“El Tourmalet con calor será terrible”


El Tour entra en el territorio de la alta montaña con el tremendo final en alto del Tourmalet, tan dramático siempre, y un signo de interrogación, o muchos.

Si los Ineos no están donde solían estar mucho menos lo están los Deceuninck, con Alaphilippe increíble de líder (y 1m 26s de ventaja sobre el ganador saliente, Geraint Thomas), y con Enric Mas de cuarto clasificado y con 8s de ventaja sobre el segundo de los Ineos, Egan Bernal. Incrustado entre ellos resiste Steven Kruijswijk, el holandés que salvó el día a los tecnólogos del Jumbo, el día en el que su estrella designada para Pau, el ciclocrossista Wout van Aert, apuró mucho en una curva y sufrió un enganchón en una pierna con un clavo que sujetaba una pancarta que le sajó el glúteo hasta el hueso en medio de un festín de sangre.

El Tour más abierto, como se decía por la ausencia de Froome, se ha convertido después de una primera semana de desgaste y una contrarreloj inesperada en el Tour del líder imprevisto, con una gran fuerza individual y una gran debilidad de equipo para Pirineos y Alpes, y en el Tour habitual del Movistar, el equipo con más capacidad para desequilibrar en la montaña. Nairo, su líder tras la etapa de los abanicos que mandó al suelo a Mikel Landa, marcha noveno, a 3m 55s de Alaphilippe y a los consabidos 2m 29s de Thomas; el alavés, es 18º, a 6m clavados del líder. Su Tour pasa por moverse y hacer mover la carrera, y no hay mejor sitio para ello que el Tourmalet, la cima en la que termina la cortísima etapa de hoy (117,5 kilómetros desde Tarbes, pasando antes por el Soulor), la montaña que hace que Landa se duerma con una sonrisa en los labios.

“Y un Tourmalet con el calor que está previsto será terrible, una subida lo suficientemente dura como para no necesitar moverse antes”, avisa José Luis Arrieta, el director del Movistar que planea las operaciones.

Su plan pasa por lo que piensa que harán los otros equipos. “El Ineos”, dice el técnico navarro, “solo tiene un patrón de funcionamiento, ponerse delante y marcar el ritmo para quitarles a todos las ganas de atacar. Y ahí es donde tenemos que movernos. Y Landa atacará en el momento preciso. Atacar en el Soulor, a menos que veamos síntomas de debilidad en algún rival, no creo que sea necesario”.

Tal táctica del equipo inglés convendría en teoría al equipo belga de Alaphilippe y Mas, que no tiene a más escaladores que a ellos, el debutante mallorquín que demostró su talento escalador en la Vuelta, y el francés atacante, que nunca ha trabajado para defender nada. “Qué bien que Landa haya hecho tan buena contrarreloj”, dijo Alaphilippe. “Es una situación perfecta para el equipo estar los dos ahí arriba”. Y Mas continúa. “Nuestro objetivo es defender el maillot amarillo y mi maillot blanco. Y lo haremos siguiendo la rueda de los que quieran atacar. Y allí estaremos”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


“En España nos falta una visión global de la natación”


Este domingo comienzan las pruebas de natación en línea del Mundial de Gwangju, en Corea del Sur. En la antesala de los Juegos de Tokio el equipo español llega deprimido tras unas pruebas de selección que exhibieron más miserias que posibilidades. Inflamado de pasión en un orden de carácter acomodaticio, el entrenador jefe del equipo nacional, Fred Vergnoux (Francia, 1974), hace autocrítica con ánimo provocador. El técnico que mejores resultados ha conseguido en esta especialidad en la historia de España cree que necesita remover conciencias para cambiar una deriva secular que impide a la natación peninsular ponerse a la altura de países del mismo entorno, como Italia, Holanda, Inglaterra o Francia.

Pregunta. El Open de Sabadell de abril solo produjo tres clasificados para los Mundiales con el 100% de los criterios: Mireia Belmonte, Jimena Pérez y Marina García. ¿Esto reflejó el estado de la natación española?

Respuesta. Claro que sí. Es lo que hay. El Open es una fotografía del nivel de los nadadores y del trabajo que han hecho los entrenadores con estos nadadores. Ya sabemos lo que tenemos que hacer para estar en los Juegos. En un año no podemos hacer milagros pero lo sucedido permite hacer una reflexión profunda sin tabús. Sin cambios radicales podemos estar asustados para el año olímpico. Aquí muchas veces no se aceptan críticas objetivas pero hay que hacerlo. Cada uno tiene que hacer autocrítica y muy pocos lo han hecho. Hay que plantearse qué visión tenemos de nuestro deporte. ¿Tenemos una visión? ¿Cómo vas a planificar tu camino al Himalaya si ni siquiera sabes que el Himalaya existe? ¿Cómo vamos a hacer un plan de trabajo a diez años si aquí hay que elegir presidente de federación cada cuatro años.

P. ¿Hay recursos humanos y económicos en España para construir un gran equipo, como hicieron Inglaterra, Francia o Italia?

R. En los últimos diez años la natación española se ha metido en 64 finales en Mundiales Júnior y ha tenido 210 finales en Europeos Júnior. Tenemos nadadores, instalaciones, el CAR de Sierra Nevada, el CAR de Sant Cugat, Font Romeu a dos horas de Barcelona, acceso al mar, las Canarias… Tenemos medios, dinero para competir internacionalmente y concentrarnos. Lo que nos falta es una visión global compartida, un líder que mande y que todos sigamos, y el orgullo de competir por nuestro país.

P. ¿Sigue siendo válido el régimen de los centros de alto rendimiento que se instauró ante sde Barcelona 1992?

R. En el CAR todos los deportistas tienen la camiseta de España. Los campeones olímpicos y los campeones del barrio. No sabemos tratar a los deportistas. Mireia, Ona, Joel González… en el CAR de Sant Cugat los tratan igual que a cualquiera. Tienen la misma habitación, la misma comida, el mismo fisio, la misma piscina… Cuando tú estás dentro de un sitio en el que hay dos campeones olímpicos y otros 118 en formación, probablemente la tendencia sea a la baja. En la piscina también estamos diluyendo nuestra fuerza. Hasta los Juegos de 2016 trabajábamos juntos. Después cada uno ha ido por su lado, con libertad para desarrollar su método de entrenamiento en su pequeño grupo. Competimos pocas veces por temporada y cuando acaba la competición cada uno se va a casa. Así es difícil unirnos. Y si no estamos unidos es muy difícil optimizar nuestra fuerza. Yo soy el primero que he aprovechado para ir a lo mío.

En Estados Unidos las mejores chicas se juntan muchas veces a entrenar. Aquí si pones a competir unos con otros puedes herir susceptibilidades

P. Los australianos, los japoneses o los estadounidenses, ¿se entrenan juntos o van cada uno por su lado como en España?

R. En Estados Unidos, por ejemplo, las mejores chicas, de velocidad y fondo, se juntan muchas veces a entrenar en lugares como Colorado Springs. Comparten mucho más. En Inglaterra yo tenía una bracista que era subcampeona del mundo y que iba a entrenar con otra que entrenaba en otro club. Los entrenadores nos coordinábamos para hacer todos los jueves por la tarde el mismo entrenamiento para todos. Era súper competitivo. Aquí si pones a competir unos con otros puedes herir susceptibilidades, y si dices que quieres ganar el agravio es aún mayor: te dicen que es “una falta de respeto”. No nos damos cuenta de que estamos en un mundo competitivo. La frase típica que dice “la competición es el reflejo de los entrenamientos” la conocemos todos, pero entonces tendríamos que competir mucho más cada día.

P. Usted dice que hay que mirar más los ránkings. ¿Son significativos los ránkings en abril o mayo, cuando se hacen las pruebas de clasificación para los Mundiales y los nadadores no están en su mejor momento?

R. Sí. Porque un nadador está bien dos veces por temporada. Cuando toca clasificarse, en los campeonatos nacionales, y en la competición principal. Hay estudios muy rigurosos que dicen que la gente que gana medallas en Mundiales y en Juegos, son los que han nadado más rápido en sus respectivos campeonatos nacionales. La estadística española de los Juegos de 2016 dice que de los 26 clasificados hubo dos que nadaron más rápido en la piscina de los Juegos que en la piscina donde hicimos el Open. Estos dos fueron Mireia [tres finales y dos medallas olímpicas] y Joan Lluis Pons, finalista olímpico de 400 estilos con record nacional. Los dos únicos finalistas de Río. Estos datos son elocuentes. Es falso que los nadadores españoles naden más rápido fuera de España, como han querido justificar algunos que no hicieron mínimas en Sabadell. El fondo del problema no son las mínimas sino la falta de preparación.

P. Hay nadadores y técnicos españoles que dijeron que hay una brecha muy grande entre el programa de la alta competición y el programa educativo. Dicen que temen quedarse sin estudios universitarios por la natación.

R. Eso es otra excusa. Cuando yo entrenaba en Inglaterra todos mis nadadores eran estudiantes. Lo que pasa es que cuando acaba el entreno de la mañana, las pesas, el trabajo cardiovascular o la natación, a las 10:00 de la mañana se iban a estudiar a la Universidad con su tupperware y su bebida, y volvían a las 15:00 a entrenar. A las 19:00 se iban a casa y a las 20:00 estaban durmiendo. Lo hacía una chica que ahora es abogada y gana 10.000 euros a la semana, lo hacía un chico campeón de Europa que ahora es dentista y cambia de coche todos los meses…. En España cuando acaba el entreno de las 10:00 la gente se va a dormir porque lo tienen demasiado fácil. Es falso que en España no se pueda combinar natación con estudios. En el CAR es posible hacerlo todo. Hay flexibilidad. Hay universidades cerca, y si no, hay universidades como la UCAM que te facilitan un tutor para poder estudiar a distancia. Los deportistas ponen los exámenes en función de su calendario de competición. Más fácil imposible. Judith Ignacio con 25 años ya es psicóloga, tiene su carrera, tiene un máster, y hoy está nadando, trabajando, y estudiando otros dos másters. ¿Por qué no utilizamos estos ejemplos? Es lo mismo con Jessica Vall, campeona y que tiene una carrera, Lidon Muñoz que estudia medicina y compite a alto nivel, etc, etc.

P. ¿Vislumbra una solución?

R. Tenemos que dejar hablar del fracaso. Tenemos que enfocarnos en lo que tenemos, en los jóvenes y los júniors. ¡Tenemos chicos! ¡Que la gente se ponga las pilas! Hay muchísimos americanos que fallaron en unos Juegos y al día siguiente ya estaban entrenándose pensando en que volverían cuatro años más tarde. Cuando a los chavales les hablas de un plan a un año o dos, se asustan. ¡No saben qué hacer el mes que viene! Todo esto lo tenemos que cambiar. Y la clave somos los entrenadores. Los entrenadores que están pensando en irse de vacaciones y contando sus horas deben dar el relevo a jóvenes que quieran trabajar. Estamos muy equivocados con muchas cosas. Los jóvenes de España con 16 años ya tienen todo. Hay 65.000 licencias. Hay muchísima gente que va a la piscina. Pero, ¿quién es el entrenador que ha sacado a Mireia Belmonte de entre esa multitud? Es un chaval que se merece un monumento: porque le enseñó a nadar los cuatro estilos, la flexibilidad, la técnica… Yo lo único que he hecho es poner a Mireia a trabajar y convencerla de que podía ganar todo. Si Mireia ha ganado todo, yo pienso que muchos otros podrían hacer lo mismo.

