no hay que olvidar que Madrid y Barça se han comido siete de las diez últimas Orejonas.

Europa no debiera ser el juez único. Lo creyó el Madrid, no Zidane, que se fue tan espantado como debe estar ahora tras su frustrante regreso. La Champions nunca le sació del todo. Se resistió a creerlo el Barça, pero terminó por metabolizarlo hasta Messi. Los dobletes caseros ya no bastan. La Copa de Campeones parece la única vara de medir. Hasta Griezmann lanzó un órdago colchonero por una Champions en el Wanda. Ya se arrepintió.

La Copa de Europa es tan maravillosa que la añora y añora Messi, desengañado porque un mal parcial arruine todo un año. La Liga tiene tanta excelencia que la anhela ZZ, que antepone el compromiso semanal al florecer de un día. Barça y Madrid están obligados en cada reto. Puestos a sumar horas de vuelo, en casa y Europa, que cada cual haga las cuentas de la última década.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Nadal ya es Nadal: ‘ko’ a Djokovic y campeón en Roma


A las puertas de Roland Garros, un resurgir extraordinario: después de un trimestre sembrado de dudas (otra vez las dichosas lesiones, la maldita rodilla) y un considerable periodo de sequía (no alzaba un título desde agosto del año pasado, en Montreal), Rafael Nadal se levanta, se libera, tumba a Novak Djokovic en la final de Roma (6-0, 4-6 y 6-1, en 2h 25) y eleva su primer trofeo de la temporada para decirle al mundo que sigue ahí, que ha llegado a tiempo, que cuando los aires parisinos empiezan a filtrarse en el calendario, él está a punto. Imperial. Es su noveno título en el Foro Itálico, su trigesimocuarto Masters 1000, de modo que vuelve a mirar por el retrovisor (igualaba con el número uno) y a sentirse pleno.

Huele Nadal la sangre, porque levanta la cabeza y al otro lado de la red se encuentra con un Djokovic jadeante y desgastado, contrariado con las briznillas irregulares de arena desperdigadas por toda la pista, con el espectador que tarda en tomar asiento, con el sol y sombra travieso de la tarde romana que le hace ponerse y quitarse la gorra una y otra vez… Con prácticamente todo lo que acontece a su alrededor. Alza la vista el serbio y se encuentra un panorama seguramente insospechado: ni rastro del Nadal expectante de hace no demasiado, ni del Nadal inerme que se encontró en Melbourne a comienzos de año. Nada de eso. Nadal se le abalanza como un alud, arremete como una bestia y le mete un empellón que a cualquier otro le hubiese dejado grogui. Pero a él, Djokovic, no.

Sufría y padecía el serbio, sometido durante 39 minutos por un Nadal fabuloso que entró con decisión y mordiendo, ganando metros y tomando la pista como hacía tiempo que no se le veía. Era la vía: ir frontalmente a por Nole, sin especulación, llevándolo al límite desde el primer peloteo. Interpretó el balear el arranque de forma magnífica, dictando con la derecha y expandiendo la pista con el revés, jugando con las alturas y enredándole al número uno constantemente, haciéndole pensar más de lo debido. Se trata de otro Nadal, del Nadal reconocible, el primigenio sobre arcilla. Cambia el gesto, cambia la velocidad; hasta los andares, más briosos. Sin embargo, ningún termómetro como ese drive que vuelve a profundizar y a hacer estragos.

Tan brutal fue la embestida que a Djokovic se le fue yendo el color, fallando algunas voleas incomprensibles, abusando de la dejada y un indicio todavía más preocupante: su derecha primaba sobre su revés, cosa rarísima en el serbio, propietario del reverso más poderoso del circuito. Ocurre que aunque a Nole no le esté saliendo nada y no tenga su día, y por eso patee una pelota y reviente una raqueta para liberar esos diablillos que viven dentro de uno, siempre esconde un truco en la manga. Esta vez tiró del servicio y de su raza infinita, porque a las buenas o a las malas, no hay competidor más espinoso que el de Belgrado, némesis histórica de Nadal.