¿Por qué cuando volvimos de los Juegos de 2016 con la primera campeona olímpica de la historia española en natación no fuimos capaces de hacer una clínica para que naden con nosotros 300 niños? No somos capaces de atraer gente. No somos capaces de cambiar el deporte

P. ¿Las cuatro medallas olímpicas de Mireia han cambiado la natación en España?

R. ¿Por qué cuando volvimos de los Juegos de 2012 no hicimos nada en el CAR ni en cualquier piscina para celebrar los éxitos de Mireia y llevar a los niños a verla? ¿Por qué cuando volvimos de los Juegos de 2016 con la primera campeona olímpica de la historia española en natación no fuimos capaces de hacer una clínica en cualquier piscina para que naden con nosotros 300 niños? No somos capaces de atraer gente. No somos capaces de cambiar el deporte. En 2004, cuando volvió Laure Manaudou de los Juegos de Atenas, el primer día había 200 periodistas en la piscina de Canet con un entrenamiento abierto. Una locura. Nosotros empezamos la temporada después de Río y no había nadie. ¡Nadie! No sabemos aprovecharlo.

P. ¿El modelo de preparación de Mireia es extrapolable a otros entrenadores?

R. Me dejó frito el presidente, Fernando Carpena, cuando después de los Juegos de Río pronunció un discurso delante de todo el equipo. Y dijo: “si este modelo [los entrenamientos de Mireia] funciona, los animo a todos a intentarlo”. Pues tampoco eso fuimos capaces de hacer. A mí todo el mundo me critica. Dicen: “La gente con Fred no aguanta”. Vale. Mis nadadores han hecho los resultados que conocemos y además me tengo que justificar. Cada año que pasa la gente está menos formada y los júniors tienen menos hambre y son técnicamente peores. Estamos mal. Da igual lo que hacemos con los absolutos. Hay que mirar mucho más abajo.

P. ¿Entonces cree que el modelo con Mireia debió reproducirse en otras piscinas?

R. ¡Claro!

P. ¿Se ha relacionado con entrenadores que querían reproducir su programa?

R. Muy poco. Tengo muchas más visitas de entrenadores extranjeros que españoles. Este año no ha venido ni uno de España. En el CAR hay tres grupos de natación: el mío, el de la federación catalana, y otro de jóvenes que también es de la federación catalana. Ni una sola vez hemos hecho un entrenamiento juntos. Ni una vez el entrenador de estos grupos ha venido y me ha dicho: “Oye Fred, ¿podemos nadar contigo? ¿Te puedo coger a Mireia para hacer una demostración de mariposa a los míos? ¿Podemos hacer juntos un entrenamiento de salidas con Mireia?”. ¡Nada! Cuando entrenas con los mejores, mejoras. En Inglaterra se dice: head to head. Cabeza a cabeza. Pones juntas a las mejores cuatro mariposistas, o chicas de estilos del país, y el entrenamiento será mucho mejor que si pones a Mireia sola.

P. ¿Usted como entrenador jefe no puede obligar a que la gente se agrupe?

R. Yo podría. Quizás debería ser mucho más duro con los técnicos. Pero mi forma de pensar me induce a creer que tendría que surgir de ellos. He hecho muchas propuestas. Un ejemplo muy concreto: en braza tenemos a Jessica en el Sant Andreu, Marina en Sabadell y Evelyne en Terrasa. En un radio de 20 kilómetros de Barcelona. Ellas perfectamente podrían integrar un entreno por semana o cada dos semanas juntos. ¡No he conseguido ni que hagamos esto! Me gustaría poder probar algunas iniciativas. Pero repito: obligar la gente no funciona.

P. ¿Se puede cambiar una cultura?

R. Hace mucho un amigo me dijo: ‘Fred, tú no vas a cambiar la cultura española’. Yo le dije: ‘Yo sí’. Me he dado cuenta hace tiempo que por supuesto que no voy a cambiar nada de la cultura española. No pretendo hacerlo. No tengo capacidad intelectual para empezar un cambio cultural nacional. Pero tengo clara una cosa: yo lo he hecho con mis nadadores. Yo tenía 18 nadadores en el Sabadell y ocho han ido a los Juegos y Mireia ha vuelto con dos medallas, cuatro años después otro grupo clasificado y otras dos medallas olímpicas. El año pasado el 100% del grupo estaba clasificado para el europeo. Estoy cansado de oír a los entrenadores quejarse. El problema es que ahora yo también me quejo. ¡Y tengo que buscarme a mí mismo otra vez, porque en este mundo todo va muy rápido! Llegar donde hemos llegado ha sido difícil, ahora repetirlo es el reto más grande porque debemos cambiar esta dinámica.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Argelia, campeona (afortunada) de África


Senegal: Gomis; Gassama, Kouyate, Sané, Sabaly; Ndiaye (Diatta, m. 59), Gana Gueye; Mané, Saivet (Diagne, m. 75), Sarr; Niang (Balde, m. 85). No utilizados: Diallo, Ciss, Cisse, Konate, N’Diaye, Thioub, Wague.

Argelia: M’Bolhi; Zeffane, Mandi, Benlamri, Bensebaini; Guedioura; Mahrez, Feghouli (Tahrat, m. 85), Bennacer, Youcef Belaili (Brahimi, m. 84); Bounedjah (Slimani, m. 89). No utilizados: Doukha, Halliche, Fares, Ounas, Boudaoui, Delort, Oukidja, Abeid, Attal.

Gol: 0-1. M. 2. Bounedjah.

Árbitro: Neant Alioum (CAM). Amonestó a Bensebaini, Youcef Belaili, Gueye, Gassama, Mandi, Guedioura,

Estadio Internacional de El Cairo.

María Vicente maravilla con el oro en el Europeo de atletismo Sub-20


María Vicente volvió a maravillar y se superó con una extraordinaria actuación que le valió la medalla de oro de heptatlón en el Europeo de Atletismo Sub 20 que se disputa en Boras (Suecia) y el récord de España absoluto. La atleta española se asienta como una de las más prometedoras del mundo en sus especialidades, el heptatlón y los saltos. A sus 18 años continúa rompiendo moldes y añadiendo títulos y marcas expecionales a su incipiente pero ya denso palmarés. Campeona mundial Sub 18 en heptatlón en 2017, también fue campeona europea Sub 18 un año después en esta prueba y en el triple salto.

Su mérito fue doble en la segunda jornada de los Europeos que se disputan en Boras. No le había ido bien el primer día. No obtuvo la marca que deseaba en el salto de longitud. Hacía dos meses, en Götzis (Austria), había saltado 6,31 metros. En Boras saltó 6,25, a cinco centímetros de los que alcanzó la británica Holly Mills, que se plantó en la la jornada final con 14 puntos más que ella.

Disputada la penúltima prueba, la de jabalina, Vicente continuaba por detrás a pesar de que pulverizó su mejor marca en esta disciplina. De manera que en la última prueba, los 800 lisos, necesitaba superar a Mills, a la irlandesa Kate O’Connor y a la suiza Annik Kallin, líder tras la jabalina. La atleta de L’Hospitalet de Llobregat corrió a la perfección. Controló a sus rivales en los primeros 400 metros y poco después lanzó un ataque que superó a Kallin, Mills y O’Connor. Marcó un registro de 2m 16,29s, seis segundos mejor que su plusmarca personal.

Fue la primera mujer española que supera los 6.000 puntos.Totalizó 6.115, lo que supone un nuevo récord de España superando los 5.905 puntos que obtuvo Carmen Ramos hace un año en Soria y los 5.900 puntos que la propia Vicente logró hace dos meses en Austria. Las marcas que acumuló la atleta española para conseguir el récord en Boras fueron, además de la del 800, 13m 68s en 100 metros vallas; 1,72 en altura; 11,96 en peso; 23m 76s en los 200 metros; 6,25 en longitud, 44,19 en jabalina y el colofón en los 800 metros.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


El maillot amarillo de Christophe


Todo comenzó con una frase desafiante. Era 1919, los ases franceses eran los hermanos Pelissier, hijos de un padre colérico, propietario de la Vaquería de la Esperanza en la Rue Mesnil, en el centro de París. Jean, el mayor, había fallecido en la Guerra Mundial; Francis cayó herido de gravedad. Recibió la cruz de guerra y un telegrama de Henri: «Cuando llegue el día de la revancha / no podremos flaquear / Los ciclistas, nuevos soldados / serán los primeros en el combate /Para nosotros la bayoneta / será nuestra bicicleta».

En el comienzo del Tour, Henri ganó la primera etapa y Francis la segunda. Salió de nuevo el espíritu combativo de la familia: «Yo soy un purasangre y mis rivales, caballos percherones», dijo Henri. Pero los demás tomaron nota. En la cuarta etapa, el 5 de julio, camino de Les Sables d’ Olonne, y a la salida de Quimperle, Henri se paró un instante para ajustar la dirección de su bicicleta y quitarse el impermeable.

El pelotón decidió darle un escarmiento y aceleró. Fue brutal. Henri se quedó atrás; Francis, en el grupo delantero, no podía ayudarle. Estaba prohibido. A Henri le intentó relevar Barthelemy. Se les acercó Desgrange: «Si te ayuda, os descalifico a los dos. Este es un deporte individual». Henri, rabioso, persiguió al pelotón durante 300 kilómetros. “De repente ve en el camino a su hermano Francis angustiado que lo mira con ojos vidriosos, fatigado, y que ni siquiera puede querer seguirle”.

Henri, con su esfuerzo, recorta las diferencias y llega a la meta con 35 minutos de retraso; Francis a más de tres horas. Christophe es el líder. Al día siguiente abandonan el Tour y le causan un problema a Desgrange. Los Pelissier son los ciclistas más populares de Francia, el público les reconoce y los aclama a su paso. El Tour necesita un aliciente, un ciclista reconocible. Desgrange esboza su plan, azuzado por su colaborados Alphonse Baugé: creará un maillot para el líder. Lo anuncia el 10 de julio: “Una feliz idea de nuestro redactor jefe: A fin de permitir a los aficionados reconocer, al primer golpe de vista en el pelotón del Tour, al líder de nuestra gran carrera, hemos decidido que, en el futuro, el corredor que figure primero en la clasificación general, llevará un maillot especial. Es posible que en Marsella el líder ya lo vista”. Fue un poco más tarde, el 19 de julio en Grenoble: “Esta mañana le he entregado al valiente Christophe un soberbio jersey amarillo. Decidimos que el líder lleve un maillot con los colores de l’ Auto. La lucha por llevarlo va a estar apasionante”.

Lo lució cuatro días, “me llaman el canario”, se quejaba, hasta que, en la penúltima etapa, a la salida de Valenciennes, se le rompió la horquilla de su bicicleta, como seis años antes en el descenso del Tourmalet. Se quedó, “como una guitarra sin cuerdas”. Firmin Lambot, el nuevo líder, llegó de amarillo a París.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Alaphilippe se exhibe en la contrarreloj de Pau y refuerza su liderato


Julian Alaphilippe dio una nueva exhibición en el Tour. Vestido de amarillo, el francés se impuso en la contrarreloj de Pau y reforzó su liderato en la prueba. 14 segundos más necesito Geraint Thomas, vigente campeón, y que apunta a ser el gran rival en lo que queda de Tour de un Alaphillipe que al principio de la prueba no estaba entre los favoritos para ganar la general.

Enric Mas realizó una buena contrarreloj, finalizando noveno a 58 segundos del ganador, y Mikel Landa acabó 24º, a 1 minuto y 45 segundos. Por tanto, la general sigue encabezada por Alaphilippe, ganador ya de dos etapas en esta edición, con 1 minutos y 26 segundos de ventaja respecto a Thomas, antes de afrontar la 14ª etapa, con final en el Tourmalet. Enric Mas ya es cuarto, a 2 minutos y 44 segundos de su compañero de equipo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Pólvora ‘inglesa’ para asaltar el trono


La exuberancia física del fútbol africano ha resultado históricamente un factor comercial muy codiciado por distintos campeonatos europeos, especialmente el francés, donde su compresión del fútbol se ha nutrido durante años a partir de valores propiamente anatómicos como la potencia o la velocidad. Cantera inagotable de prodigios de este perfil como George Weah (Liberia), Didier Drogba (Costa de Marfil) o Roger Milla (Camerún), entre muchos otros, el viejo continente ha ampliado su escenario africano con la incorporación de futbolistas que han hecho de la técnica su mejor reclamo.

A Mohamed Salah, ídolo absoluto en Egipto y el futbolista africano más cotizado en la Premier League –igualado con Harry Kane con 150 millones de euros en el podio de la competición- se han unido Sadio Mané y Riyad Mahrez, puntas de lanza de Senegal y Argelia, que este viernes en el Estadio Internacional de El Cairo (21.00, Eurosport 2) disputan la final de la Copa de África. Ellos tres, sin embargo, compiten en Inglaterra y no en Francia –los dos primeros en el Liverpool y el otro en el Manchester City-, un torneo que ha revalorizado su atractivo a partir de esta nueva generación de futbolistas que ejercen hoy de embajadores de un torneo en el que se revivirá un nuevo enfrentamiento entre citizens y reds, un clásico este curso en las islas británicas.

De los 571 futbolistas registrados en la Premier League para la próxima temporada hasta el momento 376 son extranjeros (el 65,9%, el porcentaje más alto de las cinco grandes ligas europeas), 48 de ellos provenientes del continente africano (el 8,4% del total). Nigeria, con 8, es el país que más jugadores aporta, seguido de Ghana y Senegal (6). El líder de esta última selección es el vigente ganador de la Liga de Campeones, Sadio Mané, futbolista capital en el Liverpool junto a Salah y Firmino en ataque, y que a sus 27 años y con 60 internacionalidades a sus espaldas tiene la oportunidad de levantar la primera Copa de África para su país. Desde que en 2002 perdieran la final por penaltis ante Camerún (su actual seleccionador, Aliou Cissé, falló el lanzamiento decisivo) Senegal solo ha logrado alcanzar las semifinales en 2006, por lo que el partido ante Argelia se presenta como el acontecimiento más importante para los 16 millones de habitantes del país.

Riyad Mahrez marca el gol de la victoria de Argelia ante Nigeria en semifinales.
Riyad Mahrez marca el gol de la victoria de Argelia ante Nigeria en semifinales. AFP

Mané ha disputado todos los minutos en los seis encuentros con su selección, suma tres goles (y una asistencia), los mismos que Mahrez, aunque ambos se encuentran por detrás del nigeriano Ighalo, que con seis dianas lidera la clasificación de máximos goleadores. El último tanto de Mahrez, en el tiempo añadido ante Nigeria en las semifinales, tuvo además del deportivo un valor social añadido. El jugador del City se lo dedicó en Twitter al político de extrema derecha Julien Odoul, del renovado Frente Nacional Francés, hoy Agrupación Nacional, que había deseado la victoria de Nigeria con un mensaje con claros tintes racistas. “Para evitar más violencia y saqueos, para evitar la marea de banderas argelinas, para preservar nuestro feriado nacional, no espere a #Castaner. ¡Confía en los 11 jugadores nigerianos!”, tuiteó. “La falta del tiro libre era para ti. Estamos juntos”, replicó tras el partido. Con su gol Argelia consiguió el pase a la final 29 años después de lograr el único título que presenta su palmarés en este torneo.

Trayectorias dispares

Elegido mejor jugador de Inglaterra en 2016 cuando militaba en el Leicester, la trayectoria de Mahrez ha vivido desde entonces en la inestabilidad. Con un perfil zurdo muy marcado, de clara vocación ofensiva y regateadora, Guardiola le ha alternado en el Manchester City, al que llegó el verano pasado por 68 millones de euros, con Leroy Sané, de las mismas características. Sin embargo, esta temporada ha permanecido por delante del alemán en el tramo caliente de un curso en el que ha disputado 44 partidos, y en los que ha anotado 12 goles y ha entregado 12 asistencias. La conquista del título por los citizen ha culminado una notable campaña del argelino.

Mucho más estable y estimulante ha resultado el año de Mané en el Liverpool, con el que ha conquistado la sexta orejona del club, y donde su figura se ha levantado del suelo unos cuantos centímetros a partir de su evolución futbolística. Con 26 goles y cinco asistencias en 50 partidos, Mané ha sido mucho más que un goleador. Con Jurgen Klopp ha ejercido al mismo tiempo de dinamizador del juego, de metrónomo de un equipo diseñado para el vértigo y ha despuntado como killer en su temporada más resolutiva, lo que le ha valido para conseguir el título de pichichi de la Premier.

El balance entre ambos en Inglaterra es favorable al jugador del City (empataron a cero en Anfield y vencieron 2-1 en el Etihad), aunque el partido de este viernes se disputa con camisetas diferentes. No presentarán a su lado a los compañeros habituales, pero en su comportamiento quedará marcado el libreto que los ha perfilado a lo largo de toda la temporada. Inglaterra mira a África, del mismo modo que lo hacen Manchester y Liverpool. La Premier se juega también fuera de las islas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


El Open declara la guerra al plástico


Jon Rahm termina de dar bolas y bebe un buen trago de agua. Lo hace en una botella de acero inoxidable, de color azul, con su nombre en pequeñas letras blancas en la parte inferior. No es el único accesorio especial que los golfistas tienen durante el Open. La bolsa de palos de Rahm está tuneada con la figura de unos hexágonos que recuerdan a las famosas columnas de basalto cercanas a Portrush, y el interior del bolsillo está forrado con dibujos sobre el whisky irlandés. Pero esa botella azul sí que representa algo más. Es el símbolo de la guerra del Open Británico contra el plástico. Apenas ningún recipiente de este material se ve estos días en el campo, y si lo hay es de algún despistado que no se ha enterado de la campaña del grande británico por el medio ambiente.

Los jugadores tienen una botella de metal que pueden rellenar con agua de unas latas que se encuentran en pequeñas neveras en cada tee. El Open tenía previsto repartir unos 5.000 recipientes de acero entre los seguidores, y están a la venta por menos de cinco libras (no se distribuyen de plástico). Y en el campo hay una especie de estaciones de autoservicio en las que los seguidores pueden rellenar de agua sus propias botellas, y donde se lee bajo la imagen de un envase: El enemigo número 1 del océano. La organización insta a los aficionados a traer de casa sus propios recipientes. Todo forma parte de una campaña para el cuidado de los océanos en un campo pegado al Atlántico —la playa besa los hoyos cinco y seis—.

“El Open tiene una estrecha relación con la naturaleza y con las costas de los links. Es importante salvaguardarlos para las futuras generaciones. Hemos visto el destructivo impacto del plástico en los océanos. Su contaminación es una epidemia, y por eso queremos eliminar todas las botellas de plástico del Open y animar a los jugadores y seguidores a que usen materiales alternativos y sostenibles”, explica Martin Slumbers, director ejecutivo del Royal and Ancient.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


El PSG quiere vender a Neymar para evitar que Mbappé se vaya con Guardiola


Cuando la monarquía de Qatar compró el Paris Saint-Germain en 2011, el por entonces presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, advirtió a su homólogo en el club parisino, Nasser al-Khelaifi, que la clave de un buen gobierno en la industria del fútbol consistía en rodearse de la mejor red de informadores. Lo agradeció Al-Khelaifi el pasado mayo cuando pidió que investigaran a qué club pretendía ir Kylian Mbappé si dejaba el PSG. Hasta entonces, el mandatario pensó que el futbolista llamado a suceder a Messi se sentía fascinado por el Real Madrid. Sus asesores lo desengañaron. Mbappé, le dijeron, cultivaba una magnífica relación con Pep Guardiola, con quien habla de vez en cuando desde que el técnico catalán intentó ficharle del Mónaco.

Fuentes del club parisino indican que en el minucioso plan que trazó la familia del goleador para desarrollar su carrera profesional a largo plazo, ponerse en manos del entrenador del Manchester City es una de sus prioridades. Cuando Mbappé proclamó su ambición en la gala de la Ligue 1, el 20 de mayo, el PSG entró en una convulsión de la que no sale: “Ha llegado el momento de asumir más responsabilidades; espero que sea aquí en el PSG, pero si no, quizás debo iniciar otro proyecto”.

La urgencia sobrevenida de renovar el contrato de Mbappé hasta 2025 —acaba en 2022— para colmar sus exigencias convirtiéndole en la piedra angular del equipo y así evitar su marcha al City el año que viene, es, según fuentes de la administración del PSG, el factor que dispara la necesidad de deshacerse de Neymar este verano. Apurado por sortear una crisis que amenaza con tragarse su gran obra, Al-Khelaifi, primer vicario de los jeques de Qatar en la industria deportiva, se afana en jugar una última carta: convertir a Mbappé, de 20 años, en el futbolista mejor pagado del mundo. Su idea es asegurarle unos ingresos netos de al menos 50 millones de euros por temporada y evitar al mismo tiempo una sanción de la UEFA por incumplir la norma que impide a los clubes cerrar las cuentas con más de 30 millones de desequilibrio presupuestario.

Sumada la renovación de Mbappé a las cantidades que el club destina a pagarle a Neymar, cercanas a los 40 millones netos, las cifras correspondientes al gasto de dos contratos ascenderían a más de 300 millones de euros brutos anuales en emolumentos y amortizaciones de traspasos entre los dos futbolistas, para un presupuesto total que en 2018 alcanzó los 540 millones de euros, según Deloitte. El consecuente desequilibrio en el balance de ingresos y gastos, indican los expertos del club, colocaría al PSG en una posición de extrema vulnerabilidad ante los organismos de la UEFA que fiscalizan el fair play financiero y que ya abrieron dos expedientes a la administración catarí por indicios de competencia desleal.

Convocados a principios de junio para buscar compradores a Neymar en instituciones de España, Italia e Inglaterra, los agentes más próximos a la gestión del PSG señalan que la urgencia del club se puso de manifiesto en las minutas: triplicaban la tarifa jabitual del servicio. Una de las personas que acudió a esta llamada asegura que a la directiva del PSG le constan dos circunstancias: primero, que el City ha replicado a sondeos indirectos confirmando su interés por Mbappé “siempre que esté en el mercado”; segundo, que Mbappé solo forzará su salida del PSG a partir de 2020 si no le facilitan su primera elección, que es permanecer en París unos años más en calidad de referencia indiscutible del equipo.

Hasta que la situación de Neymar y Mbappé no se despeje, reina la incertidumbre. Los empleados del PSG se muestran preocupados ante el cambio que observan en la política deportiva. Señalan que los propietarios han pasado de invertir en armar una plantilla que, puesto por puesto, reunía a los mejores especialistas mundiales, a surtirse de jugadores que muchos juzgan en un segundo escalón, como Diallo, Sarabia, Ander Herrera o Bakker, lateral del Ajax B, aparte de seguir sin contratar un portero de garantías.

Hasta este jueves las inmediaciones de la sede del PSG estaban impregnadas de intermediarios con mensajes de toda Europa pero nadie había recibido una oferta formal por Neymar. El escenario multiplica la presión sobre Leonardo de Araújo. El director deportivo asegura a sus jefes cataríes que el Barcelona es el único club que parece dispuesto a asumir el riesgo de fichar a un futbolista que lleva dos años entre lesionado y desconectado de la disciplina profesional, porque además es el único destino al que Neymar quiere ir bajándose el sueldo. Seguro de que el Barça no tiene liquidez, Leonardo es partidario de cambiarlo lo antes posible por Coutinho, Rakitic o Dembelé, y advierte de que la operación no se puede dilatar a riesgo de agotar a los jugadores con mensajes contradictorios.

Leonardo en aprietos

Leonardo vislumbra una salida pero su plan ha encontrado la oposición de una parte de la familia real catarí, que desde Doha exige el pago de al menos 180 millones de euros, principalmente en efectivo. Molestos ante la humillante posibilidad de ceder a cambio de futbolistas no deseados por el Barça a la estrella por la que pagaron 222 millones de euros —el traspaso más elevado de la historia, insólito porque resultó un 100% superior al traspaso récord inmediatamente anterior—, los jeques han condicionado la negociación. Contra su voluntad, Leonardo se ha visto obligado a desestimar las ofertas que ha recibido del Barça por mediación de un agente doble. La frustración del responsable deportivo le ha llevado a plantear su desvinculación de la operación.