“¡Nole, Nole, Nole!”, le arropaba la central del Foro Itálico, tratando de que reavivar la lucha y de que la fiesta no terminase demasiado rápido. Y se revolvió Djokovic como lo hacen los elegidos, con su espíritu insurrecto, para tratar de revertir una tarde que pese a su resistencia llevaba el sello de Nadal. Al número uno le dio para equilibrar con una dentellada en el segundo parcial, escapando de cuatros situaciones límite en las que el español acarició el break, pero el tanque físico se le fue agotando –asistía a la final con casi tres horas más de juego en las piernas, después de dos palizones nocturnos ante Del Potro y Scwartzman– y, en consecuencia, el depósito anímico también.

Aunque replicó Nole, se agrandó Nadal a las bravas, incidiendo con la derecha y reafirmándose cuando tocaba: a las puertas de Roland Garros y frente al rey actual del circuito, que venía de hacer una demostración de fuerza la semana anterior en Madrid. Conforme se subrayó el balear, se diluyó el balcánico. Nadal ha vuelto a tiempo, tal vez en el mejor instante posible. Rearmado. Venía avisando a través de un discurso optimista que remitía al día a día y al corto plazo, a la evolución por pasos. Y el tiempo le ha dado la razón: Nadal, hoy por hoy, y pese a todos los contratiempos, es otra vez el hombre a batir en París. Siempre se levanta.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


En directo, Nadal-Djokovic, final del Masters de Roma


Narrador deportivo

Winner para Novak Djokovic

Narrador deportivo

40-40 Set 1 Winner para Novak Djokovic

Narrador deportivo

Qué nivel de Rafa!Nueva ocasión para romper el saque!

Narrador deportivo

40-40 Set 1 La salva el serbio y nos vamos al deuce!

Narrador deportivo

40-40 Set 1 Winner para Novak Djokovic

Narrador deportivo

30-40 Set 1 OTRA BOLA DE BREAK PARA NADAL!

Narrador deportivo

30-30 Set 1 Winner para Rafael Nadal

Narrador deportivo

30-15 Set 1 Ace para Novak Djokovic

Narrador deportivo

15-15 Set 1 Winner para Novak Djokovic

Narrador deportivo

30-40 Set 1 JUEGO NADAL!Confirma el segundo break y encarrila el primer set del partido! Sorpresa total en Roma. No parecía que fuera a ser tan desigual el partido, al menos en estos primeros minutos…

Narrador deportivo

30-40 Set 1 NUEVA ROTURA!Se pone 3-0 al primer descanso del partido y encarrila la primera manga del encuentro a su favor! Tremenda superioridad del balear. Nole está fuera mentalmente del partido. Saca Rafa ahora para el 4-0.

Narrador deportivo

30-40 Set 1 Break para Rafael Nadal

Narrador deportivo

30-40 Set 1 Salva la primera Djokovic!

Narrador deportivo

15-40 Set 1 DOS BOLAS DE BREAK PARA NADAL!

Narrador deportivo

CONFIRMA EL BREAK!Juego en blanco en la que solo jugó el último punto con el segundo saque! Tremendo nivel el que ha mostrado Nadal en este inicio del partido. Se pone 2-0 ante un Djokovic que ahora rema a contracorriente.

Narrador deportivo

BREAK PARA RAFA!Error de Novak Djokovic con la derecha que lo estrella en la red! Buen planteamiento de Nadal, que termina por desesperar a Nole en el primer juego del partido. Tremendo arranque del balear.

Narrador deportivo

Nueva bola de break para Rafa!

Narrador deportivo

30-40 Set 1 Tremendo peloteo que acaba con una dejada espléndida de Nadal que le permite tener la primera bola de break!