Dicen en la secretaría técnica del PSG que fue Thiago Motta, durante años capitán del equipo, quien advirtió por primera vez que Mbappé barajaba la idea de marcharse al City. El club no tardó en comprobar que Mbappé, además, mantenía una estrecha amistad con Silva y Mendy, excompañeros del Mónaco emigrados al City que no dejan de invitarle a unírseles. Cuando un abogado del futbolista alertó al PSG de que, o le renovaban el contrato en los próximos meses o en 2020 deberían negociar su venta, el puzle se cerró. En el laberinto de París sobra Neymar.

El brasileño se despidió de sus compañeros

Neymar se despidió de la plantilla del PSG en mayo, dando a entender claramente que nunca más volvería. Uno de sus compañeros asegura que cuando el brasileño se fue a competir en la última Copa América ya sabía que no cumpliría su contrato en París. Fuentes cercanas a la dirección del PSG sostienen que sufrió un gran disgusto cuando supo que el plan del club consistía en traspasarle para colocar a Mbappé en el lugar que él había ocupado hasta entonces como líder deportivo y futbolista mejor pagado. El padre de Neymar trasladó a la directiva que su hijo se sentía traicionado. Su regreso a París, el lunes, supone un contratiempo para el jugador y una sorpresa para sus colegas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


El Atlético levanta un nuevo muro


Si había una línea que se podía recitar casi de carrerilla desde la llegada de Simeone al Atlético, en 2011, esa era la defensa. Acostumbrado a tener que lidiar con las salidas de sus grandes estrellas en ataque, el técnico argentino había contado durante los siete años y medio que lleva al frente del banquillo con una estructura fija formada por Godín, Juanfran y Filipe Luis (a excepción de la aventura de este durante un año en el Chelsea). A ellos se sumó Lucas Hernández, llamado a ser el relevo natural del uruguayo. Cuatro figuras vitales para un equipo que ha construido siempre su juego a partir de la solidez defensiva y el mantra de la portería a cero.

Tanto Godín como Juanfran han salido este verano tras no renovar su contrato. Un caso similar al de Filipe, que aunque todavía no ha dado a conocer su futuro no ha renovado y parece más fuera que dentro del club. El que sí dejó dinero en caja fue Lucas, por el que el Bayern depositó los 80 millones de la cláusula en marzo. Un dinero que ha servido para rejuvenecer —la media de edad de los que se han ido era de 30,7 años, mientras que la de los que han llegado es de 25,7— y reconstruir una línea a la que se han incorporado otros cuatro jugadores. El último fue Mario Hermoso, de 24 años e internacional con España, por el que los rojiblancos pagarán 25 millones de euros al Espanyol (la mitad del traspaso lo ingresará el Real Madrid, club del que fue canterano). Con su fichaje, anunciado ayer, el Atlético responde a la solicitud del técnico de contar con cuatro centrales capaces de pelear por la titularidad. El madrileño se sumará a Giménez y Savic, habituales en la zaga en los últimos cursos, y a Felipe Monteiro, fichado hace menos de un mes del Oporto por 20 millones.

“Es un reto bonito, importante. Diego [Godín] ha sido un emblema en el club. Qué mejor manera de seguir haciendo historia, de seguir creciendo e ilusionando. Quiero seguir en esa línea”, manifestó Hermoso, que portará el 22, cuando fue cuestionado sobre la dificultad de sustituir al que el año pasado fue capitán del Atlético. Una pregunta a la que también respondió Felipe a su llegada: “Godín fue un gran central y ha tenido su historia, tuvo su tiempo en el Atlético y le quieren mucho, pero yo tengo mi historia. Tendré mi propia historia”.

Giménez y Savic, los nuevos ‘jefes’

A priori, y a tenor de cómo ha actuado Simeone con la mayoría de fichajes en su etapa en el Atlético, ambos partirán por detrás de Giménez y Savic, los centrales que se han alternado como acompañantes de Godín desde que João Miranda se marchase al Inter de Milán en 2015. “Que no se confíen”, advierte el brasileño Luiz Pereira, central del Atlético en la década de los setenta y leyenda del club. “Felipe es un central maduro, con mucha garra y contundente, que va al frente como Godín. Y Hermoso es un chico con mucha calidad y futuro que en el Espanyol ha demostrado estar preparado”, abunda.

Más dudas hay sobre quién comenzará la temporada como titular en los laterales. Para el derecho, el Atlético ha reclutado al inglés Kieran Trippier (22 millones, 28 años), que se disputará el puesto con Santiago Arias. En su primera temporada, el colombiano no pudo sacar del once a Juanfran. En el izquierdo, hoy día, solo está el brasileño Renan Lodi, que a sus 21 años es la apuesta de futuro del club. Procedente del Atlético Paranaense, firmó para las cinco próximas temporadas a cambio de 20 millones. Si finalmente Filipe no renueva, algo que cada día que pasa parece más complicado, se jugaría el puesto de titular con Mario Hermoso, a quien en el club ven como un jugador capaz de asumir el papel polivalente que jugaba Lucas en los últimos años.

“Lodi es un jugador que he visto jugar mucho en Brasil y es muy bueno. Muy profundo, tiene mucha facilidad para llegar al ataque. Es joven, pero ha jugado muchos torneos muy importantes en Brasil. Debe demostrar desde el primer momento por qué el Atlético ha hecho la inversión que ha hecho por él”, analiza Pereira sobre su compatriota.

El reto que tienen por delante las cuatro incorporaciones es mayúsculo. En las siete temporadas completas que Simeone ha estado en el banquillo (llegó mediada la temporada 2011-2012), el Atlético ha finalizado la Liga seis veces como el equipo menos goleado de la Liga. Tan solo el Barcelona, en la temporada 2014-2015, fue capaz de acabar un año encajando menos tantos que los rojiblancos en este periodo. Primero Courtois, ganador en dos ocasiones del premio Zamora, y después Oblak, en cuatro ocasiones, se han convertido en los absolutos dominadores del campeonato bajo los palos. Una dinámica que, a pesar de los cambios, Pereira cree que continuará: “Atrás es más fácil que todos se acoplen. Puedes pagar un patadón y punto. Destruir es más fácil que crear”.

Trippier: “Mi prioridad ahora es el idioma”

Trippier, en su presentación.
Trippier, en su presentación. AFP

El Atlético aprovechó el día de ayer para presentar de una tacada a Kieran Trippier y a Mario Hermoso, cuyo fichaje se había anunciado apenas una hora antes del acto. Trippier, que llevará el dorsal 23, como el de su ídolo David Beckham, aseguró que “jugar en el Atlético y vivir en Madrid era una gran oportunidad” para él y su familia. “Lo más importante es participar con el equipo y ahora mi prioridad es aprender el idioma”, aseguró el lateral inglés, que procede del Tottenham y firma por tres años. Por su parte, Hermoso trató de restar importancia a su pasado madridista: “Uno no puede borrar su pasado y lo que queda es mejorar su futuro. Vengo con ganas de ponerme esta camiseta, defenderla y ganarme el respeto de la afición en el campo”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Simon Yates frustra a Pello Bilbao y los favoritos piensan en la contrarreloj


El Tour es la carrera de la paciencia y de los lamentos y, en el coche de sus amigos del Jumbo, Louis van Gaal, lo apunta todo en su cuaderno. Más paciencia que nadie tiene Pello Bilbao, de pedalada de pistard en las pendientes, y para él parecía designada la victoria, pero perdió porque uno con fama de impaciente, Simon Yates, supo ganarle en su terreno.

Más pacientes que nadie, excepto quizás los espectadores, que descubren muchas tardes de julio la infinitud de la virtud que alimenta la espera, los corredores del Ineos pastorearon un pelotón sin prisas y a su lobo de amarillo, Julian Alaphilippe, sonriente en la travesía al trantrán de los primeros Pirineos, del histórico Peyresourde, de la Hourquette d’Ancizan sobre valles muy verdes y una bruma escondiendo las montañas. Imagina, como todos, que después de defenderse dignamente en la contrarreloj el viernes, en el Tourmalet el sábado volverá a sorprender. Y que el Tour seguirá vivo. Sueña.

Tenía una excusa y una razón el mejor de los gemelos Yates: justo hace tres años, su hermano Adam descendía el Aspin por la misma carretera, junto al lago Payolle, que enlaza luego con el último descenso del padre Tourmalet hasta lanzado hacia una victoria que le robó el cielo hundido justo sobre su cabeza en forma de arco hinchable con triángulo rojo que se deshinchó a su paso veloz. Una forma tan peligrosa de señalar el último kilómetro desapareció del Tour, y nada cayó sobre el cabezón encasquetado de Simon cuando lanzó tranquilo su sprint para acabar con las ideas de sus dos acompañantes, los últimos fugados, Bilbao y el austriaco Mühlberger. Se adelantó lo justo para pasar el primero por la última curva, indesbordable ya en los últimos 200m. Después de un Giro complicado, el ganador de la Vuelta está en el Tour casi de vacaciones. Todos los días rueda a cola de pelotón y no le importa perder tiempo. Dice que ha venido a ayudar a su hermano, pero no deja pasar la oportunidad si ve que puede demostrar su clase.

Hay sintonía: la visión cuadriculada de Van Gaal, uno al que no le gusta el ciclismo –y no se sabe si le gusta el fútbol, no hay pruebas de ello–, cuadra guay con la de los técnicos del Jumbo, que llevan meses demostrando que ni hay que entender de ciclismo, o ni siquiera apreciarlo, para conseguir victorias por todas partes. Hablan de tecnología, de iPads implantados en todos los niveles de decisión y en varios vehículos escalonados por las etapas, con las tripas cargadas con los datos más íntimos de los corredores, sus vatios, sus pulsaciones y su ritmo respiratorio, y de su entorno, velocidad del pelotón, viento, pendiente… Un algoritmo propio decide cuántos kilómetros podrá mantener a ese ritmo cada uno de sus corredores y dicta el proceder a los directores, que lo convierten en órdenes para escaladores, sprinters y contrarrelojistas. Y ganan mucho. Y el ciclismo se borra, como se borró el fútbol de Cruyff en el Barcelona: el golpe de genio que rompía todos los esquemas está prohibido porque el esquema es sagrado.

Así va la clasificación

Nombre Diferencia
1 FRA Julian Alaphilippe 52h 26:09
2 GBR Geraint Thomas + 01:12
3 COL Egan Bernal + 01:16
4 NED Steven Kruijswijk + 01:27
5 GER Emanuel Buchmann + 01:45
6 ESP Enric Mas + 01:46
7 GBR Adam Yates + 01:47
8 COL Nairo Quintana + 02:04
9 IRL Dan Martin + 02:09
10 FRA Thibaut Pinot + 02:33
Nombre Puntos
1 BEL Tim Wellens 54
2 BEL Thomas de Gendt 37
3 ITA Giulio Ciccone 30
4 BEL Xandro Meurisse 27
5 ERI Natnael Berhane 20
6 BEL Tiesj Benoot 16
7 BEL Dylan Teuns 13
8 BEL Serge Pauwels 13
9 USA Ben King 13
10 GBR Simon Yates 10
Nombre Puntos
1 SVK Peter Sagan 277
2 ITA Sonny Colbrelli 191
3 ITA Elia Viviani 184
4 AUS Michael Matthews 167
5 AUS Caleb Ewan 148
6 BEL Jasper Stuyven 132
7 ITA Matteo Trentin 118
8 BEL Greg Van Avermaet 101
9 NED Dylan Groenewegen 96
10 FRA Julian Alaphilippe 75
Nombre Diferencia
1 USA TREK SEGAFREDO 157h 27:18
2 FRA AG2R LA MONDIALE + 09:19
3 ESP MOVISTAR TEAM + 10:22
4 GER BORA HANSGROHE + 12:01
5 AUS MITCHELTON – SCOTT + 12:47
6 UAE UAE TEAM EMIRATES + 30:10
7 FRA GROUPAMA – FDJ + 33:48
8 NED TEAM JUMBO – VISMA + 33:58
9 USA EF EDUCATION FIRST + 35:01
10 GBR TEAM INEOS + 40:37

No se sabe si los del Ineos de Thomas y Bernal andan por el mismo nivel de tecnología y de consumo de cuerpos cetónicos que tanto adelgazan pues su opacidad informativa es proporcional al número de comunicados de prensa que emiten, tantos, pero nadie en el pelotón olvida que su filosofía Tour es similar y el que instauraron en 2012, y lo recuerdan entrando en Bagnères de Bigorre, al pie de la épica del Tourmalet, tan lejana, los ocho juntitos, uno tras otro, de Dylan, como Bob, van Baarle hasta Moscon, al frente de un pelotón que cruza la línea de meta casi 10 minutos más tarde que los fugados. Detrás de ellos, todos decían, ufff, y mañana contrarreloj. Solo Landa, ilusionado, añadía, “y el sábado Tourmalet, la etapa que tengo soñada”.