Narrador deportivo

30-40 Set 1 Winner para Rafael Nadal

Narrador deportivo

30-30 Set 1 Ace para Novak Djokovic

Narrador deportivo

15-15 Set 1 Winner para Rafael Nadal

Narrador deportivo

Winner para Novak Djokovic

Narrador deportivo

Ya saltan los dos tenistas a la pista de juego!En breves instantes, tras el peloteo previo de calentamiento, tendrá lugar el inicio del partido en Roma!Vamos con ello!

Narrador deportivo

Así que no se vayan muy lejos!Clasicazo del tenis en la final del Masters 1000 de Roma!No queda mucho para que veamos a Novak Djokovic y a Rafa Nadal enfrentarse para ver quién ostenta el récord de más Masters 1000!Les esperamos en un momento!

Narrador deportivo

Hay que remontarse hasta 2012, también en Roma, para ver la última final en la que Rafa Nadal consiguió vencer al serbio en un Masters 1000. Fue por 7-5/6-3.

Narrador deportivo

La última vez que Novak Djokovic y Rafa Nadal se enfrentaron en una final de Masters 1000 fue en 2014… Precisamente en Roma. El serbio se hizo con el triunfo por 6-4/3-6/3-6.

Narrador deportivo

Aunque Nadal se enfrente a su bestia negra, llega habiendo sufrido solo una rotura en este torneo romano y logró su 60ª victoria ante Stefanos Tsitsipas en las semifinales de ayer. Es, además, su 50ª final de un Masters 1000.

Narrador deportivo

Por el contrario, fue la única final que ha disputado Rafa Nadal en este 2019. Esta es la segunda. No ha ganado nada y ha caído en las semifinales de los últimos torneos disputados. Hoy se presenta aquí como vigente campeón.

Narrador deportivo

A pesar de todo, Novak Djokovic se presenta mucho mejor que Rafa Nadal a esta final de Roma. Ha ganado dos títulos este año. Uno de ellos fue precisamente ante el balear en la final del Open de Australia.

Narrador deportivo

El camino hasta esta final del Masters 1000 de Roma ha sido algo más plácida para Rafa Nadal. Por su parte, Djokovic tuvo que salvar hasta dos bolas de partido ante Juan Martín del Potro en los cuartos de final y tuvo que disputar tres sets en su partido de ayer de semifinales ante Schwartzman. Hasta dos horas más ha jugado Nole en este torneo que Rafa.

Narrador deportivo

Sin embargo, es Novak Djokovic quien lidera el enfrentamiento personal ante Rafa Nadal en sus 53 duelos con 28 victorias frente a las 25 del balear.

Narrador deportivo

También es el octavo partido que enfrentará a Djokovic y Nadal en el suelo romano, siendo el tenista español quien ha ganado más partidos (4-3). Cuatro de esos encuentros han sido en la misma ronda que hoy… Con empate a dos.

Narrador deportivo

Rivalidad histórica entre los dos mejores tenistas del ránking ATP actualmente. Ambos mantienen el récord de más títulos de Masters 1000 en su carrera, con 33 cada uno, por lo que hoy se decidirá quien lo lidera en solitario.

Narrador deportivo

Muy buenas tardes!Bienvenidos a la final del Masters 1000 de Roma!Este torneo llega a su cénit y lo hace con la mejor forma posible!Novak Djokovic se enfrenta a Rafa Nadal!Duelo de titanes en la capital italiana!

Real Madrid – Betis en directo, LaLiga Santander en vivo


Narrador deportivo

76’00” – Substitución Karim Benzema Lucas Vázquez Iglesias

Narrador deportivo

75’00” – Gol Jesé Rodríguez Ruiz

Narrador deportivo

74’00” – Substitución Lorenzo Jesús Morón García Cristian Tello Herrera

Narrador deportivo

69’00” – Substitución Federico Santiago Valverde Dipetta Francisco Román Alarcón Suárez

Narrador deportivo

68’00” – Priemr cambio en el Betis. Se marchaba, Wilfrid Kaptoum y le sustituye, Jesé Rodríguez.