A la contrarreloj todos la temen salvo los Ineos, acostumbrados a decidir en ellas no solo la jerarquía global del Tour –el colchoncito de segundos que les permite recorrer luego todas las montañas bloqueando la carrera con su magnífico juego defensivo—sino la interna. Si Thomas queda por delante de Bernal, lo que parece inevitable, el colombiano lo tendrá complicado para gozar de libertad.

Los solo 27 kilómetros totales y únicos de contrarreloj individual que se disputarán este Tour es el número menor de los últimos 60 años, y, sin embargo, todos temen, y el viernes por la tarde será el momento de los lamentos, que sean tan decisivos como los 150 kilómetros que se disputaban en los Tours de LeMond, los 120 en los años de Indurain, los 125 de cuando Ullrich y los 100 del año Wiggins.

Nairo correrá con molestias porque no podrá apoyar bien el codo herido y doloroso en los acoples de la cabra; a Landa no le importa mucho, pues ha dado por perdida su batalla por la general. Solo entre los españoles, el debutante Enric Mas, un ciclista Tour, un hombre de la paciencia, mira el perfil, tan subibaja y abigarrado alrededor de Pau, y piensa que tampoco le van tan mal pues hay muchas zonas técnicas y de relanzamiento en la que los escaladores no estarán tan perdidos, y, se muestra preparado para el desafío, y dice que no, que no todo está perdido.

Los del Jumbo y Van Gaal sonríen, miran sus ordenadores y proclaman: que sueñen todos, será el día de Van Aert.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Kosovare Asllani, primer fichaje del Tacón, futuro Real Madrid femenino


Kosovare Asllani jugará la próxima temporada en el C.D. Tacón. La delantera, una de las estrellas de Suecia en el Mundial de Francia, se convierte de esta forma en el primer fichaje de un club que el próximo año pasará a ser absorbido por el Real Madrid. En la cita mundialista, Asllani, de 29 años, fue vital para que Suecia finalizara tercera anotando tres goles y dos asistencias. De esta forma, se convierte en el primer refuerzo de un proyecto que esta temporada se estrenará en la Primera División del fútbol femenino antes de pasar a lucir el nombre y el escudo del Madrid..

“Estoy orgullosa de anunciar que seré el primer fichaje oficial del Real Madrid / CD Tacón. Emocionada por escribir esta historia y por ayudar a construir y ser parte desde el inicio de este viaje. Será un sueño llevar la camiseta más bonita del mundo. ¡Hala Madrid!”, ha escrito Asllani en su perfil de Twitter tras hacerse oficial el fichaje.

La delantera llega a coste cero tras finalizar contrato con el Linköpings sueco. En su trayectoria cuenta con una gran experiencia, destacando su paso por el PSG, en el que jugó durante cuatro campañas, y el Manchester City, con el que ganó la Liga inglesa y una Copa. Con una gran visión de jueg

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Mario Hermoso, cuarto refuerzo del Atlético en defensa


Lo que amenazaba con convertirse en un verano movido y largo para el Atlético ha desembocado en una plantilla casi apuntalada a un mes de que comience LaLiga. Este jueves, los rojiblancos han anunciado el fichaje de Mario Hermoso, central de 24 años procedente del Espanyol, su cuarto refuerzo en la zaga. De esta forma, Simeone cierra su defensa, una de la líneas que más se había debilitado tras la salida de varios pilares fundamentales en los últimos años como Godín o Juanfran, además de Filipe Luis, que acaba contrato y parece más fuera que dentro del club.

La llegada de Hermoso responde a la solicitud del técnico argentino de contar con cuatro centrales capaces de pelear por un puesto de titular. El central madrileño se sumará a Giménez y Savic, habituales en la zaga en los últimos cursos, y a Felipe Monteiro, fichado hace menos de un mes procedente del Oporto. Curtido en la cantera del Real Madrid, fue cedido al Valladolid antes de recalar en el Espanyol a cambio de 400.000 euros en 2017. Eso sí, el club blanco se reservó el 50 por ciento de los beneficios de una futura venta, además de una opción de recompra que se fijó en 7,5 millones de euros. Una opción que finalmente ha descartado ejecutar, y que ha finalizado dando con el central en las filas del Atlético.

“La entrega, la lucha, el ser constante, es lo que me identifica y es lo que vengo a demostrar aquí”, explicó Hermoso en su presentación, que tuvo lugar apenas una hora después de hacer oficial el fichaje aprovechando el acto organizado para presentar a Kieran Trippier, fichado un día antes. “Desde que tuve la oportunidad de venir aquí, la verdad es que ni me lo pensé. Era una oportunidad única, que me ayudaba a seguir creciendo en mi carrera deportiva y de volver a mi ciudad. Uno no puede borrar su pasado. Yo vengo con la ilusión de ponerme esta camiseta, de defenderla, y ganarme el respeto en el campo”, reconoció sobre su pasado en las categorías inferiores del Real Madrid.

Hermoso es un central al que disfruta siendo el primer eslabón del juego de ataque, algo que a veces le lleva a asumir riesgos en la salida del balón. Zurdo, destaca por su capacidad de anticipación (la pasada temporada recuperó 5.69 balones por partido). En su primera temporada en Primera, con Quique Sánchez Flores como entrenador, vivió una montaña rusa que le llevó a pasar de ser un desconocido a convertirse en titular para posteriormente terminar en el más duro ostracismo. Situación que cambió radicalmente el año siguiente con la llegada de Rubi le permitió asentarse en el once del Espanyol y le abrió las puertas de la selección, con la que debutó en noviembre del año pasado y se ha convertido en un fijo en las convocatorias.

El central había iniciado hace diez días la pretemporada con el Espanyol ante la demora del acuerdo entre los clubes. De hecho, el nuevo técnico de los pericos, David Gallego, le convocó el lunes para el primer amistoso de pretemporada, que disputaron ante el Peralada. Aunque el desenlace de la negociación parecía inminente, Gallego le puso de titular, al igual que hizo con Borja Iglesias, delantero que pretende el Betis. “Son cosas que pasan entre clubes y que hay que asumir. Yo, como jugador, poco podía hacer en eso”, explicaba el jugador, que este jueves se incorporará a la concentración de pretemporada de los rojiblancos en Los Ángeles de San Rafael, sobre la demora del acuerdo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Valverde: “Sabemos lo que cuesta y lo que da Griezmann, esperamos que rinda desde ya”


La eliminación ante el Liverpool en la Liga de Campeones y la derrota ante el Valencia en la final de Copa, situó a Ernesto Valverde en el centro de muchas de las críticas que recibió el Barcelona al final de la pasada temporada. El entrenador azulgrana, recién iniciada la pretemporada, ha comparecido este miércoles ante los medios oficiales del club para brindar sus primeras impresiones generales sobre la campaña que se avecina. “Estamos muy contentos de empezar y con muchos retos por delante. Sabemos la exigencia que hay aquí de ganar todo, de ganar permanentemente y de ilusionar a la afición. Los objetivos son siempre los mismos, ganar todos los partidos, queremos intentar ganar todas las competiciones y sabemos que lo tenemos que hacer con nuestro estilo. Esperamos estar a la altura”.

El Txingurri habló sobre los tres fichajes que se han incorporado por el momento a la plantilla: Griezmann, DeJong y Neto. “Son fichajes importantes cada uno en una línea determinada. Esperamos mucho de los tres fichajes, sabemos que generan ilusión y esperamos que se metan rápido en la dinámica del equipo”. El técnico valoró a cada uno de ellos. Sobre el medio holandés De Jong, indicó: “El año pasado (en el Ajax y la selección) estuvo jugando a un gran nivel y esperamos que nos dé ese punto de frescura en el centro del campo. También es un proyecto de futuro, un jugador con muchos años por delante, tiene calidad y lleva metido dentro el estilo como el nuestro”.

Sobre Griezmann, el delantero francés procedente del Atlético, apuntó: “Es diferente a De Jong, un jugador más asentado y que ya que tiene experiencia en la Liga. Es rápido, va al espacio, es determinante en los últimos metros, sabemos lo que cuesta y lo que da, tenemos muchas esperanzas depositadas en él, aún es joven, pero a la vez tiene experiencia y bagaje. Esperamos rendimiento desde ya”.

Sobre Neto, el portero brasileño que ocupa el puesto de Cillessen, afirma: “Es experimentado, seguro en la portería, es un complemento ideal para Marc (Ter Stegen) mientras Iñaki Peña, se va formando”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


La sub-19 se jugará contra Italia el pase a semifinales del Europeo


La selección española empató con Portugal (1-1) en el segundo partido del grupo A del Europeo sub-19. Los jugadores que dirige Santi Denia fueron mejores y dispusieron de las mejores ocasiones del encuentro ante la vigente campeona, pero no supieron materializarlas y se jugarán el pase a semifinales el próximo sábado ante Italia (19.00; Tdp). A España, que con cuatro puntos lidera el grupo empatada con Portugal, le vale el empate ante los italianos, que se impusieron a Armenia (0-4), para pasar a semifinales como segunda de grupo. Para hacerlo como primera deberá igualar el resultado que consiga Portugal ante los armenios, que ya están eliminados.

España salió al choque dispuesta a hacerse con el dominio del balón. Tras varias intentonas, encontró la recompensa pasada la media hora. Miranda marcó su segundo tanto en el Europeo con una gran jugada individual. El lateral del Barcelona se internó en el área tras arrancar con una conducción diagonal, remató al palo y recogió su propio rechace para abrir el marcador. Pero Portugal, vigente campeón, no tardó en responder. Apenas un par de minutos después de la reanudación, Fabio Viera, uno de los jugadores más talentosos del torneo, superó a Tenas con un formidable lanzamiento de falta.

España no se vino abajo y, gracias al desparpajo y la velocidad de Ferrán, extremo del Valencia, por la banda derecha y la conexión que forman en la izquierda el sevillista Bryan Gil y Miranda, creó varias ocasiones que acabaron marchándose al limbo. Buscó soluciones Santi Denia desde el banquillo y revitalizó a un equipo que cercó el área portuguesa hasta el final, pero que no encontró el gol, sellando el quinto empate en los 10 últimos partidos disputados entre ambos equipos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


La sexta llegada masiva para un sexto esprínter, Caleb Ewan


Los ciclistas son lo que somos, pura contradicción, chicos de pueblo a quienes gustaría pasar la tarde con la bici apoyada en un banco en el que se sientan a tomar un helado Tonny y a ver el sol caer pero a quienes su propio amor por la libertad que da la bici obliga a ser nómadas. Hijos del mestizaje que enriquece al mundo y le hace más sabio, como Caleb Ewan, medio australiano, medio coreano, medio belga, y no levanta un palmo del suelo, pero saca ventaja de eso, porque el viento ni le ve pasar, y esprinta como un disparo, sale a 70 por hora de la rueda del coloso Groenewegen, y les gana a todos en Toulouse, la roja. Después emprende otro sprint: agarra una botella de agua de medio litro y se la bebe a presión, estrujando el plático para que el chorro le llegue rápido y fuerte hasta el gaznate.

Su victoria por un tubular bendice la pluralidad del Tour: seis sprints y seis vencedores distintos (Teunissen, Viviani, Sagan, Groenewegen, Van Aert y Ewan) de cinco países diferentes (Holanda, Italia, Eslovaquia, Bélgica y Australia).

Todos llegan del pueblo, y muchos han nacido para campesinos, con los genes de la tierra, como Nairo o Lampaert, que planta hortalizas en Bélgica. Y todos se juntan en el Tour, donde cuentan sus historias, y todas sus historias mezcladas crean una nube de melancolía y nostalgia y de rabia, de la que sale triste ayer uno como Damiano Caruso, siciliano de Punta Secca e hijo de policía, que les dice que nunca hay que salir de la tierra de uno para lograr que esa tierra siga viviendo, y deja escapar una lágrima porque se ha muerto Camilleri, su escritor y el de la Sicilia que ama, y el de los sbirri (policías), y el de los desterrados, los desposeídos y desesperados, como esa familia sin hogar a la que ve acampada y achicharrada en una tienda de campaña en una acera de asfalto asador en la Toulouse en la que entran sin aliento y con el corazón brincando mientras despega lento un Airbus llamado Belluga y una fábrica construye cohetes aeroespaciales que apuntan a la luna y olvidan la tierra.

Así va la clasificación

Nombre Diferencia
1 FRA Julian Alaphilippe 47h 18:41
2 GBR Geraint Thomas + 01:12
3 COL Egan Bernal + 01:16
4 NED Steven Kruijswijk + 01:27
5 GER Emanuel Buchmann + 01:45
6 ESP Enric Mas + 01:46
7 GBR Adam Yates + 01:47
8 COL Nairo Quintana + 02:04
9 IRL Dan Martin + 02:09
10 FRA Thibaut Pinot + 02:33
Nombre Puntos
1 BEL Tim Wellens 43
2 BEL Thomas de Gendt 37
3 ITA Giulio Ciccone 30
4 BEL Xandro Meurisse 27
5 ERI Natnael Berhane 20
6 BEL Dylan Teuns 13
7 USA Ben King 13
8 BEL Tiesj Benoot 12
9 RSA Daryl Impey 10
10 LAT Tom Skujins 9
Nombre Puntos
1 SVK Peter Sagan 257
2 ITA Elia Viviani 184
3 ITA Sonny Colbrelli 174
4 AUS Michael Matthews 167
5 AUS Caleb Ewan 148
6 BEL Jasper Stuyven 112
7 ITA Matteo Trentin 101
8 NED Dylan Groenewegen 96
9 BEL Greg Van Avermaet 95
10 FRA Julian Alaphilippe 75
Nombre Diferencia
1 ESP MOVISTAR TEAM 142h 19:38
2 USA TREK SEGAFREDO + 01:30
3 GER BORA HANSGROHE + 14:59
4 AUS MITCHELTON – SCOTT + 15:45
5 FRA AG2R LA MONDIALE + 18:56
6 FRA GROUPAMA – FDJ + 19:04
7 NED TEAM JUMBO – VISMA + 19:14
8 UAE UAE TEAM EMIRATES + 23:33
9 GBR TEAM INEOS + 25:53
10 USA EF EDUCATION FIRST + 32:46

Los ciclistas han llegado a todo gas por carreteras estrechas y traicioneras que reflejan el gusto del Tour por las sorpresas y en las que han pedaleado encajonados. Unos cuantos se han caído tras enganchones inevitables. Tan feliz de amarillo hace nada, Ciccone, bautizado Pájaro Loco por su cresta, su napia y su tenacidad por Gianni Mura, se ha dado fuerte en la muñeca y la rodilla; Terpstra se ha roto la clavícula, y, mientras pedalea junto al autobús para desengrasar, a Nairo le chorrea tanta sangre de un raspón en el brazo derecho que el periodista colombiano que narra en directo se ve legitimado para dramatizar la escena y con chillidos despierta a su audiencia. Pero su Nairo tranquiliza a todos. “No es nada, no es nada”, dice sonriente. “Un raspón nada más. Vi la caída delante y me dio tiempo a frenar un poco. Cambié de bici y el equipo, a medias con el Trek de Porte, que también se cortó, me llevó rápido al pelotón”.

‘Camilleri sono’

El grupo estaba aún en fase colaborativa y no acelera para eliminar al colombiano y al australiano. Los ciclistas ya no hablan, prefieren darse a la ensoñación, y Caruso, que nunca se irá del mar de Ragusa, piensa en dos niños de Vittoria, el pueblo de al lado, a los que mató un automovilista cuando paseaban en bicicleta, y llora un poco, e imagina a su escritor llegando al cielo. “Camilleri sono, le dice Andrea a San Pedro, y estoy aquí personalmente en persona, y me acompañan mi Catarella y mi Montalbano”.

Y luego se lo cuenta al periodista: “Bueno, tenía 93 años, ya era viejo, pero me da mucha pena. Ha inventado un personaje y una lengua, y dado vida y esperanza a la gente sencilla, y ha sacado a la vista su rabia y su desesperanza, y toda su historia. Y, de chaval, durante la Segunda Guerra Mundial, un día cogió una bicicleta y esprintó para que no le alcanzara el ejército americano de Patton, que había invadido Sicilia”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


El juez ordena rastrear 24 dispositivos del ‘caso Oikos’


El juez de Huesca Ángel Manuel de Pedro, instructor del caso Oikos que investiga la trama de amaños de partidos de fútbol desmantelada a finales de mayo, ha ordenado a la Policía Nacional el rastreo de 24 dispositivos electrónicos intervenidos a seis de los principales implicados, entre ellos los dos presuntos cabecillas de la trama, los exjugadores Raúl Bravo y Carlos Aranda. Se trata, en concreto, de 13 móviles, cuatro tabletas, dos ordenadores, tres pendrives, una tarjeta de memoria y una consola de videojuegos. El objetivo: localizar nuevos indicios sobre las actividades supuestamente delictivas de la red. El magistrado pide expresamente a los agentes que una vez analizada la información que obtengan le comuniquen inmediatamente “el descubrimiento de otros partidos de fútbol supuestamente amañados”, según se recoge en un auto dictado el pasado 12 de junio por el magistrado y al que ha tenido acceso EL PAÍS.

Hasta ahora, las pesquisas se centran en la adulteración de los resultados del Valladolid-Valencia de la última jornada de la temporada pasada; del Huesca-Nàstic disputado en Segunda División en mayo de 2018, y el partido Sariñena-Cariñena, de Tercera, disputado el 13 de abril de 2017 y cuyo amaño resultó frustrado. No obstante, los investigadores sospechan que hubo más. De hecho, varios imputados y testigos fueron interrogados sobre el Lugo-Huesca de la temporada 2017-2018. En este auto, el juez apunta que, en caso de confirmarse nuevos amaños, estudiará si sigue siendo competente para instruir la causa. Fuentes jurídicas apuntan que, en ese caso, el sumario podría pasar a la Audiencia Nacional.

La decisión del magistrado se produce después de que los agentes del Cenpida (Centro Nacional Policial de Integridad en el Deporte y Apuestas) de la policía, responsables de las pesquisas, presentasen un informe en el que le solicitaban autorización judicial para “el desprecinto, volcado y análisis de los efectos informáticos intervenidos” a los 11 investigados. El juez, con el apoyo de la fiscalía, acepta practicar esta medida, pero solo sobre los dispositivos de cinco de los imputados.

En concreto, de los dos presuntos cabecillas de la trama, Bravo y Aranda, del jugador del Real Valladolid Borja Fernández; del que era presidente de la SD Huesca cuando estalló el escándalo, Agustín Lasaosa; y del hasta esta temporada jugador del Deportivo de La Coruña Íñigo López. A todos ellos ya se les intervino las comunicaciones durante los meses anteriores a su detención.

La consola de Íñigo López

Del resto de imputados —los futbolistas Samuel Saiz, Borja Gómez y Carlos Caballero, el médico de la SD Huesca Juan Carlos Galindo, y el exdirectivo del club aragonés Emilio Vega—, el juez solicita a la policía un informe ampliatorio sobre los motivos por los que solicita el volcado de sus dispositivos antes de decidir si autoriza el mismo.

En el caso de Bravo, el juez pide volcar el contenido de tres teléfonos, dos tabletas y un pendrive, y de Aranda, seis móviles, una tableta y un ordenador. De Íñigo López, solicita el rastreo de dos móviles, la tarjeta de memoria de 16 gigas que contenía uno de ellos, una tableta, un ordenador portátil, dos pendrives y una consola PlayStation. De los dos últimos imputados, Agustín Lasaosa y Borja Fernández, solo pide el análisis de un teléfono móvil.

El auto autoriza a los agentes a acceder a las agendas de contactos de los equipos, al registro de las videollamadas, a las cuentas de correo electrónico asociados a cada uno de los dispositivos, al historial de navegación en Internet, a los mensajes en redes sociales, chats y aplicaciones de mensajería instantánea, a los archivos que contengan, a las credenciales de wifi utilizadas para conectarse a Internet y al registro de llamadas.

En su escrito, el juez De Pedro recalca que “la finalidad exclusiva” de la diligencia es recabar nuevas pruebas sobre las actividades de la trama, y destaca que, si se descubrieran “hechos nuevos que pudieran ser constitutivos de infracción criminal distinta”, se lo deberán comunicar “inmediatamente” a él para decidir si abre una nueva causa sobre ellos.

‘Copias espejo’ y cadena de custodia para asegurar pruebas

El auto del juez De Pedro hace especial hincapié en los pasos que debe dar la Policía Nacional en todo el proceso de apertura, desprecinto, volcado y análisis de la información de los 24 dispositivos electrónicos.

Así, la parte técnica debe ser realizada por los especialistas de la Unidad de Investigación Tecnológica (UIT) de la policía en sus laboratorios forenses de Madrid “con todas las previsiones de seguridad y en un entorno controlado mediante técnicas y procedimientos que preserven fielmente y de forma completa y eficaz la información”.

Ellos obtendrán una llamada “copia espejo” firmada digitalmente para que se garantice que es idéntica al original. En todo este proceso debe estar presente un letrado de la Administración de Justicia para dar fe de qué dispositivo se desprecinta y del comienzo del clonado, así como de la conclusión.

Será sobre la copia espejo obtenida —“nunca sobre el original”— con la que deberán trabajar los agentes del Cenpida para analizar la información que contenían los dispositivos y elaborar los correspondientes informes para incorporar al sumario. Mientras tanto, los dispositivos serán “almacenados y custodiados” en la sede en Madrid de la Comisaría General de la Policía Judicial —de la que depende la unidad que investiga el caso Oikos— “a disposición de la autoridad judicial”. Todo ello “en condiciones de seguridad e integridad que permita realizar nuevos volcados o un ulterior reconocimiento pericial […] en caso de una eventual impugnación”.

En su auto, el juez recuerda la necesidad de que la Policía mantenga en todo momento la cadena de custodia de todos los efectos intervenidos y refleje detalladamente los diferentes pasos que se den con cada uno de ellos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Hace 10 años casi ocurrió un ‘milagro’


Hace 10 años, en Turnberry, casi ocurrió un milagro. Casi porque en el hoyo 18, el domingo, Tom Watson no pudo hacer el par que le hubiera convertido, con 59 años, en el ganador de más edad en un grande en la historia del golf. El estadounidense falló en todos sus golpes y acabó en un playoff a cuatro hoyos que hizo vencedor del Open a Stewart Cink. Watson se quedó a las puertas de una gesta única. La marca anterior de longevidad, todavía vigente, son los 48 años con los que Julius Boros logró el PGA de 1968. El norteamericano la hubiera destrozado con 59, 26 temporadas después de su última victoria en el Grand Slam, en 1983, su quinto Open, su octavo grande.