Narrador deportivo

68’00” – Substitución Wilfrid Jaures Kaptoum Jesé Rodríguez Ruiz

Narrador deportivo

61’00” – Gol Lorenzo Jesús Morón García

Narrador deportivo

60’00” – Substitución Brahim Abdelkader Diaz Marco Asensio Willemsen

Narrador deportivo

58’00” – Tarjeta amarilla Daniel Carvajal Ramos

Narrador deportivo

52’33” – Dato:En sus últimos 13 partidos en LaLiga, el Real Madrid solo se ha ido ganando al descanso en uno, ante el Villarreal (2-1). En el resto, se fue con empate en siete de ellos y perdiendo los otros cinco.

Narrador deportivo

49’40” – Kaptoum ha decidido probarse y continuar en el partido. El juagdor del Betis continúa con algunos problemas aunque no hay movimientos en el banquillo.

Narrador deportivo

49’00” – Tarjeta amarilla Federico Santiago Valverde Dipetta

Narrador deportivo

46’00” – ¡¡¡COMIENZA LA SEGUNDA PARTE!!!

Narrador deportivo

Muy abierto este partido de cara al segundo tiempo. Volvemos en breves instantes con una interesante segunda mitad…

Narrador deportivo

44’18” – ¡¡¡¡DESCANSO EN EL BERNABÉU!!!!

Narrador deportivo

42’12” – Dato:Benzema es el segundo jugador de LaLiga que más ha rematado al palo esta temporada (6) tras Messi (10).

Narrador deportivo

40’00” – Entramos en los últimos minutos de este primer tiempo dónde ambos equipos han rozado el gol. Más calmado ahora el juego en estos instantes.

Narrador deportivo

37’00” – Tarjeta amarilla para Marcos Llorente por una falta sobre Loren.

Narrador deportivo

37’00” – Tarjeta amarilla Marcos Llorente Moreno

Narrador deportivo

33’28” – ¡¡¡Buena intervención del Feddal!!! Centro para Benzema que esperaba ya en el interior para rematar, pero Feddal consigue despejar un balón muy muy peligroso. Despierta el Real Madrid.

Narrador deportivo

31’27” – Dato: El Real Madrid ha encajado el 55% de sus goles durante la primera parte de los partidos en LaLiga esta temporada (24 de 44), el porcentaje más alto de cualquier equipo en la competición.

Narrador deportivo

30’00” – Tarjeta amarilla Wilfrid Jaures Kaptoum

Narrador deportivo

24’28” – ¡¡¡Otra vez prueba suerte Marcelo!!! El brasileño desde fuera del área disparaba con la zurda un balón que pasaba muy cerca de la portería de Pau López. Esta vez sí, el disparo fue más ajustado.

Narrador deportivo

22’33” – Fuyera de juego del Real Betis. El asistente considera que Loren estaba en posición adelantada cuando recibía el pase en profundidad de Guardado. Pudo ser una gran oportunidad para los visitantes.

Narrador deportivo

20’00” – Intentaba avanzar Carvajal por el costado derecho y ante dos rivales que terminan robandole el esférico. A continuación, el Real Madrid recuperaba el balón y Marcelo aprovechaba para probar suerte desde lejos, pero el esférico sale por encima del travesaño.

Narrador deportivo

12’51” – Sin reacción el Real Madrid. El Betis está anulando al conjunto blanco que está teniéndo demasiadas dificultades para salir con el balón. Minutos complicados en el Bernabéu.

Narrador deportivo

09’42” – Problemas para el Real Madrid. Por el momento, es el conjunto andaluz el que está generando peligro en el área rival. Mucha comodidad a la hora de atacar para los de Quique Setién.

Narrador deportivo

05’46” – Ataja Varane el pase de Lo Celso para que Loren arrancase con velocidad por el carril derecho. Quiere arriesgar el Betis en estos primeros compases del encuentro.

Narrador deportivo

02’31” – ¡¡¡¡Uyyy Vinícius!!! Presión muy alta del jugador del Real Madrid que ha podido meter en serios problemas a Pau López. Pudo resolver la jugada el portero verdiblanco.