Miguel Ángel Jiménez lideró ese Open tras la jornada del jueves con -6, uno por delante de Watson, Ben Curtis y el japonés Kuboya. Watson compartía el primer puesto tras el viernes con -5 con Steve Marino, y acabó el sábado con uno de ventaja (-4) sobre Ross Fisher y Matthew Goggin. El domingo tuvo el triunfo en la mano hasta ese hoyo 18 en el que perdió la calle, se pasó de green y acabó fallando un putt de dos metros. Cink hizo birdie. Watson, bogey. Cuando llegó el desempate, el veterano ya estaba derrotado. El viejo, como le llamó cariñosamente Sergio García, tuvo que animar incluso al ganador, en cierto modo culpable de haber arruinado una grandísima historia. Esa tarde, Seve Ballesteros y Chema Olazabal vieron juntos la jornada en la casa del cántabro en Pedreña.

“Recuerdo el gran cariño de la gente”, dice Watson, que en septiembre cumple 70 años y que en esos días posteriores a su derrota recibió miles de cartas y correos contándole que su ejemplo fue una inspiración para muchos. La semana siguiente regresó al circuito sénior. Fue una de esas veces en las que el vencido es más recordado que el vencedor.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


El verano de los mil millones


Queda un mes y medio para que cierre el mercado de fichajes en España, pero la Liga ya ha pulverizado una frontera desconocida para ella: los 1.000 millones de euros en gasto. Ningún país ha invertido tanto hasta ahora, 1.114 millones, según cifras de Transfermarkt, la web de referencia en el fútbol europeo para tasar jugadores y registrar todos los movimientos. Inglaterra e Italia, líderes consolidados en la última década de este ranking económico, se muestran de momento extrañamente comedidos. El calcio rebasa por poco los 800 millones con la llegada de Matthijs De Ligt a la Juventus y la Premier apenas supera los 700, menos de la mitad de lo que movió el curso pasado. Tras 11 campañas a rebufo, la inversión de España ha superado a sus rivales. El verano anterior pegó el gran estirón, hasta el filo de los 1.000 millones, y este julio ha terminado de cruzar el río.

La razón hay que encontrarla en las necesidades de renovación de los tres grandes: el Real Madrid, el Barcelona y el Atlético. Cada uno, por motivos diferentes. Los blancos, obligados por su calamitosa temporada pasada; los azulgrana, porque consideran que su plantilla resulta insuficiente para ganar la Champions; y los rojiblancos, forzados por las salidas de buena parte del solomillo del equipo (Griezmann, Rodri y Lucas Hernández). Abriendo la caja, pidiendo créditos y vendiendo jugadores, los tres han obtenido la liquidez suficiente.

El verano de los mil millones

Este trío es, con diferencia, el líder de Europa en gasto. El Madrid ha desembolsado hasta la fecha 303 millones en Hazard (100), Jovic (60), Militao (50), Mendy (48) y Rodrygo (45). El Barcelona ha sacado de la caja 237 para comprar a Griezmann (120), De Jong (75), Neto (26), Emerson (12) y Cucurella (4). Y el Atlético ha puesto sobre la mesa 218,50 millones en João Félix (126, el fichaje más caro del verano y de su historia), Marcos Llorente (40), Trippier (30), Felipe (20), Lodi (20) y Saponjic (500.000). El club del Metropolitano, eso sí, es el único de los tres que ha recaudado (311) más de lo que ha invertido porque tres de las cuatro ventas más abultadas las ha hecho él. En el Bernabéu y el Camp Nou también han hecho acopio de dinero a través de ventas de futbolistas para financiarse, y más que lo piensan hacer con nombres como James o Coutinho, clave este último en el caso Neymar.

El brasileño del PSG se ha empeñado en volver al Barça y Zidane no desiste en su aspiración de traerse a Pogba desde el Manchester United. Dos operaciones que inflarían de forma notable la cifra actual de los 1.114 millones gastados. Y si la contratación del francés fuera imposible, el Madrid buscaría una alternativa.

Mientras el mercado español ha tomado la cabeza, Inglaterra e Italia, las tradicionales gastadoras de Europa, se muestran como un elefante dormido. En la Premier, que superó los 1.000 millones las cinco temporadas anteriores (en 2017 llegó al récord de los 2.176 millones) empujada por los abultados derechos televisivos, el fichaje más caro es Rodri, exmediocentro de Simeone, por el City (70), y sorprende que la contratación más elevada del Liverpool (Seep van den Berg) no alcance los dos millones. Ayuda también a esta austeridad británica que el Chelsea esté sancionado por la FIFA.

El verano de los mil millones

En el calcio, la adquisición de De Ligt por la Juve ha animado un verano tristón. Alemania continúa en su término medio rutinario y en Francia, superado el suflé Neymar, las cifras se han desplomado casi a la intrascendencia (281,9 millones). Los petrodólares cataríes casi no han aparecido este año en el mercado porque la compra más cara del PSG es Abdou Diallo (31 millones). Hace tres veranos, los 222 millones que pagó por Neymar abrieron una nueva época y ayudaron a normalizar cantidades impensables. De hecho, el Barça destinó después 145 en Coutinho y 125 en Dembélé. El mercado se disparó con el escrutinio de la UEFA, cuyas normas de juego limpio financiero colocaron sobre el escáner, sobre todo, al City y PSG. Pero no a los únicos. Hace unas semanas, el Milan fue expulsado de la Europa League por incumplir las reglas.

Balance cero del Athletic: ni compra ni vende

La alegría inversora del Madrid, Barça y Atlético contrasta con la contención del Athletic, que hasta este miércoles no había gastado ni un euro. Tampoco las salidas le han reportado nada. Y no fueron escasas ni poco importantes, al menos por nombres. Remiro, Iturraspe, Merino, Mikel Rico, Susaeta y Etxeita se marcharon a coste cero. En la batería de aspirantes a zona europea, el Sevilla pone la nota opuesta porque es el cuarto equipo con más gasto (123,5 millones). Entre las nueve adquisiciones están Koundé (25), Diego Carlos, Dabbur y Ocampos (los tres por 15).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Landa quiere soñar


Cae la canícula que aplana el Midi y en el Tour es más ligera porque en medio del aire tórrido se cuela la brisa alegre que anuncia que las montañas ya están ahí, esperando. Cuando en el Tour huele a Pirineos los escaladores se exaltan e imaginan imposibles, condenados, ya lo saben, por lo inevitable.

Les jalea Christian Prudhomme, el jefe de todo esto, que condecora por cumplir 20 Tours a un par de periodistas españoles, Carlos de Torres y Jesús Gómez Peña, y les habla de Federico Bahamontes y de Luis Ocaña, apóstoles de lo imposible, y anuncia que le ha pedido al Águila de Toledo, el decano de los ganadores del Tour aún vivos, 91 años, que se pase por los Campos Elíseos para recibir un homenaje. “Ese día”, dice Prudhomme, feliz, viendo volar en su imaginación infantil su Tour soñado, e imposible, “quizás tengamos que festejar a otro español, a Enric Mas, o, como digo yo, Plus”.

Pero no es Mas, sino Landa, quien intenta seguir la idea trazada por Prudhomme y dice, exaltado: “Quiero atacar y atacar y poner todo patas arriba”. Casi sin terminar de acabar la frase, sin embargo, Landa recuerda que, aunque la visita de su padre, que le conforta siempre tras su caída, haya hecho brillar una brizna de ánimo en sus ojos, sigue estando negativo (o realista) y añade: “Pero todo habrá que hacerlo con cabeza, que esto es el Tour”.

Pensar en revolucionar las montañas del Tour con cabeza es rendirse, desesperarse, y ni el mapa del primer día de Pirineos, este jueves, ni la incrustación el viernes de una contrarreloj, la prueba de la cordura, animan a perder la cabeza.

El Peyresourde —desde Luchon, como hace 109 años a las cuatro de la mañana, cuando se convirtió en el primer gran puerto de los Pirineos con el que se atrevía el Tour— no llega hasta el kilómetro 130, lo que regala al perfil de la etapa un páramo larguísimo que los directores ya han comenzado a rellenar con corredores en fuga de todo pelaje: tácticos, aventureros, oportunistas. Después del Peyresourde no llega como en las etapas clásicas el Aspin, sino su hermano gemelo, la Hourquette d’Ancizan, y al final de su descenso la meta en Bagnères de Bigorre.

Lo inevitable, dicen y al aceptarlo bajan la cabeza, es que el Ineos del líder virtual, Thomas (a 1m 12s de Alaphilippe, el líder real), comience su tarea de control defensivo, su hábito desalentador, sumando ya a sus cuentas el rédito que calculan extraerán de la contrarreloj.

“Y esa es justo la esperanza”, dice Txente García Acosta, el director del Movistar, que encarna la voz de la única aspiración. “Habrá equipos que querrán que sus líderes gasten poco pensando en la contrarreloj. Pero otros intentaremos que la montaña les empiece a cobrar al menos un poco de sudor”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


El obispo y los escaladores


El hotel Mercure de Montauban está a diez metros de la catedral, en la Rue Notre Dame. Es un edificio antiguo que antes de pasar a formar parte de la cadena hotelera se llamaba Hotel du Midi. Allí murió Manuel Azaña el 3 de noviembre de 1940. Llevaba en él desde el 15 de septiembre. El 17 de octubre escuchó desde su habitación el sonido de las campanas que saludaban al nuevo obispo de la ciudad, Pierre-Marie Théas. Pocos días más tarde, un tribunal militar dictó sentencia de muerte contra el cuñado de Azaña, Cipriano Rivas Cherif, detenido en Francia por la Gestapo. Théas escribió un telegrama a Franco pidiendo clemencia, que conmutó la pena por 30 años de prisión.

El obispo acudía regularmente a visitar al presidente de la República y a la hora de su muerte estaba junto a Azaña en la habitación del hotel du Midi. Después, con la invasión nazi, Théas escribió una pastoral en 1942 contra la deportación de los judíos a los campos de exterminio: “Doy voz a la indignada protesta de la conciencia cristiana y proclamo que todos los hombres, independientemente de su raza o religión, tienen el derecho a ser respetado por los individuos y por los estados”. Su homilía fue leída desde Londres por la BBC. En 1944, después de un sermón implacable contra el nazismo, fue detenido y enviado a un campo de concentración. El Vaticano consiguió que fuera liberado.

Tras la guerra, Théas fue nombrado obispo de Tarbes-Lourdes, en los Pirineos. En 1948, el Tour recaló en la ciudad de los milagros. La etapa del 7 de julio, entre Biarritz y Lourdes, atravesaba el Aubisque. La ganó Gino Bartali, el Piadoso, que entró con el mismo tiempo que Robic y con tres segundos de ventaja sobre Louison Bobet. El corredor italiano tenía esa etapa en la cabeza. Había prometido postrarse ante la Virgen y depositar a sus pies el ramo de flores del ganador. Al día siguiente, la etapa salía muy pronto, pero antes de la partida, monseñor Théas ofició una misa para el pelotón en la gruta de la Vírgen en la que Bartali ejerció de monaguillo. En su homilía, el obispo les dio un consejo a los corredores: “Señores ciclistas, en la vida, como en las carreras, busquen subir cada vez más alto, más alto”.

Entre los congregados, Raoul Remy, que había ganado la etapa entre La Rochelle y Burdeos, se acercó a su colega Paul Nery y le cuchicheó al oído: “¿Tú ves? Siempre es lo mismo. En los discursos solo se acuerdan de los escaladores”. Ese día tenían que ascender el Tourmalet, el Aspin, el Peyresourde y Ares. La etapa la volvió a ganar Bartali, que una semana más tarde se vistió de amarillo para ganar el Tour con 26 minutos de ventaja sobre el segundo. Años más tarde, tanto Théas como Bartali fueron nombrados Justos entre las Naciones por su ayuda a los judíos durante la Guerra.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


El Atlético ficha al lateral del Tottenham Kieran Trippier


Casi un siglo. Para encontrar otro inglés con la camiseta del Atlético hay que remontarse nada menos que hasta la temporada 1923-1924. Un delantero conocido como Drinkwater, que apenas estuvo un año en el club, figuraba hasta ahora como el primer y único representante de los inventores del fútbol en el club rojiblanco. 95 años después, Kieran Trippier se convertirá en el segundo. El lateral derecho, de 28 años y procedente del Tottenham, llega para cubrir el hueco dejado por Juanfran, dueño de la banda durante los últimos ocho años, y competir con el colombiano Santiago Arias. Canterano del Manchester City, ha destacado bajo las órdenes de Mauricio Pochettino en los Spurs, por quienes firmó tras debutar en la Premier con el Burnley.