Narrador deportivo

¡¡¡¡ARRANCA EL PARTIDO!!!! Arbitrará el colegiado, Undiano Mallenco.

Narrador deportivo

Más curiosidades.El míster del Real Betis, Quique Setién, puede convertirse en el primer entrenador visitante en ganar en el Santiago Bernabéu y el Camp Nou en una misma temporada de LaLiga desde Gregorio Manzano con el RCD Mallorca en la 02/03.

Narrador deportivo

Más curiosidades.El míster del Real Betis, Quique Setién, puede convertirse en el primer entrenador visitante en ganar en el Santiago Bernabéu y el Camp Nou en una misma temporada de LaLiga desde Gregorio Manzano con el RCD Mallorca en la 02/03.

Narrador deportivo

Más curiosidades.El míster del Real Betis, Quique Setién, puede convertirse en el primer entrenador visitante en ganar en el Santiago Bernabéu y el Camp Nou en una misma temporada de LaLiga desde Gregorio Manzano con el RCD Mallorca en la 02/03.

Narrador deportivo

Curiosidad. El Real Madrid ha sufrido 11 derrotas en LaLiga esta temporada, su peor registro en una sola campaña en este siglo.

Narrador deportivo

El conjunto verdiblanco ha perdido en sus últimas cuatro salidas en LaLiga, la última vez que perdió en cinco o más con un mismo entrenador en la competición fue en noviembre de 2013 con Pepe Mel (cinco).

Narrador deportivo

La victoria por 0-1 del Betis en el Santiago Bernabéu la temporada pasada supuso el fin de una racha del Real Madrid de 73 partidos seguidos marcando entre todas las competiciones, la más larga de toda la historia de un equipo de las cinco grandes ligas europeas.

Narrador deportivo

El Real Madrid solo ha perdido uno de sus últimos 10 enfrentamientos con el Real Betis en LaLiga (ocho victorias y un empate), justo en la última visita del cuadro verdiblanco al Santiago Bernabéu (0-1 en septiembre de 2017).

Narrador deportivo

El Betis sale con el siguiente once: Pau; Francis, Mandi, Bartra, Feddal, Junior; William Carvalho, Kaptoum, Guardado; Lo Celso y Loren.

Narrador deportivo

¡¡¡Ya tenemos alineaciones!!! El Real Madrid juega con:Keylor Navas; Carvajal, Varane, Nacho, Marcelo; Llorente, Valverde, Modric; Brahim, Vinícius y Benzema.

Narrador deportivo

¡¡¡¡MUY BUENOS DÍAS A TODOS!!!! Bienvenidos al encuentro entre Real Madrid y Betis. Último partido de la temporada para ambos conjuntos en el que solo está en juego despedirse de la mejor forma. ¡¡¡Comenzamos con la previa!!!

Narrador deportivo

Alineaciones confirmadas por parte de ambos equipos. Los protagonistas saltan al campo para iniciar los ejercicios de calentamiento

Oración fúnebre para el Girona


Como una oración fúnebre, el animador de Mendizorroza desgranó la alineación del Girona por la megafonía, en un estadio desangelado, –la peor entrada de la temporada–, con la ciudad más pendiente del baloncesto, desenganchada de un Alavés que se deslizó por la pendiente cuando consiguió su objetivo principal. Suele ocurrir en los finales de temporada, que se hacen largos para los equipos modestos, porque les falta fuelle y, a veces, objetivos. La cuesta abajo del Girona comenzó antes, fue un derrumbe en toda regla y por eso el speaker le cantaba el gorigori. Empezaba la letanía como aquella primera vez, en el estreno de la temporada anterior, con Iraizoz en la portería.

Alavés

ALA

GIR

Girona

Alavés

Sivera, Adrián Marín, Vigaray, Ximo Navarro, Laguardia, Pina, Manu García, Wakaso, Jony (Alex Blanco, min. 84), Diego Rolán (Patrick Twumasi, min. 72) y Jonathan Calleri (Guidetti, min. 84).

Girona

Iraizoz, Bernardo, Valery Fernández, Alcalá, Planas (Aday, min. 65), Alex Granell, Muniesa, Pere Pons, Portu, Lozano (Doumbia, min. 36) y Kevin Soni (Patrick Roberts, min. 45).

1-0 min. 39: Wakaso . 2-0 min. 82: Jonathan Calleri . 2-1 min. 85: Portu .

Mario Melero López

Pina (min. 44),
Diego Rolán (min. 55),
Jonathan Calleri (min. 54),
Planas (min. 63),
Muniesa (min. 57) y
Kevin Soni (min. 32).

Estadio:Mendizorroza

Parecía igual, pero no era lo mismo, porque aquel día, contra el Atlético, todo era ilusión y en la noche de Mendizorroza cundían el desánimo y la zozobra. En un último guiño del destino, en el equipo catalán se notaba la ausencia de Stuani, lesionado, que fue el sostén rojiblanco durante la temporada y que no volverá a vestir la camiseta del Girona.

Nadie cree en los milagros que son imposibles de realizarse, y el Girona necesitaba un milagro de esos, pero no lo esperaba por mucho que se afanara en buscar la portería de Sivera en los primeros minutos frente al equipo de Abelardo que pretendía acabar su trabajo con una sonrisa en la boca. Le facilitaba el trabajo su rival, que con la decisión de Eusebio de intentar morir matando encontraba pasillos a la espalda de los defensas. Jony se mueve a la perfección en esas situaciones. Puso en apuros a Iraizoz en varias ocasiones. También Calleri, uno de los más regulares de la temporada alavesista desde la punta de ataque.

Los amagos del Girona propiciaban las carreras en dirección contraria del Alavés durante toda la primera parte, hasta que llegó el gol de Wakaso, una semivolea desde fuera del área tras un rechace defensivo. Era el minuto 39 de una jornada sin relojes y el primer gol de la temporada para el impetuoso jugador ghanés. Poco después, Calleri pudo hacer el segundo después de una acción de un Jony chispeante.

Con ese marcador, al Girona le quedaban 45 minutos en Primera División, tiempo apenas para hacer testamento. Eusebio adelantó líneas para dejar al menos una de declaración de últimas voluntades lo más apañada posible. El partido cogió más ritmo en la segunda parte. Portu se empeñó en que su equipo siguiera con aliento. En el 51 disparó cruzado para que Sivera tuviera trabajo. También Doumbia intentó el empate en un remate de cabeza que se estrelló en el poste, pero fue el Alavés el que volvió a marcar. Calleri culminó una jugada que se empeñó en rubricar Twumasi, pese a los agarrones que sufrió antes de centrar. Dos minutos más tarde, Portu, tras recibir una primorosa asistencia de Pere Pons, sumó el último gol del Girona en Primera.

En la despedida hubo tristeza, cabezas bajas y pocas lágrimas porque el duelo por el descenso ya estaba hecho. Tal vez, también, un poco de nostalgia por lo que ha dejado de ser para el Girona después de un año y medio feliz y unos últimos meses duros que se complicaron al final. El Alavés sonríe, y su afición despidió al equipo reivindicando la figura de Abelardo y su trabajo en el último año y medio. Se marchó llorando. Comienza otra época.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Draymond Green y Stephen Curry dejan sin margen de error a Portland


Draymond Green asumió el mando en los momentos más difíciles, Stephen Curry dirigió y anotó cuando su equipo lo precisó y los Warriors remontaron 18 puntos de desventaja en Portland (99-110).