Aunque el Atlético intentó el fichaje de Semedo, la negativa del Barça y las tensiones provocadas por el controvertido fichaje de Griezmann acabaron decantando la balanza a favor del inglés, que se incorporará en las próximas horas a la concentración de los rojiblancos en Los Ángeles de San Rafael. En las últimas cuatro temporadas ha alternado el puesto de lateral derecho con el de carrilero en el 3-5-2 al que ha recurrido el técnico argentino en varias ocasiones. De largo recorrido y con tendencia a profundizar por banda, su principal cualidad está en el golpeo de balón, tanto en juego como en parado. Trippier tiene un guante en su pierna derecha que perfeccionó a base de analizar a algunos de los jugadores con mejor toque del mundo.

“Tiene mucha calidad en el último tercio del campo. Es uno de los mejores centradores de la liga”, decía sobre él Gareth Southgate, seleccionador inglés. “Es todo práctica”, resumía el lateral en una entrevista con The Times, poco después de acabar el Mundial de Rusia 2018, en el que fue el encargado de ejecutar las acciones a balón parado de Inglaterra. “Solía estudiar a Beckham en Youtube cuando era joven. Sus balones cruzados, los pases en largo y en corto, cómo colocaba su cuerpo, la forma en que lanzaba los tiros libres. Fue siempre mi referente, junto a Pirlo. Ahora creo que estoy cerca de su nivel”, explicaba el propio Trippier. Precisamente logró de falta su único tanto en el Mundial con un gran golpeo desde la frontal que sirvió para adelantar a los pross en las semifinales ante Croacia. Un gol que no sirvió para mucho (Croacia acabó remontando y metiéndose en la final), pero que le permitió dejar su sello en el mayor escaparate del mundo del fútbol.

Aún así, los cerca de 30 millones que desembolsará el Atlético suponen una apuesta arriesgada a tenor de la última temporada de Trippier. En una campaña histórica para el Tottenham, en la que alcanzó la final de la Champions, mostró su cara más irregular. El lateral pasó de ser uno de los jugadores más destacados en el Mundial, a no ser ni convocado por Southgate para la fase final de la Liga de Naciones en la que Inglaterra cayó ante Holanda. Sus números se resintieron (un gol y cinco asistencias en 38 partidos en la temporada pasada por los nueve pases de gol que dio en la 2017-2018) e incluso Pochettino llegó a pedirle una mayor implicación defensiva en algún compás de la pasada temporada.

“Es como para cualquier lateral en el mundo. Cuando tienes la posesión y subes, necesitas ser fuerte también para regresar y volver a situarte en una posición defensiva”, analizó el técnico de los Spurs, tras un partido ante el Wolverhampton en el que Trippier fue señalado por varios despistes que se tradujeron en goles en contra. “Pero para mi, Kieran merece todo el crédito porque es uno de los mejores jugadores ingleses que hay en la Premier League. Asiste, pasa y centra como los mejores”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


De Ligt, el elefante que se transformó en tigre


Hubo una frase de Johan Cruyff que caló hondo en el Ajax y que desató el Plan Cruyff, la estrategia formativa que aplicó el club ajacied de 2012 a 2017. “En el golf hay un maestro del putt, otro del swing, otro mental… ¿Por qué el entrenador de fútbol debe encargarse de todo?”, se cuestionó en voz alta. Por lo que por De Toekomst, la ciudad deportiva del Ajax, pasaron diferentes referencias deportivas para tratar de mejorar las prestaciones de los futbolistas. Como Guillaume Elmont, campeón mundial de yudo en 2005, para resaltar la agilidad y la fuerza; o Christian Tamminga, sexto en el Mundial de 2001 en salto con pértiga, para mejorar la capacidad de salto y estabilidad. Pero hubo uno que se centró sobre todo en Matthijs de Ligt (Leiderdorp, Holanda; 19 años), próximo central de la Juventus tras superar las pruebas médicas y tras fracasar el intento del Barça por hacerse con sus servicios, reacio el jugador a cobrar menos que en Italia y con la exigencia de la titularidad. Así, la Juve paga 70 millones por el jugador más otros cinco en variables, al tiempo que De Ligt pasa a cobrar 7,5 millones por cursos -solo por detrás de Ronaldo en el equipo- y desde 2021 tendrá una cláusula de rescisión de 150 millones.

Resulta que a De Ligt le detectaron pronto un problema de difícil solución. “Era muy alto y muy fuerte, pero tenía dificultades en los movimientos y en la agilidad. Básicamente, corría como un elefante cuando necesitábamos que fuera un tigre”, explica Ruben Jongkind, excoordinador de la cantera del Ajax que dirigió el Plan Cruyff junto al exinternacional Wim Jonk. Así que durante tres años, Bram Som, campeón europeo de 800 metros en 2006, le tuteló dos veces por semana para explicarle los métodos de carrera, los apoyos y lo que hiciera falta para darle lo poco que le faltaba. “Tenía físico, fútbol e inteligencia”, recuerda Jongkind; “pero su caso originó un buen revuelvo en el club que sirvió para asentar la filosofía de Johan”. Más que nada porque Jonk –ahorra técnico del Volendam- decidió, como hacían con muchos jugadores, que De Ligt debía jugar en el centro del campo para ganar ritmo y habituarse a las situaciones complejas del centro del campo. “Además”, interviene Jongkind; “la defensa del Ajax siempre juega adelantada, casi en el centro del campo”. Decisión, sin embargo, que no compartían los entrenadores de las categorías inferiores como tampoco el cuerpo técnico del Sub-17, donde De Ligt jugaba con 15 años para favorecer su evolución. “¡Vamos a perder los partidos!”, protestaban, preocupados por su puesto. “Pero vamos a ganar jugadores para el primer equipo”, respondían. Y, por un año, De Ligt fue mediocentro.

Pulido con el tiempo también por el propio Jonk, que le hacía entrenamiento específico de posición con otros tres jugadores dos veces a la semana, De Ligt sorprendió por su madurez y persistencia. “No era un talento como Messi, pero no dejó de trabajar y trabajar”, le reconoce Jongkind; “y siempre se ayudó de su inteligencia. Es capaz de focalizarse en algo durante mucho tiempo y es por eso que no comete muchos errores”. Aunque también tenía ayuda externa porque entendió que debía tener un equipo de trabajo a su alrededor como, por ejemplo, los tenistas. Así que se juntó con Barry Hulshoff –ganó las Copas de Europa del 71, 72 y 73-, que por entonces estaba en el consejo del Ajax, y desde entonces ha sido su mentor y han trabajado al menos una vez al mes para repasar conceptos técnico-tácticos. Nada extraño si se repara en que De Ligt no para de trabajar, pues tiene pesas en la puerta de casa, una portería en el jardín y un parque con muchas escaleras que de vez en cuando sube y baja sin parar. Por eso a sus padres no les sorprendió la respuesta que les dio el niño cuando le invitaron a sacarse el carnet de conducir. “No se ajusta a mi horario. Así no podré ser un gran defensa”, replicó.

Aunque no siempre tuvo la pelota de fútbol en la cabeza porque de bien niño, De Ligt escogió el tenis porque sus padres, Vivian y Frank, también lo practicaban. Hasta que un día acompañó a un entrenamiento a un amigo y se enamoró del balón y, con el tiempo, del Ajax. Tanto que un día, Hulshoff le regaló un libro de la historia dorada del Ajax, (1966-1974) y no le hizo ni caso. “Ya me lo sé todo”, respondió ante su asombro. Y era la verdad. Ahora llega a la Juve dispuesto a ganarse su sitio como siempre hizo. Con trabajo y siendo antes un tigre que un elefante.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.


Ona Carbonell gana su 23ª medalla mundial en natación sincronizada


La sensación de plenitud que evoca Ona Carbonell cada vez que describe su primera relación con el agua se remonta a la niñez, cuando pasaba largas horas semisumergida en la cala de Murtar en Menorca, completamente sola hasta experimentar algo que en sus palabras se parece mucho a un estado de ataraxia. En sintonía consigo misma, con la armonía interior y con el ritmo del universo en el umbral de lo absoluto, descubrió algo que marcó su vida. No es extraño que la fascinación que la empujó a practicar la natación sincronizada estuviera más relacionada con las rutinas del solo que con las de dúo o el equipo, y entre las disciplinas solitarias prefiriera las libres a las técnicas. Todo fluye hacia un destino telegrafiado en la espléndida nadadora española, de modo que tampoco resultó sorprendente que este miércoles ganara la plata en la final de solo libre de los Mundiales que se celebran en Gwengju (Corea del Sur).

La cuarta medalla de Ona Carbonell en solo libre, que suma su 23ª medalla mundial, fue tan predecible como la tormenta que desató Svetlana Romashina. La fiera rusa arrasó en las puntuaciones del panel de jueces después de poner la piscina como un hervidero. Resultó perfectamente lógico que la gran campeona rusa eligiera interpretar una españolada para medirse mano a mano a su gran rival. La Habanera de la Carmen de Bizet fue el hilo conductor de las evoluciones de Romashina, un ciclón ejecutivo e interpretativo que concentró todos los elementos que mandan en el manual de la natación sincronizada: abarcar la mayor superficie de piscina posible, nadar lo más fuera del agua que se pueda, hacerlo completando los elementos del modo más geométrico que permita el organismo humano y cumplir con el deber del sacrificio de la apnea hasta donde resistan los pulmones y el cerebro.

Romashina hizo de su obra un monumento al espagat. La Real Academia reserva entradas para apechusques, jonrón, bluyín, yin, muslamen o culamen pero no certifica el espagat, término tradicional de la danza clásica que la Wikipedia define como “posición física en la cual las piernas están alineadas una con otra y extendidas en direcciones opuestas formando un ángulo de 180 grados o más”. Si la cosa ya es difícil en el suelo boca arriba, hacerlo cabeza abajo en una piscina de tres metros de profundidad y elevando el tronco por encima de la superficie de forma que el espagat brille en todo su esplendor aéreo, resulta de una considerable heroicidad. A los jueces les faltaron dedos para pulsar los botones de la clasificación (le dieron 97 puntos) cuando la temible Romashina, inerte y pálida como la luna, flotando en el agua clorada, acabó representando a la muerta Carmen, apuñalada, víctima del machismo decimonónico, o, como diría Bizet, del amor, “pájaro rebelde”.

Contra el remolino carismático ruso, Ona Carbonell ofreció una interpretación soñadora, lánguida, sentida, del clásico de James Brown It’s a Man’s World. La letra es perfecta: el hombre hizo los trenes, la luz eléctrica, los barcos y el Arca de Noé. Es un mundo patriarcal, pero no hay manera de parar a una diosa haciendo espagats. Cantado por el dionisíaco James Brown, el tema tenía fuego. Cantado por Louisa Johnson, famosa por ganar un concurso televisivo en Inglaterra, la fuerza coreográfica quedó reducida al poder de convicción de Ona Carbonell. Sola, armada de su cuerpo y su éxtasis acuático, la española debió esforzarse al máximo en su sucesión de figuras perfectamente bien cumplidas con piernas de ballet, rotaciones inclinadas, giros y albatros para elevarse sobre el agua contra las notas inclementes de la cantante británica, menos ligeras que un plomo. Los jueces la premiaron con 94,5 puntos.

Ona Carbonell, de 29 años, recibió el asesoramiento de Virginie Dedieu, la francesa, última solista en arrebatar el oro a Rusia en esta especialidad, en 2007. No le faltaron recursos para armarse para la final. Tampoco le faltó talento natural para dar y tomar. Su único problema fue de principio: este no es un mundo de hombres. Es el mundo de Svetlana Romashina, dueña de un récord femenino: 24 medallas de oro en la historia de los Mundiales.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.