Las finales de Conferencia

Conferencia Este

Milwaukee, 125; Toronto, 103 (2-0)

3er partido. Día 20 (1.00, #Vamos)

Conferencia Oeste

Golden State, 110; Portland, 99 (3-0)

4º partido. Día 21. (3.00, Movistar Deportes)

Con su triunfo, Golden State se situó a un paso de su quinta final consecutiva de la NBA. Domina por 3-0 la final del Oeste y ha demostrado la solvencia de su juego a pesar de las bajas de dos titulares, Kevin Durant y DeMarcus Cousins, lesionados. La defensa está siendo uno de los factores determinantes en los triunfos de los Warriors. La que impusieron en el tercer cuarto fue la clave. Pasaron de estar con muy pocas opciones (60-42) a afrontar el último cuarto por delante en el marcador (79-82). Mantuvieron su ritmo ofensivo en el último cuarto y, a falta de cuatro minutos (87-98), empezaron a dejar el partido visto para sentencia.

La actuación de Draymond Green contagió a sus compañeros. Impuso su energía, su intensidad y su acierto. Quedó reflejado en un triple doble: 20 puntos, 13 rebotes, 12 asistencias, además de cuatro robos de balón. Stephen Curry, con 6 triples, 36 puntos, seis rebotes y tres asistencias, volvió a ser una pesadilla para la defensa de los Blazers. Klay Thompson completó la tripleta de lujo de los Warriors con 19 puntos, cinco rebotes, cinco asistencias, dos robos y dos tapones.

Los Blazers, superados también en el rebote (41-49), no obtuvieron buenos porcentajes. CJ McCollum fue su máximo anotador con 23 puntos, pero con escaso acierto: 7 de 20 en tiros de campo. Damian Lillard añadió 19 puntos, seis rebotes y seis asistencias, y Leonard, 16 puntos. Pero se quedaron muy cortos los Blazers, que dominaron en los dos primeros cuartos, pero delataron demasiado pronto su inferioridad. Quedan a un paso del adiós.

Nominados los mejores del año

La lista de nominados para los premios anuales de la NBA, que se otorgarán el 24 de junio en Los Ángeles, es la siguiente:

MVP

Giannis Antetokounmpo, Milwaukee Bucks
Paul George, Oklahoma City Thunder
James Harden, Houston Rockets

ROOKIE DEL AÑO

Deandre Ayton, Phoenix Suns
Luka Dončić, Dallas Mavericks
Trae Young, Atlanta Hawks

SEXTO MEJOR HOMBRE

Montrezl Harrell, LA Clippers
Domantas Sabonis, Indiana Pacers
Lou Williams, LA Clippers

MEJOR JUGADOR DEFENSIVO DEL AÑO

Giannis Antetokounmpo, Milwaukee Bucks
Paul George, Oklahoma City Thunder
Rudy Gobert, Utah Jazz

JUGADOR QUE MÁS HA MEJORADO

De’Aaron Fox, Sacramento Kings
D’Angelo Russell, Brooklyn Nets
Pascal Siakam, Toronto Raptors

ENTRENADOR DEL AÑO

Mike Budenholzer, Milwaukee Bucks
Michael Malone, Denver Nuggets
Doc Rivers, LA Clippers

JUGADOR MÁS DEPORTIVO

Steven Adams, Oklahoma City Thunder
Harrison Barnes, Sacramento Kings
Mike Conley, Memphis Grizzlies
Al Horford, Boston Celtics
Khris Middleton, Milwaukee Bucks
Kemba Walker, Charlotte Hornets

RECONOCIMIENTO A SUS CARRERAS

Larry Bird
Magic Johnson

PORTLAND, 99; GOLDEN STATE, 110 (0-3)

Portland: Lillard (19), McCollum (23), Harkless (6), Aminu (2), Leonard (16) –equipo inicial-; Collins (6), Seth Curry (5), Kanter (7), Turner (12) y Hood (3).

Golden State: Stephen Curry (36), Thompson (19), Iguodala (2), Draymond Green (20), Jones (0) –equipo inicial-; Bell (6), Jerebko (2), McKinnie (5), Bogut (0), Looney (8), Cook (6) y Livingston (6).

Parciales: 29-27, 37-26, 13-29 y 20-28.

Moda Center de Portland. 19.441 espectadores.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.